Estrés y disgustos favorecen problemas cardíacos

México D. F.- Cada vez es más frecuente escuchar términos médicos que se refieren a condiciones de riesgo para desarrollar enfermedades crónicas. Por desgracia, el término prediabetes es cada vez más común, como lo comienza a ser la prehipertensión, que es una etapa previa al desarrollo de la presión arterial alta. De acuerdo con los expertos, la presión considerada normal debe estar por debajo de los 120/80 mm/mg, según las lecturas superior (sistólica) e inferior (diastólica).


 


Por sí misma, la prehipertensión es ya un problema serio, pero si a ella se suman otros factores, como el estrés frecuente y la disposición a enojarse, encontraremos que la salud de muchas personas está en peligro.


 


Ahora, un estudio realizado por expertos de Medical University of South Carolina en Charleston, encabezados por el doctor Marty S. Placer, concluyó que aquellos hombres con prehipertensión y con disposición a enojarse tienen un mayor riesgo de tener enfermedades cardiacas. De igual forma, encontraron que el estrés a largo plazo tendría un efecto similar tanto en los varones como en las mujeres.


 


%u201C(El estudio) nos da una mejor comprensión sobre los riesgos relacionados con esta categoría de la presión sanguínea relativamente nueva%u201D, señaló Player. El equipo del investigador definió a la prehipertensión como una presión sistólica de 120 a 139 o una presión diastólica de entre 80 y 89.


 


Publicado en Annals of Family Medicine, el trabajo investigó los factores psicológicos que intervienen en el avance de la prehipertensión, para ello, los investigadores emplearon datos de un estudio a largo plazo sobre los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca entre pacientes estadounidenses de 45 a 64 años.


 


Los participantes contestaron cuestionarios para medir el estrés psicológico crónico y la tendencia a tener perspectivas negativas y reacciones hostiles. El estudio se enfocó en 2, 334 participantes que no presentaban problemas cardiacos, pero sí prehipertensión.


 


Los resultados mostraron que, en el caso de los hombres, los que tenían calificaciones más altas respecto de actitudes relacionadas con la ira eran un 71 por ciento más propensos a desarrollar hipertensión en los siguientes cuatro a ocho años. De igual forma, su riesgo de padecer enfermedad cardiaca fue casi dos veces superior.


 


Tanto en hombres como en mujeres, el estrés crónico pareció elevar el riesgo de avance de la enfermedad cardiaca. Las personas con alto nivel de estrés eran un 68 por ciento más proclives a desarrollar enfermedad coronaria que los hombres y mujeres que registraban menos estrés.


 


Las conclusiones del estudio señalan que el enojo y el estrés crónicos contribuirían al desarrollo de enfermedad cardiaca al provocar una activación sostenida del sistema nervioso. Por lo general, las personas con temperamentos hostiles son más reacias a cambiar sus hábitos de vida o a seguir las indicaciones del médico.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Síndrome de Phelan-McDermid: un desorden con múltiples manifestaciones clínicas

Descrito por primera vez en 1985, el síndrome de Phelan-McDermid (SPMD) es un desorden del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *