Inicio / Nacional / Problemas de lenguaje en niños, por desórdenes neurologicos :IMSS

Problemas de lenguaje en niños, por desórdenes neurologicos :IMSS

Con tratamiento integral, especialistas del Seguro Social reintegran a los pacientes a su entorno familiar, social y escolar.


Los problemas de lenguaje, audición y voz en niños son las alteraciones más comunes que influyen en el proceso de aprendizaje, patologías por las que son atendidos más de cuatro mil 300 menores al año tan solo en la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación Región Norte (UMFRRN), del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).


En conferencia de medios, el doctor Jorge Eduardo Ramírez, jefe del Servicio de Audiología y Otoneurología del Hospital General del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, afirmó que esta problemática es consecuencia de desórdenes neurológicos, daño cerebral por inmadurez, falta de oxígeno al momento de nacer, infecciones del sistema nervioso central o traumatismos craneoencefálicos.


Señaló que los signos de alarma que indican trastornos del lenguaje, son que el bebé no levante la cabeza, no camine al año de edad, no articule palabras, no se dé a entender a los dos años de edad y no pueda dar besos “tronados” o se comunique a gritos.


En su oportunidad, Patricia Elena Pérez Sánchez, psicóloga clínica de la UMFRRN, destacó que de los mil pacientes pediátricos que reciben en el área de Psicología, el 56.45 por ciento tiene trastornos de lenguaje; 37.09 por ciento padece retardo en el desarrollo del lenguaje y 6.45 por ciento son diagnosticados con trastornos del aprendizaje.


Los menores son evaluados mediante pruebas psicométricas, las cuales son la base del tratamiento individualizado, que tiene como objetivo modificar las conductas que interfieren en el desarrollo del lenguaje.


Es durante las etapas preescolar y escolar cuando se identifican estas disfunciones en la comunicación humana, que requieren ser atendidas por especialistas en psicología, audiología, así como por foniatras y otoneurólogos.


El doctor Jorge Eduardo Ramírez, añadió que de cada dos mil nacimientos, 15.7 por ciento presenta algún trastorno de lenguaje que puede estar asociado a altas concentraciones de bilirrubina, bajo peso, trauma obstétrico, baja calificación al nacer y septicemia, entre otras causas.


El lenguaje como tal empieza a desarrollarse aproximadamente a los dos años de edad, y es en esta etapa cuando se manifiestan estas fallas; por ejemplo, en la articulación de algunos fonemas (letras), conocidas como dislalias.


Por su parte, el doctor Adolfo Hernández Gómez, especialista en Audiología, Foniatría y patologías de la comunicación humana de la UMFRRN, explicó que la mayoría de pacientes que se reciben padecen diversos tipos de dislalia.


Durante la dislalia evolutiva, abundó, el niño repite lo que oye de sus padres y así lo aprende; por ejemplo, en lugar de decir zapato, dice “papo”; en la disfuncional, la lengua no se mueve en forma normal e impide que el menor pronuncie correctamente las letras: en lugar de la letra “erre” pronuncia “ele”. En la dislalia por omisión es común que el niño omita pronunciar la letra que le cuesta trabajo; por ejemplo, dice “peo” en lugar de perro.


El especialista afirmó que en la dislalia orgánica el menor tiene frenillo o labio y paladar hendido, para los cuales se requiere tratamiento quirúrgico para solucionarlo. Cuando la dislalia es audiógena, la atención involucra hipoacusias u otras alteraciones del oído.


La psicóloga Pérez Sánchez, se refirió a los tratamientos que brinda el Instituto Mexicano del Seguro Social, como las técnicas de modificación de conductas, una de ellas denominada de Extinción, que consiste en eliminar el obstáculo que interfiere en el desarrollo del lenguaje. La de Tiempo Fuera, estimó, tiene como objetivo alejar al menor de la conducta actual, a través de un estímulo positivo.


La evaluación psicológica es una de las herramientas fundamentales en las terapias. Por esta vía se determina el coeficiente intelectual, la maduración visual motora y la percepción visual, que influyen en los problemas del lenguaje.


Los tratamientos pueden variar en el tiempo de aplicación, de acuerdo con las necesidades del paciente, e ir de los cuatro meses hasta los ocho años de edad.


Estas patologías requieren de un diagnóstico y tratamiento oportunos, con un enfoque multidisciplinario, para lograr una mejor evolución y la pronta integración de los pacientes a su ambiente familiar, social y escolar.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Secretaría de Salud fortalece la estrategia comunitaria de atención a COVID-19

La Secretaría de Salud fortalece la estrategia comunitaria de atención a COVID-19, que consiste en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *