Inicio / Nacional / Cuidado mareos pueden ser a causa de la enfermedad de Meniére

Cuidado mareos pueden ser a causa de la enfermedad de Meniére

Cuidado mareos pueden ser a  causa de la enfermedad de Meniére

Es un desequilibrio patológico que aparece de forma repentina, con vértigo prolongado, pérdida auditiva temporal, náusea y vómito.

Cada año en el mundo 100 mil personas, aproximadamente, desarrollan este mal crónico de causa desconocida.

Regularmente, las personas asocian sus cuadros de mareo intenso con otras patologías, sin saber que podrían tener la Enfermedad de Menière, trastorno del oído interno caracterizado por vértigo, disminución auditiva, náuseas, vómito y zumbido, señalan especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El doctor Alejandro Martín Vargas Aguayo, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, señaló que 15 por ciento de los pacientes con síntomas de mareo, padecen este mal crónico de origen desconocido, cuyo diagnóstico puede tardar meses, incluso años, lo que conlleva el retraso de un tratamiento.

Dicho desequilibrio patológico, comentó el especialista, aparece de forma repentina con episodios agudos y severos de vértigo prolongado, pérdida auditiva y acúfenos (campanilleo). Por ser crónico, no tiene cura; sólo se puede controlar, y aunque no es causante de muerte, sí puede conducir a accidentes graves en el hogar o el trabajo.

%u201CEsta enfermedad genera incapacidad, ya que puede durar muchas horas, tiempo en que el paciente siente que todo le da vueltas, tiene nauseas, vómito y sudoración, que le impiden realizar actividades durante la crisis%u201D, expresó.

%u201CTambién se acompaña de hipoacusia unilateral; es decir, disminución de la audición en un oído, que sucede en promedio en 85 por ciento de los casos, aunque a la larga puede ocurrir en ambos%u201D, abundó Vargas Aguayo.

El especialista del CMN Siglo XXI explicó que todos los malestares de Menière se asocian a la estructura del oído interno o laberinto, por ser el centro principal y controlador del equilibrio delorganismo. Entonces, cuando se altera el oído con esta enfermedad, desencadena una reacción negativa con las características ya mencionadas.

De acuerdo con cifras de la Federación Internacional de Menière, cada año en el mundo 100 mil personas, aproximadamente, desarrollan este padecimiento con mayor o menor intensidad. El cuadro clínico se sitúa entre los 20 y 60 años de edad, y es más frecuente en la mujer. El nombre de la enfermedad se debe al médico francés Prosper Menière, quien fue el primero en describirlo en 1861.

Respecto de la confusión con otras patologías, el doctor Alejandro Vargas dijo que frecuentemente se le relaciona con vértigo posicional paroxístico benigno o migraña vestibular. De ahí la importancia de que, ante los primeros síntomas de mareo o zumbido, se acuda al médico para diagnosticar el cuadro clínico respectivo y, en su caso, descartar que se trate de la Enfermedad de Menière.

Por tratarse de un mal crónico, la única solución es controlar el padecimiento, a fin de evitar las crisis de vértigo, vómito y acúfenos. Para ello, en en IMSS se brindan los tratamientos respectivos para ayudar al paciente a tener buenos pronósticos en su salud.

El tratamiento, aseveró Vargas Aguayo, se orienta principalmente a bajar la presión del oído interno, a través de medicamentos, diúreticos, dieta baja en sal, así como evitar la cafeína y el tabaco. La mayoría de los pacientes, 85 por ciento, responden al tratamiento médico.

Finalmente, acotó que en casos severos, cuando no hay respuesta a los medicamentos, sobre todo en el aspecto de vértigo, se recurre a un tratamiento quirúrgico que ayuda a descomprimir el saco endolinfático del oido interno, y de esta manera aminorar el problema.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Pfizer solicitó autorización sanitaria a México para su vacuna contra COVID-19: Marcelo Ebrard

Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, difundió a través de su cuenta de Twitter, que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *