Inicio / Dentalmente.com / El azúcar y sus efectos en la salud, tanto emocional como física

El azúcar y sus efectos en la salud, tanto emocional como física

Hay un enemigo de nuestra salud que nos aguarda en todo instante. Es un disacárido, de color blanco, que se desdobla por hidrólisis en dos monosacáridos y que además de ser dulce, es soluble en agua y escasamente soluble en alcohol: Lo conocemos como el azúcar — nuestro “amigo” y el “amigo” de todos los niños.


El azúcar, que constituye más de una sexta parte de nuestra dieta normal, se empezó a utilizar hace unos 300 años.    


Su aceptación fue lenta y pausada, desde que la caña de azúcar se trasplantara a Europa desde el Oriente. A nuestro continente hizo su llegada en el siglo XVI, traída (entre otras plagas) por los conquistadores españoles.


Como todos sabemos, el cultivo de la caña de azúcar, estuvo por muchos siglos asociado a la esclavitud y la explotación del hombre blanco hacia el negro. Los conquistadores ingleses, franceses y españoles, por medio de la fuerza y la tortura, aceleraban la producción en los cañaverales, para consolidar sus fortunas.

 

La costumbre anticuada, de edulcorar los alimentos con miel fue substituida por el uso del azúcar, la cual, por su facilidad de obtener, está presente hoy en una exagerada selección de productos: golosinas, refrescos, salsas, bebidas alcohólicas, chocolates, sal de dieta, tabaco, medicinas y otros. Todos consumen hoy más azúcar de lo que les conviene — pero, no consumir azúcar ninguno, es la única solución saludable.

El azúcar carece en sí de todo valor nutritivo, aportando a la dieta nada de importancia, e interfiriendo con la asimilación de algunas sustancias que nos son indispensables.


Los dentistas (muchos de los cuales “premian” los niños con chupetas) son testigos del efecto deletéreo del consumo de dextrosa (componte de la sacarosa) en la formación de las caries dentales.


Los dermatólogos, también atestiguan (en sus pacientes) del efecto que ésta tiene en producir trastornos de la piel.


El azúcar, la obesidad y sus trastornos derivados son plagas de nuestra civilización — desenfrenada, cuando tiene que ver con el placer, libidinoso y erótico de comer.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Proponen que se apliquen políticas para elimina grasas trans de alimentos procesados

La eliminación de los ácidos grasos trans (AGT) del suministro de alimentos es una meta …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *