Inicio / Noticias / Lo mejor para un bebé, la leche materna

Lo mejor para un bebé, la leche materna

México, D. F., Es muy importante conocer los requerimientos del cuerpo humano en el plano alimenticio, el cual  debe ser variado dependiendo la etapa o edad que se tenga, ya que de ello dependerá el buen desempeño físico y metal del individuo.
 
Los cuidados inician desde la etapa prenatal, es por ello que la madre debe poner especial cuidado en su dieta, que debe ser balanceada para brindar al feto en gestación alimento completo para desarrollarse satisfactoriamente.


Recién nacido


El recién nacido está en periodo lácteo, que dura alrededor de 6 meses y cuya única fuente de alimento es la leche (de preferencia materna). Posteriormente está la introducción de los alimentos que se denomina etapa de ablactación, donde poco a poco se ofrecen productos sólidos.


Continúa el destete, ciclo en el que se le retira la leche materna o de fórmula por completo. Es importante comentar que la leche materna pasa por diversas fases: Calostro que es la primera segregación.


Y se produce durante los 5 primeros días después del parto. Es la más rica en proteínas, vitaminas liposolubles y sodio. Además, en el calostro se encuentra la inmunoglobulina A (IgA) en su forma secretora, es muy importante para la inmunidad del niño en este periodo, donde presenta inmadurez tanto en sus sistemas digestivos como inmunitarios.


Los alimentos se introducirán de la siguiente forma. La leche de vaca nunca se ofrece antes del año. Es recomendable seguir con la leche de continuación hasta los tres años o bien dar leche de crecimiento o leche junior, pero no es imprescindible. La leche de vaca, cuando se introduzca deberá ser entera, por su aporte de vitaminas.


En la dieta de los pequeñitos debe incluirse cereales, frutas, verduras, pescados, huevos y legumbres, todos cocidos y en puré. No es recomendable el consumo de azúcar, pues la dieta del bebé tiene un aporte adecuado de carbohidratos. En esta etapa el aporte de agua es fundamental y al introducir los alimentos sólidos, el aporte hídrico debe aumentarse.


Las funciones digestivas y metabólicas  del preescolar van alcanzando un grado de madurez suficiente para aproximar su alimentación a la del niño mayor. Hay que poner especial cuidado en su conducta alimenticia, para que sea equilibrada y asegure el crecimiento, además de que la alimentación debe prevenir enfermedades.


Las necesidades energéticas se sitúan en torno a las 100kcal/kg/día aproximadamente 12.300-1500 kcal/día.


Normas básicas en la dieta


Durante esta época también debe producirse un cambio en su alimentación. Pasar del concepto de plato único a una comida compuesta por un primer plato (verduras, patatas, sopa, purés), un segundo plato (carne, pescado, huevo, todo ello acompañado de una guarnición) y finalmente un postre.


A partir de los 2 años, el niño hace 5 comidas al día: desayuno, entremés, comida, merienda y cena. Adquiere mucha importancia la manera de repartir los aportes calóricos de las comidas básicas, pues estos hábitos alimentarios adquiridos en los primeros años serán la guía para la época adulta.


Se debe procurar que el niño no adquiera conductas alimenticias caprichosas y monótonas con preferencia para unos alimentos o aversión a otros que pueden conducirle a llevar una alimentación carencial en alguna sustancia nutritiva.


En su dieta debe incluirse carne, pescado, huevos, verduras, frutas y legumbres, además los alimentos deben sustituirse para crear un menú con variedad.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Roche Por Ti, busca acompañar al paciente durante todo el proceso de su padecimiento

Durante el foro “Salud, tecnología e innovación: panorama actual y retos del futuro”, organizado por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *