Tratamiento neuronal de la diabetes y la obesidad

México D. F.- La diabetes tipo 2 es una enfermedad directamente relacionada con la obesidad, por lo que un tratamiento capaz de atender ambos padecimientos sería de gran utilidad, de ahí la importancia de todos los descubrimientos médico-científicos al respecto. 


 


Ahora, investigadores de Israel y Estados Unidos dieron a conocer los resultados de un trabajo que podría cambiar por completo la estrategia de tratamiento de la diabetes y la obesidad, pues plantean abordar ambos padecimientos desde un punto de vista neuronal.


 


En la diabetes tipo 2 el cuerpo no está imposibilitado para producir insulina, pero sí para procesarla normalmente, fenómeno conocido como resistencia a la insulina. Bajo esta condición, el páncreas puede sufrir un verdadero colapso, pues al detectar que a la glucosa le cuesta llegar a las células, se esfuerza cada vez más para producir insulina.


 


De acuerdo con los autores de la investigación, publicada en la revista Nature, es posible ejercer un mayor control de los mecanismos del hipotálamo que rigen el apetito y el peso, pero, sobre todo, la redistribución de energía.


 


Los expertos del Centro Médico Beth de Israel y de la Escuela de Medicina de Harvard encontraron que, de todas las células del cerebro sensibles a la glucosa, hay por lo menos un tipo que incide en la homeostasis (sistemas de autorregulación química) de los niveles de glucosa de todo el organismo.


 


Si estas células se estimulan, mejora la asimilación de glucosa en el cuerpo, pero si se inhiben, esta asimilación decae, y es precisamente cuando hay obesidad y una dieta hipercalórica, que la actividad de estas células cae a niveles mínimos. Las neuronas a las que se refieren los expertos son las pro-opiomelanocortinas (POMC), presentes en el núcleo arcuato del cerebro, donde se originan muchos de los circuitos que controlan el impulso de comer y los efectos de éste, así como el reparto de la energía. Existen otras neuronas sensibles a la glucosa, pero con una actividad mucho menos significativa.


 


Para comprobar su hipótesis, los investigadores inhibieron la POMC en ratones y comprobaron que al hacerlo descendía la asimilación general de glucosa, disparando los síntomas de diabetes y de obesidad.


 


Gracias a los experimentos se descubrió que la sensibilidad de la pro-opiomelanocortina a la glucosa es directamente proporcional a su sensibilidad a la acción de una sustancia llamada %u201Cgenipita%u201D, un principio activo extraído de la flor de la gardenia, utilizado por la medicina tradicional china para tratar la diabetes de tipo 2 desde hace mucho tiempo.


 


La genipina bloquea una enzima llamada proteína desacoplante (UCP2), responsable de las deficiencias en la secreción de insulina del páncreas.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

CENAIDS es el acervo de libros sobre salud y disciplinas auxiliares más importante de América Latina

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con el Centro Nacional de Investigación Documental …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *