Inicio / Detodocorazon.mx / En México, 15 mil personas padecen insuficiencia renal

En México, 15 mil personas padecen insuficiencia renal

La diabetes, enfermedades inflamatorias primarias del riñón y las infecciones renales o urinarias frecuentes pueden traer como consecuencia el desarrollo de insuficiencia renal, es decir, el deterioro de los riñones sin posibilidad de que se curen, advirtió el Jefe del Servicio de Nefrología del Hospital General de México, Víctor Argueta Villamar.
 
En entrevista, afirmó que en México hay 15 mil pacientes que padecen insuficiencia renal, un problema de salud en el mundo por ser incurable y con importantes gastos económicos, físicos y emocionales para el paciente y su familia.
 
La insuficiencia renal es consecuencia, sobre todo, de diabetes, hipertensión arterial, glomerulonefritis o enfermedades inflamatorias primarias de los riñones, que las padecen más las personas de 14 a 20 años, pero se presentan desde el nacimiento hasta la tercera edad.
 
Otras causas son las infecciones renales debidas a problemas obstructivos por cálculos, alteraciones de la próstata, vejiga caída, enfermedades secundarias como el lupus, que es más frecuente en mujeres, padecimientos congénitos y hereditarios como los riñones poliquísticos.
 
El especialista añadió que las infecciones urinarias o renales sin tratamiento o con atención inadecuada también pueden tener como consecuencia la insuficiencia renal, y este problema se presenta cuando no se le da importancia a la infección, se desconoce la causa, no se combate, queda latente y sigue deteriorando la función renal.
 
Hizo hincapié en que la enfermedad renal crónica terminal no tiene curación,  sin embargo, se cuenta con tres procedimientos terapéuticos que suplen la función del riñón: la diálisis peritoneal, la hemodiálisis y el trasplante, y en cualquiera de los tres, el paciente siempre depende de medicamento y vigilancia médica continua.
 
Incluso con el trasplante, detalló, el paciente restituye su capacidad funcional pero no recupera su salud por completo, porque debe tomar medicamento prácticamente de por vida, si lo suspende, no se controla o lo abandona, el riñón es rechazado por el organismo y vuelve a ser insuficiente renal con necesidad de diálisis.
 
Añadió que si el trasplante es de un paciente vivo relacionado y durante cinco años el organismo del paciente no lo rechazó, con buen seguimiento, se puede reducir el uso de medicamentos y lograr que tenga una vida casi normal.
 
Argueta Villamar subrayó que la esperanza de vida también depende de la causa de la insuficiencia renal, si es un paciente diabético, puede vivir dos o tres años más. Pero quienes tienen mejores perspectivas, de hasta diez años, son los hipertensos o los que padecen glomerulonefritis, ya que viven 20 años en promedio con buena calidad, además son quienes mejor responden a los trasplantes.
 
Detalló que la diálisis peritoneal y la hemodiálisis tienen costos similares. Por ejemplo, en un hospital privado, un procedimiento de hemodiálisis es de mil 400 pesos a la semana para las dos sesiones que se requieren.
 
El especialista detalló que la diálisis peritoneal continua ambulatoria consiste en introducir un líquido especial de componentes electrolíticos semejantes a los del organismo, a través del estómago, las vísceras y el peritoneo en específico, en donde se encuentran todas las membranas semipermeables que rodean al intestino o estómago, y que permiten el intercambio.
 
El organismo cede las sustancias tóxicas que le sobran y están acumuladas por la falla renal y acepta las que le hacen falta y el paciente puede realizar a diálisis peritoneal continua ambulatoria en su casa, tres o cuatro veces al día.
 
Comentó que hay instituciones médicas que cuentan con equipo para realizar este tipo de diálisis de forma automática: el paciente conecta las bolsas del líquido especial a una computadora, la programa, se acuesta y la máquina introduce y expulsa los líquidos en el tiempo adecuado para lavar la sangre a través del peritoneo.
 
La hemodiálisis consiste en que la membrana semipermeable que se encuentra en la cavidad peritoneal tienen un filtro por donde pasa la sangre, se pone en contacto con los líquidos que están fuera y hace la depuración o limpieza de las toxinas acumuladas como consecuencia de la insuficiencia renal.

Acerca Redacción

También te puede interesar

“Sida: la otra pandemia”

En el marco del “Día mundial del sida”, AHF México se une a la consigna …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *