El IMSS a la vanguardia en medicina nuclear

El IMSS en el Estado de México Oriente aplica con gran éxito la Medicina Nuclear,  se trata de una especialidad médica del campo de las Imagenología, la cual utiliza cantidades muy pequeñas de material radiactivo unido a un fármaco (radiofármaco) para diagnosticar diferentes tipos de enfermedades, como padecimientos cardíacos, (infarto o  angina de pecho) y otras anomalías dentro del cuerpo.


 


La terapia de yodo radioactivo 131 sirve para tratar cáncer bien diferenciado y otros problemas de salud como los que se derivan de un mal funcionamiento de la glándula tiroides.


 


El jefe de Medicina Nuclear del Hospital General Regional No. 72 del IMSS en el Estado de México, explica que el material radiactivo se puede aplicar a un paciente inyectado por vía intravenosa o por vía oral dependiendo del órgano a estudiar, predominantemente se utiliza la vía intravenosa.


 


Abunda que en la mayoría de los casos un paciente se somete a una sola dosis de radioterapia con yodo 131 y ocasionalmente se requiere de una segunda dosis; el tiempo mínimo requerido para realizar un estudio gamma grama tiroideo o imagen de la tiroides,  es de menos de una hora, el que  lleva más tiempo es la tomografía cardíaca (Tomografía Computarizada por Emisión de Fotón Único -SPECT-) que se realiza en dos etapas y puede tener una duración mínima de cuatro horas.


 


Explicó que hay pacientes que por hipertiroidismo o cáncer reciben una dosis de yodo 131, por lo que deben permanecer a una distancia mayor a un metro de su familia y del público en general mínimo durante tres días; esto por la cantidad de material radiactivo que han recibido en el tratamiento y la radiación que emiten.


 


La Secretaría de Energía a través de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardas, proporciona y aplica un Reglamento General de Seguridad Radiológica que establece el funcionamiento de un Servicio de Medicina Nuclear. Además de lo establecido en las Normas Oficiales Mexicanas en Medicina Nuclear.


De tal forma que  al realizar un estudio o tratamiento a un paciente que ha recibido una inyección de material radiactivo y que por ello emite radiaciones beta o gamma, éste debe permanecer a más de un metro de distancia del trabajador denominado Personal Ocupacionalmente Expuesto, (POE) y del público en general. En este sentido se manejan tres conceptos básicos para protección radiológica: tiempo, distancia y blindaje.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS reconoció el valor y la disciplina del personal de enfermería

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reconoció el valor y la disciplina del personal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *