Accidentes, primera causa de muerte en hombres jóvenes


Si bebes, no manejes y pide ayuda para que otra persona conduzca el vehículo


Los hombres jóvenes son los que sufren más accidentes automovilísticos fatales asociados con el consumo de alcohol y tienen consecuencias que van desde una “simple” discapacidad física seria o pérdida de algún miembro del cuerpo que cambia radicalmente su vida, hasta la muerte.



En México, los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte en hombres jóvenes y la tercera de hospitalización, en más de la mitad de quienes fallecieron por esta causa se encontró alcohol en su sangre. El estado del vehículo y las condiciones de vialidad son responsables de 15% de los accidentes, las razones humanas ocupan el 85%.

 

En la etapa de la adolescencia y juventud hay varios factores que influyen para exponerlos a los accidentes, van desde la falta de habilidad física y la inexperiencia en el manejo y control del vehículo, hasta las formas en que la cultura enseña al sexo masculino que “arriesgarse” y “no demostrar temor” ante situaciones de peligro los hace más “hombres”.

 




Aunado a lo anterior, hay una relación conflictiva con el consumo de alcohol, pues en muchos casos se considera una parte del proceso de hacerse hombres, de manera sutil o evidente y drástica. Desde los 15 años, 10% de los jóvenes consume alcohol, y a los 19 años la prevalencia asciende a 31%.

 

Es decir, conforme aumenta la edad incrementa el consumo de esta sustancia entre los jóvenes y con ello los accidentes, la violencia, suicidios y violaciones.


De acuerdo con el Centro Nacional para la Prevención de Accidentes, 50% de los percances de tránsito se relacionan con el consumo de alcohol y se dan principalmente en jóvenes.

 

Se ha encontrado que la manera en que se vive la masculinidad en México influye para exponerse a los accidentes y arriesgar la salud. Ésta, es la forma en que una cultura enseña desde niños lo que se debe hacer para considerarse “hombres” dentro de una sociedad.

 


De acuerdo con el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud, esta enseñanza está llena de estereotipos, por ejemplo, ser fuerte, no mostrar debilidades, siempre estar seguro de las cosas que se hacen, estar dispuestos sexualmente, ser conquistador y el principal soporte de la casa, entre otros.

 


Estas características y estereotipos negativos, muchas veces causan problemas a los hombres jóvenes porque en esta etapa se viven nuevas experiencias personales y de grupo, que los hacen especialmente susceptibles, ya que están en proceso de consolidar muchos aspectos de su personalidad.

 


Por lo anterior, la masculinidad estereotipada también es un factor de riesgo para los accidentes, ya que si los hombres dirigen sus comportamientos por estas ideas se exponen más y esto hace que se acuñen frases como: “a mí no me va a pasar nada”, “si manejas bien, no hay bronca si aceleras”, “me eché unas chelas pero ando bien, controlo” o “borracho manejo mejor”.


 


No obstante, cada vez hay más conciencia entre los hombres jóvenes para evitar accidentes, ya que no toman si van a conducir porque saben que es la clave para romper la peligrosa mezcla de “Hombre joven%u2013fin de semana%u2013alcohol”; empiezan a ser responsables en la manera de beber; es decir, conocen más cómo les afecta el alcohol en su cuerpo y sus vidas, anticipan y previenen consecuencias.

 


Además son conscientes de que una causa central de los accidentes de tránsito está relacionada con el aumento de velocidad y cada vez es más frecuente ver a jóvenes críticos respecto del papel que juega la publicidad en fomentar el exceso de velocidad, a partir de que el principal atractivo de los autos es su potencia.

 


Se debe destacar que no se debe conducir bajo efectos del alcohol o de drogas ilícitas. Evitar el uso del teléfono celular, pues aun en su modalidad de manos libres, disminuye el registro visual hasta en 50%, con la consiguiente predisposición al accidente.

 


Usar el cinturón de seguridad disminuye las posibilidades de morir hasta en 50% cuando se utiliza correctamente y por todos los ocupantes del vehículo. Es necesario enfatizar que los pasajeros del asiento posterior representan un peligro para los que viajan en la parte delantera del vehículo, al convertirse en proyectil si el automóvil se detiene subitamente.

 


Niños y niñas deben viajar en el asiento posterior del vehículo, asegurados con sillas portainfantes o cinturones de seguridad adecuados a su edad. Esta medida disminuye hasta un 50% la posibilidad de que mueran en caso de ocurrir un accidente.

 


Si bien es cierto que cuando se tripula una motocicleta la posibilidad de morir en un accidente se incrementa hasta 15 veces, la protección que otorga el casco disminuye el riesgo hasta en 45% y de sufrir lesiones graves hasta en 65%.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Takeda mostró sólidos resultados en el área de “fortalecimiento del sistema de salud”

La biofarmacéutica Takeda anunció que se ubicó en los principales puestos según el Índice de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *