Imagen tomada de la web

Diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado son claves para enfrentar las enfermedades inflamatorias intestinales

En el mundo hay aproximadamente 5 millones de personas diagnosticadas con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII). Sin embargo, más de la mitad de los pacientes tardan de un a tres años para tener el diagnóstico correcto por diferentes motivos, como no dar la debida atención a las señales o por falta de evaluación adecuada por un profesional de la salud. 

Las EII son un conjunto de patologías crónicas inflamatorias del tracto gastrointestinal, entre las cuales, las más caracterizadas son la Enfermedad de Crohn y la Colitis ulcerosa. Estas son condiciones que, aunque afectan profundamente la calidad de vida de los pacientes, siguen siendo invisibles ante la sociedad.

El diagnóstico oportuno es indispensable para mejorar la calidad de vida de las personas. De ahí la importancia de educar a la sociedad en general y darles visibilidad a estas enfermedades que son tan graves y crónicas. La EII presenta altas tasas de subdiagnóstico y aunque existen tratamientos avanzados para tratarla, muchos pacientes con un diagnóstico grave no acceden a ellos y deterioran su calidad de vida viviendo con los síntomas”, afirma el Dr. Gerardo Montiel Ugalde, Gerente Médico de Janssen México.

La causa de esta enfermedad es desconocida, sin embargo, diversos elementos están asociados con este padecimiento entre ellos, la predisposición genética, ciertos factores ambientales, la flora intestinal y una respuesta inmune anómala. Dentro de los síntomas más frecuentes se encuentran diarrea concurrente, dolor abdominal, fiebre, sangrado al evacuar y pérdida de peso. Lo que puede llevar a una afectación grave del estado físico general, retrasos del crecimiento y desarrollo y manifestaciones extra-intestinales con un impacto negativo sobre la calidad de vida.

Actualmente México no cuenta con una estadística oficial de personas afectadas con colitis ulcerativa (CUCI) o Crohn; se tiene una estimación de acuerdo con los registros de pacientes de diferentes instituciones de salud que arrojan un aproximado de 160 mil personas con EII en el país.

Uno de los problemas más importantes que enfrentan quienes viven con EII son las frecuentes evacuaciones, lo cual les genera incomodidad, así como inseguridades y rechazo por parte de quienes los rodean, situación que tiene un importante impacto psicológico en la autoestima y su integración social” explica el Dr. Francisco Bosques, miembro fundador de PANCCO.

“ En los casos más graves de Enfermedad de Crohn y sin el diagnóstico y tratamiento adecuados; algunos pacientes pueden desarrollar complicaciones como fístulas (comunicaciones anormales entre dos órganos), lo cual repercute profundamente en la calidad de vida de los pacientes y el pronóstico de la enfermedad se complica”, concluye.

Te puede interesar…

¿Cómo puede diagnosticarse?

El diagnóstico es fundamental para identificar, no solo las zonas del intestino que están inflamadas, sino también la gravedad de las lesiones, ya que esto permite iniciar el tratamiento más adecuado de forma individualizada.

El diagnóstico lo debe hacer un médico con conocimiento de enfermedad inflamatoria intestinal e incluye examen físico, análisis de sangre, análisis de heces y endoscopía, entre otros. La colonoscopia es la técnica necesaria para establecer el diagnóstico de esta enfermedad ya que permite visualizar de forma directa la mucosa intestinal (capa más interna del intestino) y obtener biopsias.

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal se puede tratar, pese a un diagnóstico grave

Si bien no existe una cura para este grupo de enfermedades, se pueden controlar y favorecer su remisión. Se recomienda contar con un tratamiento y seguimiento multidisciplinario realizado por médico, gastroenterólogo, coloproctólogo, nutricionista, enfermería y psicología para obtener mejores resultados. El objetivo del tratamiento es controlar la EII, favorecer la remisión, mejorar la calidad de vida y ayudar evitar complicaciones.


La elección del tratamiento depende del tipo de enfermedad (colitis ulcerosa crónica idiopática o enfermedad de Crohn), la localización, el grado de la actividad inflamatoria (leve, moderada o grave), la edad del paciente, las comorbilidades y las manifestaciones extraintestinales y los síntomas y la respuesta a medicamentos previos. Existen diferentes productos que se pueden utilizar, como aminosalicílatos, corticosteroides, inmunosupresores, antibióticos y medicamentos biológicos. Estos últimos destinados principalmente a casos moderados a graves”, explica el Dr. Francisco Bosques.

Sin embargo, no hay dos enfermedades iguales entre los pacientes afectados por EII. Cada persona es diferente y resulta afectada de manera distinta. Es por ello, que no hay un tratamiento común para todos los pacientes.

Es recomendable que, ante la aparición de algunos de los síntomas antes mencionados, la persona consulte con su médico. El especialista determinará las evaluaciones clínicas a las que deberá someterse el paciente y con ello, realizará un diagnóstico preciso y oportuno, para iniciar un tratamiento adecuado. Muchas veces el paciente necesita cambiar de hábitos, –algunos incluso son beneficiosos para la salud en general, como seguir una dieta más equilibrada y practicar actividad física con regularidad. Con seguimiento médico y adherencia al tratamiento prescrito, es posible para estos pacientes seguir la vida con normalidad a pesar de su diagnóstico.

DZ

Para saber más…

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Acceso a la atención médica gratuita, prioridad del modelo de salud IMSS-Bienestar

 Desde el sector Salud impulsamos la federalización de los servicios mediante la construcción de un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.