Oxitocina: La hormona del “amor”

La historia de una hormona

La oxitocina se descubrió en 1953 y se la relacionó por entonces con los patrones sexuales y de afecto. La consigna hippie de «hacer el amor y no la guerra» no era, pues, tan incauta como parece puesto que un ejercicio sexual regular predispone nuestros cuerpos hormonados más al amor que al odio. 

Cuando tenemos la experiencia de sentir el amor, una persona en particular se convierte de buenas a primeras en el centro de toda nuestra atención.

Las feromonas, sustancias etéreas que cada especie o persona despiden de manera invisible, alteran la propia química y desencadenan respuestas fisiológicas tales como la secreción de fluidos lubricantes, la dilatación o la erección genital.

En esta fase se experimentan reacciones de excitación y deseo que perturban la razón. Un rostro, un peinado, un determinado gesto o vestido, unapostura, una establecida forma de hablar o de reír nos parecen la cosa más fascinante del mundo y no tenemos sentidos para nada más.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

UVM pone a disposición de las autoridades 17 ultra-congeladores para almacenar vacunas

La Universidad del Valle de México informó que, a través de la Federación de Instituciones …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *