Inicio / Neuro.mx / Hoy es el Día Mundial de la Salud Mental

Hoy es el Día Mundial de la Salud Mental

México D.F., 10 de octubre (Redacción Salud Mundo de Hoy).- Aunque los trastornos mentales son comúnmente relacionados con la genialidad, dado que artistas como Vincent Van Gogh, Fyodor Dostoevsky, Robert Schumann y muchos otros los han padecido en alguna forma, la realidad es que un enfermo mental no está destinado a ser una especie de “iluminado” o visionario. Antes bien, este tipo de enfermos sufren constantemente el rechazo de la sociedad, el abandono y la falta de atención médica adecuada.

El Día Mundial de la Salud Mental fue celebrado por primera vez el 10 de octubre de 1992 con el objetivo de promover la salud mental en la conciencia pública y cambiar la forma de ver a las personas que padecen enfermedades mentales. Fue proclamado por la Federación Mundial para la Salud Mental y co-patrocinado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además de buscar mejores condiciones de vida para las personas con enfermedades mentales y para sus familias, la OMS busca que la atención médica llegue al mayor número de personas posible y que la sociedad sea conciente de los enfermos mentales necesitan ayuda y no exclusión. De acuerdo con cifras de la propia OMS, alrededor de 400 millones de personas en el mundo sufren algún tipo de trastorno mental, neurológico o del comportamiento, varios de ellos relacionados con el consumo de alcohol y drogas.

Determinar la salud mental de alguien es algo más difícil de lo que parece y en ello radica uno de los retos más difíciles que enfrentan los psiquiatras. Entre las enfermedades mentales más comunes destacan la esquizofrenia, el Alzheimer, la depresión, el trastorno bipolar, las fobias, el déficit de atención o hiperactividad y el autismo. Sin embargo, el “Manual de Diagnóstico y Estadística de Desórdenes Mentales”, llamado “la Biblia de los psiquiatras”, enlista un total de 400 padecimientos distintos en sus casi mil páginas.

Los trastornos de la personalidad implican patrones de comportamientos destructivos para las personas que los padecen y para aquellos que los rodean. La depresión, uno de los padecimientos mejor conocidos, consiste en una tristeza prolongada y un sentimiento de desesperanza que terminan por debilitar al paciente, además, está acompañada de pensamientos de suicidio. En el trastorno bipolar, la persona pasa de episodios depresivos a la euforia en unos instantes.

La esquizofrenia, una de las enfermedades mentales más graves, los enfermos sienten estar controlados por fuerzas extrañas, presentan delirio de persecución, oyen voces, su percepción de la realidad se altera y tienden al aislamiento, pues son incapaces de expresar sus sentimientos. Los desórdenes provocados por la ansiedad están caracterizados por un fuerte estrés, sudoración y corazón acelerado; en esta categoría se incluyen las fobias y los comportamientos compulsivos.

En cuanto a los trastornos de la alimentación, se deben a una relación poco saludable con la comida. La anorexia nerviosa está relacionada con una percepción distorsionada del propio cuerpo y las personas que la padecen están obsesionadas con la delgadez. Quien padece bulimia está atrapado en el círculo de comer y vomitar o usar laxantes para purgar su organismo.

Las enfermedades mentales son tan comunes que la OMS pronostica, por ejemplo, que la depresión le robará más años de vida saludable a la gente en el año 2030 que cualquier otra enfermedad, excepto el SIDA. Los costos de estos desórdenes empezarán a resentirse en poco tiempo si se toma en cuenta que, con base en las cifras actuales, una de cada cinco personas sufre un trastorno mental, al menos temporal, cada año.  

Los tratamientos para estas enfermedades son variados, la psicoterapia intenta que el paciente reconozca su padecimiento, mientras que el tratamiento farmacológico está dirigido a reducir los síntomas más severos. Los medicamentos que estabilizan el comportamiento buscan controlar los episodios del desorden bipolar y, en ocasiones, reducir la incidencia de cuadros depresivos. Los antisicóticos reducen los síntomas de la esquizofrenia. Los antidepresivos, como el Prozac, actúan retardando la eliminación de serotonina en el cerebro, lo que incrementa la actividad de los neurotransmisores.

La tendencia de tratar los trastornos mentales con medicamentos ha sido muy cuestionada, especialmente en el caso de los niños hiperactivos, a quienes frecuentemente se les administra Ritalin (medicamento con propiedades estimulantes que paradójicamente tiene un efecto calmante en los niños con déficit de atención y los  ayuda a “enfocar” su energía) o bien anfetaminas.

Debemos tener siempre en cuenta la fragilidad de nuestra condición y sobre todo de nuestra estructura mental, ninguno de nosotros está exento de padecer una enfermedad mental, sin importar la edad o condición social.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Dr. Felipe Cruz Vega es nombrado Presidente de la Academia Mexicana de Cirugía

Por novena ocasión en su historia, la Academia Mexicana de Cirugía será presidida por uno …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *