Cómo tratar con fármacos las enfermedades cardíacas

En caso de que el médico lo recomiende, también se puede recurrir a la medicación para que de esta manera se puedan controlar las enfermedades coronarias.
 
Algunos medicamentos ayudan a prevenir la angina o a eliminar el dolor de tórax durante los episodios de angina de pecho. Otros disminuyen la tensión arterial o ayudan a prevenir los coágulos sanguíneos. La mayoría de las personas que padecen una enfermedad cardiovascular necesitan tomar algún tipo de medicación; la combinación de medicamentos dependerá de los síntomas particulares y de los factores de riesgo de cada paciente.
 
Betabloqueantes
 
Estos fármacos se utilizan para controlar la interrupción del flujo sanguíneo al corazón y la tensión arterial elevada. Lo que este medicamento hace es elevar la tasa de supervivencia tras un infarto de miocardio y disminuye el dolor torácico provocado por el esfuerzo.
 
La función de los betabloqueantes es interferir con la epinefrina, una hormona que estimula el corazón para que lata más rápidamente y con más fuerza. Los betabloqueantes normalizan el ritmo cardíaco y disminuyen el gasto cardíaco, con lo que disminuye la tensión arterial y se reduce el esfuerzo que el corazón debe llevar a cabo. Reducen la necesidad de oxígeno del corazón, también ayudan a prevenir o a mitigar las isquemias que consisten en el sufrimiento celular causado por la disminución transitoria o permanente del riego sanguíneo y consecuente disminución del aporte de oxígeno, de nutrientes y la eliminación de productos del metabolismo de un tejido biológico.
 
Las personas que tienen asma, insuficiencia cardíaca o diabetes deben de consultar a su médico antes de tomar cualquier medicamento, especialmente si se quiere tomar betabloqueantes, ya que pueden agravar estas enfermedades. Sin embargo, algunos de los betabloqueantes más modernos producen menos efectos secundarios, porque son más selectivos y actúan preferentemente sobre el corazón.
 
Nitroglicerina  
 
La nitroglicerina y otros nitratos ayudan a prevenir o a detener la isquemia de varios modos. Relajan los músculos de las paredes de los vasos sanguíneos, permitiendo que las arterias coronarias se dilaten en respuesta a la nitroglicerina, por lo que el suministro de sangre al corazón aumenta. Los nitratos también reducen el esfuerzo que hace el corazón, ya que reducen la tensión arterial y la presión dentro de las cavidades cardíacas.
 
El resultado es que el corazón necesita menos oxígeno, por lo que se le exige menos a las arterias coronarias. La nitroglicerina se puede encontrar en diversas presentaciones, consulta a tu médico para saber si es que la necesitas y cual es la mejor opción para ti.
 
Inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (IECA)
 
Los inhibidores de la ECA son fármacos que ayudan a combatir la hipertensión arterial dilatando los vasos sanguíneos. Además de que controlan la tensión arterial elevada. Los inhibidores de la ECA se han utilizado desde hace mucho tiempo para tratar la insuficiencia cardíaca.
 
Estudios recientes demuestran que estos fármacos son útiles para personas con enfermedades coronarias y para las que tienen un alto riesgo de padecerlas. El estudio HOPE (Heart Outcomes Prevention Evaluation), que se realizó para prevenir las enfermedades cardiovasculares descubrió que los inhibidores de la ECA no actúan únicamente como vasodilatadores, si no que también ayudan a detener el avance de la aterosclerosis.
 
Bloqueadores de los canales de calcio 
 
Al igual que los betabloqueantes, los bloqueantes de los canales de calcio,  controlan la presión arterial. Los bloqueadores de los canales de calcio son vasodilatadores, es decir, dilatan las arterias coronarias, con lo que aumentan el flujo sanguíneo hacia el corazón y reducen su carga de trabajo disminuyendo la tensión arterial y la fuerza de las contracciones cardíacas.
 
No existe ninguna evidencia de que los bloqueadores de los canales de calcio aumenten la tasa de supervivencia después de un infarto de miocardio en pacientes con enfermedades coronarias, pero son útiles para aquellos pacientes a quienes los betabloqueantes o los nitratos no alivian lo suficiente.
 
Los bloqueadores de los canales de calcio son efectivos en la prevención de angina de pecho consecuencia de la constricción de la arteria coronaria, llamada a menudo espasmo coronario.
 
Ácido acetilsalicílico
  
Este fármaco protege a las personas que han sobrevivido a un infarto de miocardio o a un accidente cerebrovascular de infartos posteriores, incluso ayuda a reducir la tasa de mortalidad en las primeras horas después de un infarto de miocardio.
 
Al parecer el ácido acetilsalicílico impide que las plaquetas se unan y formen coágulos que bloquean el flujo sanguíneo al corazón. Este medicamento es apto para aquellas personas que han sufrido un infarto al miocardio, un accidente cerebrovascular, anginas inestables o una historia de accidentes isquémicos transitorios (AIT), que son parecidos a los accidentes cerebrovasculares, pero estos son breves y reversibles; ya que reduce de un modo significativo el riesgo a padecer accidentes cerebrovasculares e infartos al miocardio, tanto fatales como no fatales.
 
Es necesario que antes de usar cualquier medicamento consultes a tu médico, ya que pueden existir diversas contraindicaciones, como en este caso, que el ácido acetilsalicílico aumenta el riesgo de un tipo de accidente cerebrovascular poco frecuente, causado por una hemorragia cerebral y también aumenta el riesgo a padecer hemorragias gastrointestinales.
 
Este medicamento también puede ser efectivo en los casos en los que se ha diagnosticado una enfermedad coronaria, una enfermedad arterial periférica, una enfermedad cerebrovascularrebrovascualr o una isquemia cerebral pequeña debido a una arteria obstruida. Puede funcionar también en pacientes con diabetes; en personas con síndrome metabólico; cuando se tiene una combinación de obesidad, de hipertensión, de hipercolesterolemia y de azúcar en la sangre.
 
Las personas sanas que tienen un riesgo igual o superior al 6% de padecer un infarto de miocardio en los próximos diez años, pueden utilizarlo si su médico lo recomienda. Muchas de estas personas son hombres de más de 40 años y mujeres que han entrado a la menopausia.
 
Pareciera que esta lista nos dijera que muchas personas deberían de tomar estos medicamentos, pero en realidad no es así. Por eso mejor antes de tomar cualquiera cosa habla con tu médico y pregúntale qué es lo más conveniente en tu caso.
 

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

OMS llama a fomentar alimentación saludable en los establecimientos públicos

Nutritiva.mx.- Los establecimientos públicos, como las escuelas, las guarderías, las residencias de ancianos, los hospitales, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *