Asear genitales justo después del coito incrementaría riesgo de infección por VIH

México D. F.- Algunas investigaciones sobre el VIH/SIDA están tomando rumbos algo insólitos. Sobre todo, parecen dirigirse a métodos de prevención más básicos, tal vez tomando en cuenta las condiciones que imperan en países con un alto índice de contagios, como los africanos, en donde las medidas preventivas deben ser, además de eficaces, costeables y de fácil acceso.  


 


Hace unos meses se dio a conocer un estudio que aseguraba que la circuncisión reduce el riesgo de contagio ante el VIH; ahora, una nueva investigación realizada en Uganda revisó la efectividad del lavado de los genitales después de una relación sexual como medida preventiva ante el virus.


 


Los resultados del trabajo fueron presentados durante la reciente Conferencia Internacional sobre VIH, celebrada en Sydney, Australia, donde el equipo dirigido por el doctor Fredrick E. Makumbi, afirmó que los hombres que se lavan los genitales al menos 10 minutos después del coito tienen menos probabilidad de infectarse con el VIH que aquellos que lo hacen justo después.


 


La investigación fue patrocinada por el Instituto de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, y en ella participaron dos mil 552 varones no circuncidados de entre 15 y 49 años del distrito de Rakai, en Uganda, quienes al principio del trabajo no presentaban infección por VIH.


 


El equipo de investigación preguntó a los participantes si se habían lavado tras mantener relaciones sexuales con todas sus parejas, cuándo lo habían hecho y si habían limpiado también la ropa o sólo sus genitales.


 


Luego de analizar las respuestas, se observó que aquellos hombres que se lavaron en los tres minutos siguientes a la relación presentaron un riesgo de infección por VIH del 2.3 por ciento, contra el 0.4 por ciento de los que esperaron al menos 10 minutos en asearse.


 


Una posible explicación de este fenómeno es que el pH neutro del agua puede contrarrestar el pH ácido de las secreciones vaginales y debilitar la capacidad del VIH para sobrevivir en el pene. No obstante, algunos expertos han señalado carencias en la investigación, como la falta de atención a otros factores tales como el tipo de jabón usado o el tipo y forma de aseo.


 


Estudios previos ya habían evaluado el papel del aseo después de las relaciones sexuales, la cual se asoció con un menor riesgo de contagio en hombres circuncidados. Otros trabajos, en cambio, señalaron a la práctica como contraproducente en el caso de las mujeres, pues incrementa el riesgo de infección.


 


Los autores del estudio recomendaron nuevas investigaciones para valorar el efecto del agua y otros artículos de limpieza sobre el VIH, así como la respuesta inmunológica ante secreciones vaginales diluidas.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Reconocen al personal médico mexicano

En 1937, durante la Convención de Sindicatos Médicos Confederados de la República, se estableció que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *