Leche materna contaminada con nicotina afecta sueño de los bebés

México D. F.- La edición de septiembre de la revista Pediatrics publicó un estudio que asegura la nicotina contenida en la leche materna altera los hábitos de sueño de los bebés, acortando en un tercio los periodos de siesta.


 


Los autores de la investigación señalan que aunque muchas mujeres dejan de fumar durante el embarazo, comienzan de nuevo durante la lactancia, por lo que los estudios sobre los efectos nocivos de la nicotina sobre esta etapa del desarrollo infantil deberían incrementarse.


 


%u201CComo la nicotina no está contraindicada durante la lactancia, las madres piensan que fumar durante ella no afectará a su hijo, siempre y cuando no esté expuesto al humo. Sin embargo, ha habido pocas investigaciones sobre los efectos a corto y largo plazo de la nicotina difundida a través de la leche materna%u201D, afirmó Julie A. Mennella, autora líder y psicóloga del Centro de Sentidos Químicos Monell.


 


En la investigación participaron 15 lactantes de entre dos y siete meses de edad durante tres horas y media en dos días distintos para que el equipo de la doctora Mennella midiera sus patrones de alimentación y sueño.


 


Las madres de los niños fumaron entre uno y tres cigarrillos antes de uno de los periodos de observación y se abstuvieron por completo antes del segundo periodo. En ambas ocasiones, las madres amamantaron a sus bebés cuando éstos lo pidieron; luego, los acostaron.


 


Mediante un actígrafo en los tobillos de los bebés, se monitoreó el sueño y la actividad durante el mismo. De igual forma, se midieron los niveles de nicotina y cotinina (subproducto de la nicotina) procesados por el organismo en muestras de leche materna suministradas por las madres antes de cada sesión de alimentación.


 


Los resultados mostraron que los bebés cuyas madres fumaron antes del periodo de observación tomaron una siesta de 53 minutos, en comparación con los 84 minutos de los niños cuyas madres no fumaban. La reducción del tiempo total del sueño fue del 37 por ciento y se debió, según los autores, a un acortamiento de la siesta más larga y a reducciones en la cantidad de tiempo en sueño activo y silencioso.


 


Se informó también que los bebés consumieron la misma cantidad de leche en cada periodo de observación, lo que sugiere que %u201Caceptaban%u201D el sabor del tabaco en la leche.


 


Investigaciones anteriores del mismo equipo demostraron que los niveles de nicotina aumentan en la leche materna entre 30 y 60 minutos después de fumar uno o dos cigarrillos y desaparecen luego de tres horas, lo que sugiere que las madres podrían %u201Cprogramar%u201D sus horarios para fumar y amamantar.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS y Primera Dama de Argentina intercambian experiencias sobre seguridad social

En el marco de la reunión entre la Primera Dama de Argentina, Fabiola Andrea Yáñez, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *