¿Conoce el calendario vacunal de sus hijos?



MADRID-*La población podría haber perdido la percepción de peligro de ciertas enfermedades

 

La cobertura del calendario de vacunación alcanza el 98% en nuestro país. Sin embargo, según los datos de una investigación menos de la mitad de los padres españoles conoce las vacunas recomendadas ni exactamente de qué enfermedades están protegiendo a sus hijos.

El equipo de Pilar Carrasco-Garrido y el catedrático Ángel Gil de Miguel, de la Unidad de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, ha analizado más de 3.000 cuestionarios de la encuesta nacional de salud que elabora cada dos años el ministerio. Estos investigadores se fijaron concretamente en una de las preguntas de este informe en la que se les planteaba a los progenitores: ‘¿Para cuál de las siguientes enfermedades está oficialmente recomendada la vacunación en España?’. Sus conclusiones se han publicado en la revista ‘Human Vaccines’.


Entre la lista de las que sí están aconsejadas en las distintas comunidades autónomas (la vacunación no es obligatoria en nuestro país y varía de unas regiones a otras), se encuentran las de la difteria, el tétanos, la tosferina, el sarampión, las paperas, la rubeola, la polio, la hepatitis B y la meningitis C. Mientras que no están recomendadas oficialmente ni la de la varicela, la tuberculosis, ni la viruela, entre otras.


Al analizar los más de 3.600 cuestionarios de padres y madres (con una media de 33 años) encuestados, los investigadores detectaron que el conocimiento sobre el calendario vacunal había empeorado entre 1993 y 2003 en la población española. De hecho, en cinco de las siete enfermedades recomendadas, la información descendió en esa década(pasando del 40% al 46,6% en ese período): “Lo que significa que menos de la mitad de la población española con hijos menores de seis años conoce las vacunas oficialmente recomendadas”.


En el caso de las paperas, por ejemplo, sólo un 14% de los padres sabía en la década de los noventa que estaba aconsejada, mientras que este porcentaje se elevó a casi el 30% en el año 2003. Curiosamente, destacan, este desconocimiento contrasta con el elevado grado de cobertura de las vacunas que, en algunos casos, alcanza al 98% de los niños.


“Nuestro estudio ha demostrado que a pesar de que el conocimiento no es bueno, la gente sigue vacunando s sus hijosporque tiene una buena percepción de esta medida de salud pública”, explica a elmundo.es Pilar Carrasco. Esta especialista reconoce que es difícil buscar un ‘culpable’ a este fenómeno, y considera que tal vez mucha gente ha perdido la percepción de peligro de ciertas enfermedades precisamente porque las vacunas han logrado reducir su incidencia en la sociedad española.


Factores sociales


El estudio destaca también que a lo largo del período analizado los padres con mayor nivel educativo eran los que menos conocían el calendario vacunal; mientras que, en 2003, los progenitores en paro eran los más informados sobre este tema. La condición social y laboral fueron los únicos factores sociodemográficos que influyeron en que los padres tuviesen mejor o peor conocimiento sobre los ‘pinchazos’ que debían recibir sus hijos. “Pero no hemos hallado ninguna explicación a este fenómenoque, aunque es chocante, coincide con lo que se había observado en algunos estudios previos”, reconoce Carrasco.


Los doctores españoles reconocen que, pese a que los beneficios sanitarios de la inmunización infantil no se ponen en duda, cada vez son más los padres que dudan de la seguridad y de la conveniencia de vacunar a sus hijos; aunque aún son menos que en otros países como EEUU. “Estas preocupaciones han aumentado en los últimos años por culpa sobre todo de una amplia cobertura, no siempre exacta, por parte de los medios de comunicación”, apunta el documento.


Los investigadores apuntan que los padres juegan un papel fundamental en este tema desde el punto de vista de salud pública, por lo que su conocimiento sobre las enfermedades infecciosas que pueden afectar a sus hijos y la utilidad de las distintas vacunas es “extremadamente importante”. Ante estas conclusiones, se preguntan si España no estará asistiendo a un fenómeno de ‘vacunación por inercia’, con gran cantidad de información disponible sobre las vacunas pero poco conocimiento por parte de los padres.


Las autoridades, insiste Carrasco, no pueden dejar de repetir el mensaje, “no podemos bajar la guardia sobre la importancia de la inmunización”. En su opinión, los padres saben que hay que vacunar a sus hijos de ciertas patologías, “pero más allá de esta visión general tienen una confianza plena en las autoridades sanitarias y de ahí el desconocimiento”. A pesar de ello considera que sería positivo que sepan qué le están poniendo a sus hijos.

 


Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Por primera vez en México, llevan a cabo la iniciativa Changing Tomorrow Day

La compañía farmacéutica de origen japonés, Astellas Farma, realizó su primera edición de la iniciativa …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *