Con problema de espalda 8 de cada 10 adultos

Existen medicamentos que alivian los síntomas de la parte baja de la espalda y en la mayoría de los pacientes la mejoría es casi inmediata



Ocho de cada 10 adultos presentan un problema de espalda en algún momento de su vida y la mayoría tiene más de un episodio en la parte baja de la espalda, que se puede manifestar de súbito o gradualmente. Es agudo si dura unos días o varias semanas, pero si permanece más de 3 meses, es crónico.


Las personas con mala condición física que trabajan en áreas que requieren esfuerzo físico pesado o pasan períodos prolongados de tiempo sentados o parados, tienen mayor riesgo de padecer problemas de la parte baja de la espalda, los cuales empeoran con la tensión emocional y la inactividad física.


Estos problemas son dolorosos. En la mayoría de los casos la molestia es menor y desaparece en unos días, sin necesidad de tratamiento. No obstante, se debe visitar al médico si los síntomas son severos e impiden realizar las actividades normales de cada día.


La columna vertebral o espina dorsal está compuesta de pequeños huesos llamados vértebras, que se colocan una sobre otra formando la columna y, entre cada par de ellas, existe un disco que funciona como un cojín (amortiguador).


Las vértebras se mantienen unidas con ligamentos y los músculos se ligan a las vértebras con unas tiras de tejido conocidas como tendones. La parte central de cada vértebra es hueca y, en línea con las demás, forman un canal largo en donde se encuentra la médula espinal, que va desde la base del cerebro hasta la parte baja de la espalda.


La parte baja de la espalda sostiene la mayoría del peso del cuerpo, de tal manera que incluso una alteración menor con los huesos, músculos, ligamentos o tendones del área puede causar dolor cuando la persona está de pie, se inclina o se mueve.


Un problema con el disco puede pellizcar o irritar un nervio de la médula espinal y causar dolor en la nalga o de ciática, que se siente en la pierna hasta debajo de la rodilla. También provoca adormecimiento, hormigueo (picazón) o debilidad en extremidades inferiores.


En muy pocos casos se conoce la causa exacta de los problemas. Los síntomas se atribuyen a tono muscular deficiente en la espalda, tensión o espasmo, torceduras, desgarramiento de músculos y ligamentos o a las coyunturas (articulaciones).


Existen muchos medicamentos y otros tratamientos que alivian los síntomas de la parte baja de la espalda y en la mayoría de los pacientes la mejoría es casi inmediata.


Cabe aclarar que los fármacos que requieren receta para eliminar el dolor de espalda provocan sueño, por lo que no se deben tomar si se maneja un vehículo o maquinaria pesada. También pueden tener otros efectos secundarios, como náusea, vómito, irritación de la piel o mareo.


Otras medidas que ayudan a disminuir las molestias son las compresas frías o calientes en la espalda dentro de las primeras 48 horas, a partir de que inician los síntomas. La compresa fría (una bolsa de hielo) se coloca en el área del dolor por intervalos de 5 a 10 minutos. Si los síntomas duran más de 48 horas, se puede usar un paño, ducha, baño caliente o cojín eléctrico para aliviar el dolor.


También se puede recurrir a la manipulación de la columna, que sólo puede aplicarlo el profesional de salud con capacitación en este tipo de tratamiento. Consiste en ejercer presión con las manos en la columna para ajustarla.


En general, cuando el dolor es severo, se recomienda evitar cargar objetos pesados, no levantarlos si el cuerpo no está en una posición frontal, está inclinado o se estira para alcanzar algo y tampoco permanecer sentado durante mucho tiempo. Usar zapatos sin tacón y cómodos, asegurar que la mesa de trabajo esté a una altura adecuada para la estatura, usar una silla que brinde apoyo para la parte baja de la espalda y que se pueda reclinar un poco, si tiene que estar sentado por largos períodos de tiempo, colocar los pies en el suelo o en un banquito, si debe estar de pie, colocar uno de los pies en un banquito.


Si debe guiar un vehículo por largas distancias, usar una almohada o toalla enrollada en la parte baja (curva) de la espalda y si tiene problemas para dormir, hacerlo boca arriba con una almohada bajo las rodillas o de lado, con las rodillas dobladas y una almohada entre ellas.


Si los síntomas son de moderados a leves, se recomienda regresar de forma gradual a la vida normal y realizar actividades sin lastimar o tensionar la espalda, como caminar distancias cortas, usar una bicicleta fija y nadar. No obstante, cualquier tipo de programa debe ser gradual, aumentando la velocidad y el tiempo poco a poco.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

DE es un padecimiento sexual masculino muy común a nivel mundial

La disfunción eréctil (DE) es un padecimiento sexual masculino muy común a nivel mundial, el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *