Como entender el Alzheimer




La enfermedad, que lleva el nombre del médico alemán Alois Alzheimer, fue descrita por primera vez en 1906, y aunque mucho se ha estudiado desde entonces, la causa precisa, y la cura correspondiente, siguen siendo difíciles de determinar.


Sin embargo, desde que el Dr. Alzheimer definió por primera vez la enfermedad hasta a estos días, se ha aprendido bastante acerca de la misma, y las familias deben conocerla lo más posible.




¿Qué es el Alzheimer?



Según la Asociación del Alzheimer, la enfermedad es un mal cerebral progresivo y fatal. En la medida que avanza, se destruyen células cerebrales, lo cual da por resultado problemas de la memoria, el pensamiento, y la realización de las actividades cotidianas.


En algunos pacientes, la enfermedad avanza rápidamente, perdiendo la capacidad de hacer tareas diarias como trabajos, pasatiempos y socialización . Sin embargo, otros pueden mantener sus estilos de vida normales después del diagnóstico inicial.


Aunque resulta común asumir que la demencia forma parte del Alzheimer, esa afirmación no es totalmente cierta.


El Alzheimer es en realidad un tipo de demencia en su forma más común, pero en algunas situaciones, se combina con otra demencia común, la vascular, caracterizada por la reducción del flujo de sangre al cerebro. Como el cerebro está tan conectado, cuando un área comienza a deteriorarse o a disminuir su actividad, afecta negativamente al resto del organismo. Así, cuando aparece el Alzheimer, el resto del cuerpo se afecta, ya sea rápida o gradualmente.



Factores de riesgo



Anteriormente el Alzheimer se consideraba como parte normal del envejecimiento y si bien la edad es el mayor factor de riesgo, (la mayoría de los que la padecen son mayores de 65 años) existen otros factores considerables:


%u2022 Historia familiar: Las investigaciones indican que las personas cuyos padres, hermanos o hermanas han padecido Alzheimer, corren mayor riesgo de contraerla en comparación con los que no cuentan con historia familiar al respecto. El riesgo también se incrementa en casos de personas que tienen más de un familiar con Alzheimer.


%u2022 Lesiones en la cabeza: La continuidad de los estudios revelan otros factores potenciales además de los hereditarios y genéticos. Uno de esos progresos es el vínculo entre lesiones serias en la cabeza y el Alzheimer. La Organización del Alzheimer aconseja la protección de la cabeza mediante la colocación del cinturón de seguridad, el uso de cascos para los ciclistas o los motociclistas, y particularmente en los ancianos, acondicionar el hogar para evitar caídas.


%u2022 Conexión cabeza-corazón: Se han iniciado estudios para demostrar la relación entre los trastornos cardiacos y el Alzheimer. Como el corazón es responsable del bombeo de sangre al cerebro, los padecimientos cardiacos como la hipertensión, la apoplejía y la diabetes pueden implicar efectos adversos en la salud cerebral. Esto, a su vez, puede incrementar los riesgos de padecer de Alzheimer.


%u2022 Estilos de vida inadecuados: La forma en que una persona envejece también puede desempeñar un papel importante en el aumento o disminución del riesgo de padecer Alzheimer. La Organización del Alzheimer destaca que un envejecimiento saludable puede contribuir al buen funcionamiento del cerebro y a la protección contra el Alzheimer. El envejecimiento saludable consiste en mantener un peso sano, evitar el tabaco y el exceso en el consumo de alcohol, y ejercitar con regularidad.



Señales de advertencia



A pesar que existen señales indicativas en los casos de Alzheimer, el hecho de que una persona presente los síntomas siguientes no quiere decir que padezca la enfermedad, algunos pueden ser sólo consecuencia de la edad, sin embargo, es mejor consultar con su médico para estar seguro.


%u2022 Pérdida de la memoria.


%u2022 Problemas con el habla.


%u2022 Dificultad en la realización de actividades habituales.


%u2022 Desorientación, olvido notable de quienes son y cómo llegaron al sitio en que están.


%u2022 Capacidad de discernimiento insuficiente o disminuida.


%u2022 Rápidos cambios de estado de ánimo o conducta.


%u2022 Cambios notables de personalidad.


%u2022 Pérdida de la iniciativa.


Para más información, visite,www.alz.org.




A pesar de haber sido descrita hace más de un siglo, la enfermedad de Alzheimer sigue siendo un misterio por muchas razones. Gran parte de ese misterio radica en las causas del mal, hasta ahora desconocidas.


La enfermedad, que lleva el nombre del médico alemán Alois Alzheimer, fue descrita por primera vez en 1906, y aunque mucho se ha estudiado desde entonces, la causa precisa, y la cura correspondiente, siguen siendo difíciles de determinar.


Sin embargo, desde que el Dr. Alzheimer definió por primera vez la enfermedad hasta a estos días, se ha aprendido bastante acerca de la misma, y las familias deben conocerla lo más posible.




¿Qué es el Alzheimer?



Según la Asociación del Alzheimer, la enfermedad es un mal cerebral progresivo y fatal. En la medida que avanza, se destruyen células cerebrales, lo cual da por resultado problemas de la memoria, el pensamiento, y la realización de las actividades cotidianas.


En algunos pacientes, la enfermedad avanza rápidamente, perdiendo la capacidad de hacer tareas diarias como trabajos, pasatiempos y socialización . Sin embargo, otros pueden mantener sus estilos de vida normales después del diagnóstico inicial.


Aunque resulta común asumir que la demencia forma parte del Alzheimer, esa afirmación no es totalmente cierta.


El Alzheimer es en realidad un tipo de demencia en su forma más común, pero en algunas situaciones, se combina con otra demencia común, la vascular, caracterizada por la reducción del flujo de sangre al cerebro. Como el cerebro está tan conectado, cuando un área comienza a deteriorarse o a disminuir su actividad, afecta negativamente al resto del organismo. Así, cuando aparece el Alzheimer, el resto del cuerpo se afecta, ya sea rápida o gradualmente.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

En México, 7 mil 314 personas han sido diagnosticadas con VIH/SIDA durante los primeros trimestres del 2021

La infección por Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) destruye los linfocitos CD4, los cuales tienen como …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *