viernes , mayo 29 2020
Inicio / Coronavirus / Hulk y la Pandemia

Hulk y la Pandemia

Edición Especial Multimedia LaSalud.mx, México Frente al Coronavirus COVID-19

LaSalud.mx .- El siguiente artículo, es parte de una serie de la Edición Especial Multimedia de la Revista LaSalud.mx “México Frente al Coronavirus COVID-19”, con reportajes, entrevistas y colaboraciones especiales con los más connotados especialistas sobre las diversas áreas de la medicina; ciencia,  economía, seguridad, sociedad civil, religión, el arte y la cultura; quienes nos ofrecerán de propia voz, a través de sus teclados y dispositivos electrónicos; sus vivencias, opiniones y consejos ante la pandemia que azota a la humanidad en este inicio del  20-20, en donde nunca, como hasta ahora, estuvo tan estrechamente conectada la humanidad a través del internet y sus amplias redes.

Estamos seguros que esta Edición Multimedia de constante actualización será de gran ayuda para todos nosotros, ya que, si el problema es de Todos, en la solución cabemos Todos.

Hulk y la Pandemia

Por: Aldebarán Prospero. Médico y Psicoterapeuta Integral.

Decidí escribir una carta a Hulk para hablar de cómo nos vamos a organizar durante la pandemia.

No sólo porque él es miembro crucial del venerable Complejo Neuronal Ancestral y Moderno para la Supervivencia de Homo sapiens (CoNAMSH, en adelante); sino porque las demás integrantes —racionales y sensatas que somos— sabemos bien que, si no conseguimos su cooperación para la nueva estrategia, estaremos FRITAS antes de que acabe la cuarentena.

Como todo homo sapiens sabe…

…no hay inteligencia humana que alcance para detener a Hulk una vez éste se pone verde. Así que más vale prevenir que lamentar y conseguir su apoyo cuando aún está tranquilo.

Aquí lo que le escribí.

Estimado Hulk, amigo:

Por favor detén un momento lo que sea que estés haciendo. En serio. Tengo algo MUY importante que decirte.

Escribo estas palabras desde las oficinas centrales de los Lóbulos Frontales Cerebrales, en representación de todas las neuronas del subcomplejo Inteligente, Ético y Creativo, perteneciente, al igual que tú, al venerable coNAMSH; para pedir —o suplicar, de ser necesario— tu indispensable cooperación.

¡ESPERA! No para matar ni degollar a nadie. No, no, no. Todo lo contrario.

Para que disminuyas en cuanto antes la producción excesiva de neurotransmisores —específicamente Noradrenalina y Dopamina—, ya que el estrés bioquímico que generan nos aturde a las delicadas neuronas de la Corteza Frontal y Prefrontal, cosa que nos impide pensar correctamente y nos lleva a tomar decisiones irracionales como comprar demasiado papel de baño para la cuarentena y no suficientes cítricos.

Eso, por una parte.

Por otra, a nombre del Heroico Sistema Inmunológico que se ha quejado ya en múltiples ocasiones, queremos comunicarte que URGE le bajes dos rayitas a la producción de Cortisol en las Suprarrenales —campo de tu competencia—, pues el exceso de esta hormona está inhibiendo seriamente las brigadas de Leucocitos en Sangre, cosa particularmente delicada en la batalla actual, pues el enemigo en cuestión, como bien sabes, es un nuevo coronavirus.

¿Estoy siendo suficientemente clara, amigo? Espero que sí.

Ahora bien, aunque pueda parecer lo contrario, quiero decirte que no es objeto de esta carta lanzar reclamos en tu contra y mucho menos sugerir que tu trabajo no es requerido ni valorado. ¡No!  Entendemos de sobra que, con motivo de la pandemia por el SARS-CoV-2, así como las estrategias internacionales de distanciamiento social y sus graves estragos en la economía mundial, NO QUEDA DUDA que existe una amenaza real para la vida humana, lo que justifica el estado de estrés continuo que has mantenido en el cuerpo.

SIN EMBARGO, querido amigo, creemos que es tiempo ya de replantear la forma en que todas y todos los miembros del coNAMSH cumplimos con el trabajo de mantener viva a la especie.

Permíteme explicar la razón.

El mundo que habita homo sapiens hoy, en el Siglo XXI, tiene ya muy poco que ver con la sabana africana donde originalmente se formó; cosa que a la vez ha hecho que las clásicas reacciones ante el peligro: lucha, huida o parálisis —protagonizadas por ti, dicho sea de paso—, generen más problemas que beneficios. Si echas un vistazo a la retahíla de enfermedades que hoy sabemos están asociadas a estrés, lo podrás confirmar: hipertensión, diabetes, infartos, derrames, cáncer, infecciones, enfermedades autoinmunes, migraña, ansiedad, depresión, estrés postraumático, y la lista continúa.

Esto sugiere, amigo, que hoy en día el estresor más grande para los seres humanos es, paradójicamente: el estrés mismo. O sea, tú, Hulk, con todas tus hormonas y neurotransmisores trabajando sin parar. Pero ¡ESPERA! Por favor no te enfurezcas. Más abajo veremos que esto NO ES TU CULPA y que juntos lo podemos remediar. Te pido que sigas leyendo.

Hace un par de días, motivados por las alteraciones en la salud mental que comenzaron a surgir a raíz de la cuarentena, los complejos neuronales más sofisticados nos reunimos para investigar las causas y proponer una solución.

Para ello, entramos en los archivos de la Memoria Reciente de nuestro cerebro y analizamos el último episodio dramático, ocurrido apenas hace cinco días. Fue protagonizado por ti amigo, pero te lo cuento de cualquier forma porque sé que la memoria no es parte de tu jurisdicción.

Resulta que dejaste caer la avalancha bioquímica completita de lucha o fuga en Cecilia, nuestra humana; y ella, en consecuencia, se le fue a la yugular al marido.

¿Por qué?

Porque a éste se le ocurrió mostrarle una foto en el celular, que él mismo le tomó el día previo, y decir: “Mira mi amor, apenas llevamos quince días de cuarentena y ya te ves bien cachetoncita”. ¡Bum! La detonó.

Al instante ella perdió la cordura (porque tú nos enviaste Noradrenalina y Dopamina de sobra, como expliqué con anterioridad), y allá salió volando el pobre hombre después que ella, con todos los músculos cargados de POWER, le arremetió tremendo empujón. De chiripa él aterrizó sobre la cama del perro y el golpe que se dio en la cabeza no pasó a mayores, pero el evento pudo haber sido realmente trágico.

Unos segundos después, ella recuperó el sano juicio y cayó en cuenta de su arrebato. Desde luego, se arrepintió al instante, pero quedó trastocada al no comprender lo que le pasó.

Nosotras tampoco nos lo explicábamos, así que decidimos checar los archivos de la Memoria a Largo Plazo a ver si había alguna pista. Resultó que sí, que el comentario del marido —torpe, pero sin animosidad alguna— fue a dar directito al lecho de un TRAUMA que ella cargaba desde la adolescencia, cuando su primer novio la terminó cruelmente, recalcando que no quería andar más con una “gorda fea”.

A ella le dolió muchísimo aquella experiencia. Y su lamentable error fue, que, en vez de cuestionar la ideología tonta en las palabras del susodicho, la tomó por absoluta verdad, y generó una serie de CREENCIAS que a partir de entonces moldearon su forma de pensar: “No merezco que me quieran por ser gorda y fea”; “tengo que bajar de peso o siempre me abandonarán”; y “sólo las mujeres delgadas son bonitas y tienen pareja”. Sobra decir que pensando así se obsesionó con estar delgada y la mera idea de subir de peso le causaba absoluto terror.

¿Te das cuenta Hulk?

Dado el antecedente, es fácil entender lo que le pasó.

Las creencias generaron una interpretación automática y equivocada de la realidad. Su esposo no tenía intención alguna de agredirla, pero la interpretación le hizo creer —y a ti de paso— que estaba en SERIO PELIGRO de ser abandonada una vez más “por gorda”. Entonces tú, en cumplimiento de tu labor solemne de proteger su integridad, soltaste la avalancha de Furia Verde sin dudarlo; y ella, sin poder pensar ni detenerse, terminó atacando a un enemigo inexistente.

Dramático, lo sé. Pero se pone peor.

Espero no te resulte devastador saberlo Hulk, pero este tipo de escenarios son tan frecuentes en los humanos, que la mayoría de las amenazas por las que has sido invocado, en realidad ¡nunca existieron! Fueron realidades VIRTUALES creadas por una compleja maraña de creencias e interpretaciones automáticas, ensalzadas por dolores emocionales del pasado. O sea, películas en la cabeza.

Quizá ahora quieras saber quién está a cargo de orquestar tan complejas y detrimentales realidades virtuales, ¿cierto? Es buena pregunta Hulk.  Si de verdad quieres saberlo sigue leyendo, pero por favor, siéntate primero porque te irás de espaldas…

Somos nosotras Hulk. ¡Sí!, nosotras: Las neuronas del subcomplejo Inteligente, Ético y Creativo del coNAMSH, con oficinas centrales en los Lóbulos Frontales de Cecilia —y de toda la especie humana.

Somos las autoras intelectuales de los escenarios peligrosos a los que valientemente te has enfrentado, pero nunca realmente existieron. Lo sentimos Hulk. No queríamos reconocerlo, era mucho más fácil culparte a ti del exceso de estrés en los humanos, argumentando que eres demasiado salvaje, reactivo e iracundo. ¡Pues eres Hulk! Pero no amigo, no es lo correcto y no es la verdad. La humildad y la honestidad nos hicieron verlo: Aunque ciertamente estás desequilibrado y por ello tiendes a exagerar tus respuestas, la falla original no está en ti sino en nosotras, en nuestra forma equivocada de interpretar la realidad.

Y la explicación es muy simple: somos la parte más evolucionada del cerebro humano; la más inteligente y sofisticada, sí, pero de igual manera, la más nueva y novata. O sea, mientras tú has practicado tu arte de lucha o fuga durante millones de años, nosotras apenas llevamos algunos milenios ensayando la “versión beta” de las complejísimas Funciones Cerebrales Superiores: la conciencia de sí mismo, del tiempo y del espacio; el juicio, la moralidad, la creatividad, el aprendizaje y la empatía, entre muchas otras.

Esto significa que tendemos a cometer errores, GRAVES, incluyendo no poder diferenciar la realidad factual de la realidad virtual. Por eso te alteramos Hulk, pero espero comprendas que no deliberadamente, sino porque realmente creemos nuestras propias interpretaciones. Y ese es el verdadero problema.

En síntesis: haz trabajado incansable por peligros ilusorios; con el paso del tiempo esto te ha dañado y vuelto tan reactivo, que parecieras ser el origen del problema. Entonces se dice entre los humanos que el estrés es el enemigo, pero la verdad es que no lo es. Lo son las realidades virtuales que nosotras confeccionamos a partir de falsas creencias y luego, sin darnos cuenta, proyectamos sobre la realidad.

Es una dinámica difícil de comprender y aceptar Hulk, pero créeme que si lo logramos, estaremos a mitad de camino de componer el lío.

La otra mitad requerirá un plan integral y bastante esfuerzo, pero nada que no podamos hacer si tenemos tu cooperación, pues tu bioquímica, en cantidades adecuadas y bien orientada, nos provee la motivación, fuerza y atención necesarias para poner manos a la obra. Tu naturaleza en realidad ¡es una bendición!

¿Cómo ves amigo?, ¿contamos contigo? Espero que sí.

Ahora bien, si te estás preguntando qué rayos tiene que ver toda esta explicación con la pandemia, para allá voy.

Tiene que ver porque ahora más que nunca necesitamos limitar el caos mental que resulta de no distinguir realidad de ficción, de lo contrario, nuestra Cecilia recibirá montones de información aterradora de Internet, y tendrá grandes riesgos de creerlos todos. Lógicamente, llegará el momento en que se sature y pase de sentirse un poco estresada a francamente angustiada, ansiosa, temerosa y hasta paranoica. Incluso podría desarrollar ataques de pánico, presentar exabruptos violentos (como el del otro día) y buscar aliviar sus malestares consumiendo demasiado alcohol —cosa particularmente nociva para las residentes de los Lóbulos Frontales.

Luego entonces, el desafío para nosotras —subcomplejo Inteligente, Ético y Creativo del coNAMSH— es doble: por un lado, tenemos que hacernos muy conscientes de nuestra limitación evolutiva para distinguir realidad FACTUAL de realidad VIRTUAL, (no negarlo como antes y echarte la  culpa a ti); y por otro, tenemos que hacernos responsables de dicha limitación, creando una estrategia para no aceptar información del exterior indiscriminadamente, y para mantenerte lo más templado posible a ti durante la cuarentena.

Avanzando en la tarea, lo primero que hicimos fue investigar qué información relevante y confiable tenemos ahora, que sirva de contexto a nuestra estrategia. La resumo para ti en tres grandes puntos:

  1. Existe una amenaza real para la vida de los seres humanos: Una pandemia por el nuevo coronavirus, llamado SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad COVID-19.
  2. Existen cambios drásticos en la vida cotidiana de las personas alrededor del mundo; cosa que sabemos, requiere inmensos esfuerzos de adaptación. Y
  3. Existe una amenaza real también para el sistema económico global, el cual está siendo devastado por la cuarentena.

O sea que son tiempos de GRAN incertidumbre Hulk, y tan solo con estos tres puntos hay razones de sobra para que estés activo. Sin embargo, (vuelvo a recalcar) no queremos que estés sobreactivo, por lo que la estrategia la enfocamos en cumplir este objetivo.

Dicho sea de paso, Cecilia aún no conoce esta información; hemos sido cuidadosas de mantenerla fuera de su conciencia hasta tener la seguridad de que tú, la fuerza física y motivacional del coNAMSH, estás de acuerdo.

Por favor sigue leyendo.

Guía Básica en 5 Pasos para Atemperar a Hulk Durante la Pandemia.

(La llamamos guía básica porque sabemos que su contenido se podrá ampliar y mejorar a lo largo de la cuarentena. Por ahora sólo buscamos la información mínima necesaria para cumplir el objetivo).

Paso 1. Descarga.

Necesitamos vías de descarga (o desahogo) para Cecilia, porque es obvio que nuestro hábito de crear realidades virtuales que te enloquecen, Hulk, no va a desaparecer. Al menos no por el momento.

Por ende, debemos asumir las consecuencias y decirle qué hacer con la inevitable saturación de pensamientos estresantes: Debe descargarlos en papel. O sea, ESCRIBIRLOS.

Que tome una libreta, o use la computadora si prefiere, y los saque todos, ¡todítos! Así como vayan surgiendo. Que escriba, escriba, escriba de manera continua y descargue la basura mental. No debe importarle si son incoherencias o tarugadas. Tampoco si son miedos, dudas, defensas, pesadillas, palabras altisonantes, preocupaciones, críticas a otros o historias catastróficas en general. ¡Que las saque! Es mucho más sano dejarlas en el papel que en su cerebro.

Eso, por un lado.

Por otro, también necesitamos decirle qué hacer con el exceso de tu energía Hulkiana, pues esta suele quedar atoradísima en sus músculos y causarle dolor durante la noche (además de que la pone chueca, tiesa y de mal humor).

En este caso lo que debe hacer son ejercicios de moderada y alta intensidad, como sostener una postura de fuerza durante varios minutos. Las de Yoga, Tai Chi y Chi Kung funcionan muy bien. Por ejemplo, la clásica tablita:

Debe sostenerla durante 2 a 5 minutos, cuidando no interrumpir el flujo de su respiración y dejando vibrar su cuerpo libremente. La vibración es el indicador de que lo está haciendo bien. Si no vibra tiene que sostenerse más tiempo en la postura y respirar con mayor profundidad.

En seguida de la postura, si acaso tomando unos segundos de descanso, debe ponerse de pie y distribuir la energía moviendo el cuerpo. Si se siente enojada o molesta, puede dar patadas y puñetazos al aire durante 5 minutos. Si, por el contrario, se siente estresada pero optimista, puede correr sonriente en un mismo lugar levantando las rodillas al máximo, o bien hacer saltos de tijera por 2 a 5 minutos.

El ciclo de alternancia entre postura y movimiento lo puede realizar de 2 a 5 veces, dependiendo de cuánta energía atorada tenga. Es importante que alcance un nivel significativo de esfuerzo, pero tomando la precaución de no lastimarse.

De antemano sabemos que Cecilia no es muy fan del ejercicio intenso, pero le haremos entender que la situación actual lo amerita y debe ser responsable con su salud.

Tal vez le encuentre el gusto si aprende a expresar y liberar sus emociones al llegar al clímax del esfuerzo. O sea, con los clásicos gritos de karateka, o gruñidos de King Kong, o vociferaciones de ti mismo Hulk,

¡por supuesto! Seguro que se dará cuenta de lo estimulante que puede ser, y dejará de padecer el ejercicio.

Paso 2. Silencio.

A la descarga le sigue la relajación profunda Hulk, la cual crea el terreno fértil para que Cecilia aprenda a silenciar su mente con meditación. Sin embargo, cabe aclarar también que, aunque es deseable descargar antes

de meditar, esto no es imprescindible. Cecilia puede saltarse el Paso 1, si lo desea, para pasar directo a la meditación.

Y lo que tiene que hacer es muy simple: sentarse cómodamente y fijar la atención en su respiración. ¡Es todo!

¿Te parece demasiado simple?  Pues lo es Hulk, y paradójicamente esa es su dificultad.

La meditación requiere estar LIBRE de todo esfuerzo, por lo que, si Cecilia se empeña en hacerla de tal o cual forma, motivada por sus manías perfeccionistas (que abordaremos en otro momento), no le dará resultado. Si en cambio se relaja y simplemente lo hace, le irá mucho mejor.

Nuestra única sugerencia es para cuando lleguen los pensamientos a su mente y la quieran distraer: no debe pelear con ellos ni seguirlos a ninguna parte. Debe dejarlos pasar y continuar con la atención en su respiración. Mantener los ojos cerrados puede ayudarle a disminuir la cantidad de pensamientos distractores, pero no es ninguna garantía. De modo que meditar con ojos abiertos o cerrados lo dejamos a su criterio y preferencia.

Con la práctica lo que eventualmente sucederá es que su Hemisferio Cerebral Izquierdo, que habla y habla y habla sin parar, se relajará y guardará cada vez más SILENCIO; mientras que su Hemisferio Cerebral Derecho, que nunca habla, podrá expresarse libremente y generar cambios en su percepción de la realidad. Por ejemplo, podría hacerle perder la noción del tiempo o de los límites físicos de su cuerpo (cosa en extremo interesante). Pero también podría no hacerlo, y dejarla con la percepción normal. La verdad es que no importa tanto, sólo son curiosidades. Lo que realmente importa es que cuando el Hemisferio Izquierdo se calla, en todo el cuerpo se genera un gran ambiente de paz, armonía y bienestar. Justo lo que estamos buscando.

Paso 3. Nutrición.

Después de realizar los pasos uno y dos, el cerebro queda en un estado muy especial: sensible, receptivo, tranquilo y, por ponerlo en una metáfora, rechinando de limpio. De modo que lo que se le introduzca a continuación

debe seleccionarse cuidadosamente.

Por eso, querido Hulk, al hablar de nutrición decidimos incluir no sólo alimentos, sino informaciones que Cecilia deberá, o no, consumir para nutrir su cerebro durante la pandemia. Además, ordenamos las recomendaciones en listas para que en cuanto “se le ocurran”, fácilmente las pueda escribir y colocar en su refrigerador.

ALIMENTOS QUE DAN NEUROPOWER

(Consumir diario o con frecuencia)

  1. Hojas verdes oscuras (espinaca, kale, acelgas, arúgula, etc.)
  2. Brócoli
  3. Aguacate
  4. Blueberries
  5. Huevo
  6. Aceite de coco
  7. Omega 3
  8. Cúrcuma
  9. Nueces de diversos tipos y
  10. Chocolate oscuro

PORQUERÍAS QUE ATONTAN A CUALQUIERA

(Evitar su consumo a toda costa)

  1. Harina blanca
  2. Azúcar refinada
  3. Comida industrializada
  4. Refrescos
  5. Alcohol
  6. Bebidas energizantes
  7. Chatarra en general

INFORMACIÓN QUE ACLARA LA MENTE

(Consumir lo necesario para conseguir un estado de claridad y seguridad interior)

  1. Información científica sobre la pandemia.
  • El informe diario del Dr. Hugo López-Gatell y su equipo técnico- científico.
  • Las guías, instrumentos y recomendaciones oficiales dirigidas a la ciudadanía para responder a la pandemia.
  • Los calendarios oficiales de actividades sociales relevantes.
  • Información educativa, inspiracional y creativa sobre: home office, home school, ejercicio en casa, entretenimiento en casa y rutinas de alimentación saludable, orden y limpieza.
  • Información educativa, creativa y práctica para cuidar la salud mental.
  • Programas formativos para crear un negocio propio desde casa.

INFORMACIÓN       QUE       PUEDE       RESULTAR       CONFUSA       O CONTRADICTORIA

(Consumir bajas cantidades para estar informada de lo que ocurre)

  1. Noticias sobre la economía global.
  2. Noticias sobre el avance de la pandemia a nivel global.
  3. Análisis   y    proyecciones    a   futuro    de    economistas,   filósofos, académicos, intelectuales y otros expertos.

INFORMACIÓN QUE ENGAÑA Y ESTRESA A CUALQUIERA

(Evitar su consumo a toda costa)

  1. Información viral alarmista, sensacionalista, infundada y Fake News en general.
  2. Discursos pueriles, violentos, distorsionados o que contradigan la información científica.
  3. Teorías de conspiración.

Paso 4. Conexión.

La verdad es que con los primeros tres pasos ya sería suficiente para mantener a Cecilia bastante saludable durante la cuarentena. Sin embargo Hulk, los últimos dos pasos son para cerrar con broche de oro.

Dado que Homo sapiens es una especie fundamentalmente social, comprenderás que la famosa Susana Distancia ha salvado muchas vidas, pero también causado grandes malestares.

Cecilia, por ejemplo, extraña demasiado a sus amigas del trabajo. Nunca imaginó que las bromas ingeniosas de Ana fueran tan críticas para mantenerla de buen humor; ni que la taza de café que Elena le preparaba a diario la hiciera sentir tan especial; ni que los abrazos de Conchita fueran tan entrañables; ni que pudiera llorar un día con tan solo pensar en estas “tonterías”… como lo hizo ayer.

Y esto apenas es el comienzo Hulk. Así que tenemos que ayudar a nuestra Cecilia antes de que se ponga más nostálgica y triste. Es importante que sienta que sus vínculos afectivos están vivos y creciendo a pesar de la distancia. No basta con que lo sepa, tiene que sentirlo de verdad. ¿Cómo le haremos?

A través de la conversación profunda.

Si extraña a sus amigas debe conversar con ellas, pero conversar, no chismear ni pasar el rato en pláticas bobas como era su costumbre. Debe reunir el coraje para mostrarse vulnerable y expresarles sus verdaderos sentimientos. A la vez, debe ser capaz de generar un espacio de confianza para que las otras se atrevan a expresar también lo suyo.

Son conversaciones que no pueden improvisarse Hulk, por lo que Cecilia deberá tener la intención consciente de construir un vínculo de comunicación honesto, profundo, empático y vulnerable. Tal vez tenga que estudiar un poco primero sobre cómo hacerlo, pero créeme que si lo logra, construirá lazos afectivos que podrán durar toda la vida. Además, internamente liberará más hormona Oxitocina que Cortisol y así, el estrés será transformado bioquímicamente en Amor. ¿No te parece maravilloso?

Para ayudarle de manera práctica hemos hecho una lista de preguntas que puede proponer a sus amigas y familiares para conversar.

Desde luego también a su querido marido porque, aunque a él sí lo tiene cerca, la conversación profunda podrá llevarlos a nuevos y mejores niveles de relación.

Preguntas para Iniciar Conversaciones Profundas

  • ¿Cómo te sientes realmente en este momento?
  • ¿Qué ha sido lo más difícil para ti en la cuarentena?
  • ¿Cómo has estado emocionalmente?
  • ¿Hay algo específico que te preocupe?
  • ¿Qué has aprendido de todo esto?
  • ¿Qué has lamentado?
  • ¿Qué has anhelado?
  • ¿Cómo quisieras que esta experiencia te ayudara a crecer?
  • ¿Tienes miedo del futuro?
  • ¿Cómo imaginas que será el futuro?
  • ¿Qué te gustaría que cambiara en el mundo a partir de esto?
  • ¿Hay algo en nuestra relación que quisieras cambiar o mejorar en este tiempo?
  • ¿Hay algo que yo pueda hacer ahora para que estés mejor?
  • ¿Hay algo que podamos hacer [email protected] para ayudar a otras personas?

Paso 5. Descanso.

El último paso no es el menos importante Hulk. Como dije anteriormente, es el cierre con broche de oro de nuestra Guía Básica en 5 pasos. Dormir es fundamental para que el cuerpo se repare, el Sistema Inmunológico trabaje y la mente se mantenga lúcida y creativa. O sea, es el paso indispensable para llevar a cabo los otros pasos.

Así que Cecilia tiene que enfocarse en eliminar los malos hábitos que no le permiten dormir suficiente o interfieren con la calidad de su descanso: desvelarse por cualquier motivo; cenar demasiado pesado; ver noticias u otra información estresante antes de dormir; y tomar café por la tarde.

También tiene que dejar la obsesión de ser productiva y la creencia de que dormir es “no hacer nada”. ¡Si tan solo supiera todo lo que sucede en su cerebro mientras duerme! Respetaría sus horarios de sueño sin lugar a duda. Pero ¡ya lo hará! En cuanto esta guía llegue a su conciencia, estoy segura que lo hará.

Bien.

¡Hemos terminado Hulk! Hasta aquí llegó esta carta.

Si resulta que has leído hasta el final, confío entonces en que vamos por muy buen camino. ¡Apoyarás la estrategia! Aprenderemos juntos el sentido profundo del Valor y la Templanza y así, al terminar la cuarentena, Cecilia será una mujer transformada.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Cáncer y COVID-19, los coronavirus

Edición Especial Multimedia LaSalud.mx, México Frente al Coronavirus COVID-19 LaSalud.mx .- El siguiente artículo, es parte …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *