Sabías que el chocolate produce sentimientos similares al enamoramiento.

Nuestra obsesión con el chocolate podría ser parcialmente cultural. Mientras los hombres pueden recibir botellas de whisky como regalos, las mujeres reciben a menudo chocolates, formando un eslabón entre el chocolate y el amor.

El chocolate no es un elemento común en las comidas y nunca es parte de un plato fuerte, por lo que no forma parte de nuestras rutinas diarias. Por consiguiente, el chocolate simboliza un escape de la rutina diaria.

El chocolate también es una mezcla perfecta de azúcar y grasa que se relacionan con muchos de los mediadores químicos que influyen en el centro del apetito en el cerebro. El azúcar en el chocolate dispara la descarga de un mediador químico llamado serotonina y podría influir en la disminución de otro mediador conocido como NPY, el resultado de este balance al final es una sensación de bienestar. El sabor dulce también libera las endorfinas en el cerebro, transmitiéndonos un cierto estado de euforia. La grasa en el chocolate, que refuerza su sabor y aroma, provoca que otro mediador químico llamado galanina, frene nuestros deseos por la grasa.

Esto sería simplemente la punta del iceberg. El chocolate contiene teobromina y cafeína, compuestos que provocan la liberación de phenylethylamina, o PEA que estimula el sistema nervioso, la tensión arterial y la frecuencia cardíaca, de manera que produce unos sentimientos similares a los que experimenta una persona cuando está “enamorada.” Incluso el solo aroma de chocolate podría afectar la química del cerebro.

No todos estas relaciones entre el chocolate y la química del cuerpo han sido comprobadas por una investigación estrictamente científica, por consiguiente, muchas preguntas permanecen. Por ejemplo, el queso y salchichón también son fuentes de PEA pero raramente evocan sensaciones similares. De hecho, no es probable que la cantidad de PEA en una barra del chocolate sea considerable como para activar los sentimientos románticos. La relación de la endorfina con chocolate está basada en los estudios con animales,y ningún estudio como estos se ha realizado con humanos por lo que hasta ahora es sólo especulación.

Otros autores afirman que un deseo por el chocolate realmente significa que el cuerpo está ávido de algunos nutrientes como el magnesio. ¿Si esto fuese el caso, por qué las personas no piden soya, maní, u otras comidas ricas en magnesio? De hecho, los deseos del chocolate normalmente pueden ser satisfechos sólo por el chocolate o algo semejante en su textura, sabor, y aroma.

Dado que el cacao contiene más de 400 compuestos de sabores distintos, es probable haya muchos de ellos, inexplorados todavía, que puedan influir en el deseo

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Yoga for Smiles invita a practicar yoga por una buena causa

Por tercer año consecutivo, Smile Train promueve la campaña Yoga For Smiles 2021para celebrar el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *