A casi un año los quintillizos Miranda se encuentran saludables

El 11 de julio de 2007, el Centro Médico Nacional La Raza del IMSS fue testigo y partícipe de su llegada al mundo.


El Hospital de Gineco Obstetricia de La Raza, es el que más cantidad de nacimientos prematuros atiende en toda América Latina.
 
Cuatro razones para festejar el Día del Niño. A casi un año de su nacimiento, los quintillizos Campos Miranda tienen mucho que celebrar en este su Día, gracias a las acciones que ha implementado el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y su personal de salud, el día de hoy son felices y saludables.
 
El doctor Leonardo Cruz Reynoso, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital de Gineco Obstetricia del Centro Médico Nacional La Raza, aseguró que este nosocomio tiene el equipo y la tecnología necesaria para atender a los niños que nacen prematuros; cunas de calor radiante, bolsas de reanimación neonatal, ventiladores e incubadoras, pero, sobre todo, personal capacitado con calidad y calidez. Cabe destacar que este es el hospital que más cantidad de nacimientos prematuros asiste en toda América Latina.
 
Recordó que este nosocomio fue testigo y partícipe en la llegada al mundo de los entonces quintillizos, parto que requirió un importante despliegue humano y tecnológico para que llegara a buen término.
 
Indicó que en la semana número 32 de gestación de la señora Mayra Miranda, los médicos que vigilaron su embarazo decidieron adelantar el alumbramiento para evitar riesgos en la mamá y sus bebés.
 
Más de 20 especialistas, médicos, enfermeras y anestesiólogos, brindaron cuidados a Lander, Ian, Ivana, Frida y Emmanuel; este último, pesó 770 gramos y por una falla en sus riñones, a pesar de los esfuerzos médicos, no logró sobrevivir.
 
A los cinco días del parto, dijo Cruz Reynoso, la señora Mayra fue dada de alta y sus hijos permanecieron en observación. Frida, la cuarta en nacer, tuvo múltiples enfermedades y problemas infecciosos, por lo cual requirió de dos meses de cuidados para salir adelante.
 
Una vez en casa, la felicidad abundó en Mayra y en el papá que es Gabriel a quienes amigos y familiares apoyaron con leche y despensas; “ha sido bien difícil, porque los pañales parecen obleas, se acaban rápido, y también la leche; yo sabía que iba a ser así, pero no ves la inmensidad de los gastos de los pañales, las toallitas, la leche y ahora que ya comen”, enfatizó la señora Miranda.
 
Aún con las dificultades económicas que representa el cuidado de sus hijos, es agradecida con la vida y con una sonrisa señala que darles atención “es mucho trabajo, pero también mucha satisfacción, verlos que ya sonríen y aplauden, que se está riendo uno de ellos, me vuelve a llenar de ilusión”.
 

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Quienes viven con algún tipo de artritis pueden ser más sensibles a las bajas temperaturas

En temporadas de invierno, suelen presentarse rigidez, sensibilidad e hinchazón articular en las caderas, las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *