Inicio / Detodocorazon.mx / La enfermedad arterial periférica puede ocultarse tras un dolor de piernas

La enfermedad arterial periférica puede ocultarse tras un dolor de piernas

México D. F., 9 de abril (Redacción LaSalud.com.mx).- La enfermedad arterial periférica (EAP) consiste en una falla importante en el flujo de la sangre a las arterias, lo que impide una irrigación sanguínea adecuada. Este padecimiento es generado por la acumulación de grasa en las arterias (ateroesclerosis) y es común en las personas mayores de 60 años.


La EAP se presenta con más frecuencia en los hombres que en las mujeres, en proporción de 2 a 1. Este fenómeno se explica por el hecho de que la mujer, durante su etapa reproductiva, cuenta con protección hormonal contra la ateroesclerosis, gracias a la cual la acumulación de grasa en las arterias se retrasa para iniciar después de los 45 años. En contraste, los varones comienzan a acumular grasa en sus arterias desde los 20 años.


El síntoma más claro de la EAP es un intenso dolor en las piernas (claudicación intermitente) después de caminar un poco. El dolor se presenta principalmente en las pantorrillas o muslos, y su intensidad obliga a detenerse al que lo sufre, posteriormente desaparece, pero se vuelve a presentar. La enfermedad se agudiza en época de frío y es común que confundida con problemas de reuma o dolor articular, incluso con alteraciones de la columna vertebral.


El frío hace que el flujo sanguíneo hacía la piel aumente, restándole una buena irrigación a los músculo, ya que provoca una mayor demanda de nutrientes y de oxígeno, los cuales se quedan en la dermis, por lo que la sangre no llega en cantidad suficiente a las arterias, principalmente de las extremidades inferiores, lo que ocasiona  el dolor.


El doctor Alfonso Cossío Zazueta, del Servicio de Angiología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional %u201CLa Raza%u201D del IMSS, explicó que aunque el envejecimiento es un factor importante en la degeneración arterial, los riesgos se pueden reducir con medidas tan simples como la practica de ejercicio y una dieta baja en grasas de origen animal.


Otra forma de prevenir la EAP es evitar el tabaquismo y seguir los tratamientos al pie de la letra en caso de padecer diabetes, hipertensión arterial, problemas cardiacos o colesterol y triglicéridos elevados.


Si no se atiende oportunamente, el dolor no sólo se presentará al caminar, sino también en reposo, y puede agravarse hasta evolucionar en una gangrena y requerir de amputación, advirtió el especialista.


No existe tratamiento farmacológico para la enfermedad arterial periférica. El 80 por ciento de los casos se controla únicamente con mejoras en el estilo de vida, las cuales deben incluir una alimentación sana y ejercicio periódico. El restante 20 por ciento necesitará de cirugía.


El médico recomendó a los pacientes con EAP seguir las siguientes medidas: utilizar calcetines que brinden calor y que no queden apretados; evitar medias o ropa ajustada; mantenerse bien abrigados por la noche, y tener de no sufrir cortaduras o heridas en los pies, pues esto dificulta la cicatrización.


 


Acerca Redacción

También te puede interesar

INSP organizó el curso-taller de control del tabaco en México y América Latina

Pulmon.mx.- Uno de los logros de esta administración fue la prohibición de la importación de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *