Niños, los más propensos a la parasitosis intestinal

México D. F.- La parasitosis intestinal es una de las primeras cinco causas de consulta en las Unidades de Medicina Familiar del IMSS, que atienden a un promedio de 200 pacientes diarios con síntomas de este padecimiento. Las lombrices o helmintos, ascaris, tenias, amibas, cisticercos y uncinarias suelen ser los organismos encontrados con más frecuencia.


 


Entre las consecuencias de una infección por parásitos se encuentran la desnutrición (que suele causar bajo rendimiento escolar), retrasos en el desarrollo y males gastrointestinales, principalmente entre los niños, que constituyen el grupo más vulnerable a padecer esta enfermedad.


 


El principal canal de infección de los parásitos es la tierra, donde depositan sus jebecillos, por lo que el niño se contagia primordialmente cuando explora y juega en el piso, se rasca o va al baño, explicó la doctora Laura Patricia Figueroa Medrano, infectóloga-pediatra adscrita al Servicio Pediátrico del Hospital de Infectología del CMN %u201CLa Raza%u201D del IMSS.


 


La especialista informó que se calcula que uno de cada cuatro individuos está infectado por algún parásito, pero no lo sabe porque no hay síntomas evidentes y el problema suele confundirse con un dolor de estómago.


 


Figueroa Medrano advirtió que la parasitosis intestinal debe ser atendida de inmediato. Si una persona presenta bajo peso, palidez o síntomas como dolor abdominal, cólicos, náuseas, diarrea, vómito y falta de apetito, puede tener algún problema de este tipo, el cual puede derivar en diferentes grados de anemia, pérdida de concentración, obstrucción y parálisis intestinal.


 


Cuando el problema se agrava, detalló la especialista, el parásito llega a los pulmones, generando dificultad respiratoria. En ocasiones, los parásitos llegan a ser arrojados por la nariz, boca o región anal.


 


Cualquier región es susceptible de presentar casos de parasitosis, siendo la falta de higiene y los malos hábitos alimenticios los factores que permiten la proliferación de los  organismos nocivos.


 


En este sentido, la doctora Figueroa señaló que en el IMSS el tratamiento de las infecciones por parásitos implica medidas higiénicas, dietéticas y farmacológicas, tanto personales como familiares. Reiteró que para prevenir la parasitosis intestinal es necesario evitar comer en la calle y procurar tener a la mano un jabón o gel líquido para lavarse las manos constantemente.


 


Otra forma de prevención son las campañas de vacunación, en donde se aprovecha para ofrecer antiparasitarios a los niños en las escuelas. La infectóloga descartó el uso de antiparasitarios que pueden comprarse libremente en la farmacia, pues sólo el médico está capacitado para prescribir el medicamento adecuado de acuerdo con el tipo de parásito alojado en el  organismo del paciente.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

México tiene instituciones fuertes que han permitido enfrentar la pandemia: IMSS

Durante la emergencia sanitaria por COVID-19 se mantiene la política de cero rechazos, ya que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *