Inicio / Cancerdemama.mx / Sobre el ejercicio interdisciplinario de la medicina

Sobre el ejercicio interdisciplinario de la medicina

Por Carlos Henze y Víctor M. García


México D. F.,  7 de Marzo (LaSalud.com.mx).- La medicina moderna ha debido plantearse una nueva forma de abordar las enfermedades para poder ayudar a los pacientes. Pasó ya el tiempo en que las especialidades médicas eran, literalmente, islas de conocimiento, alejadas unas de otras. El fenómeno de la práctica interdisciplinaria de la medicina no es nuevo, es cierto, pero es en la actualidad cuando más claramente podemos apreciar sus ventajas.


Que alguien con un tumor cerebral sea atendido por una gama de especialistas para ser operado sin necesidad de abrir su cráneo es uno de los ejemplos más significativos de la cooperación entre los médicos. Así lo manifestó el doctor Antonio Zárate, coordinador del área de Servicios Modulares del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, del ISSSTE, en entrevista con LaSalud.com.mx.


Los ejemplos de que los seres humanos logramos, en muchas ocasiones, mejores resultados cuando trabajamos en equipo son muchos, pero la medicina destaca por ser una forma activa y visible de mejorar la vida de los demás. Compartimos con nuestros lectores esta plática con el doctor Zárate y los invitamos a pensar sobre la idea de que la unión de esfuerzos y conocimientos puede redundar en un gran beneficio para nuestros semejantes.


Doctor, ¿qué son los Servicios Modulares del Hospital 20 de Noviembre?


La definición de Servicios Modulares viene del %u201Crenacimiento%u201D del Hospital 20 de Noviembre, de lo que era antes el %u201CHospital Regional 20 de Noviembre%u201D. El hospital se remodeló y dejó el carácter de regional, en su forma administrativa y de ejercicio asistencial, para convertirse en Centro Médico Nacional.


La organización médica también se renovó y con ello surgió la coordinación médica, que agrupa divisiones; en ese momento nació también la Coordinación de Servicios Modulares, que agrupa tres divisiones.


¿Por qué servicios modulares? Porque son servicios que tienen una atención de tipo  %u201Cmodular%u201D. Módulo significa, en concreto, %u201Cun servicio dedicado a una especialidad%u201D. Por ejemplo, un módulo de hematología es un servicio completo, pero con un alto desarrollo asistencial, científico, docente, académico y de investigación. Los Servicios Modulares necesariamente se tienen que integrar en divisiones, por eso, tenemos tres divisiones que agrupan a las especialidades afines.


¿Cuáles son esas divisiones?


En primer lugar, está la división de Enfermedades Neoplásicas y Proliferativas, esto sería, en un contexto coloquial, la oncología médica, quirúrgica, hematológica e incluso la hepatología no oncológica. Están también la radioterapia y la física médica. Toda la oncología está agrupada en esta división de manera modular.


Otra división de mucha importancia es la de Cirugía Cardiovascular, en este contexto entran todas las enfermedades cardiológicas y están agrupados los servicios modulares de cardiología, hemodinamia, cirugía cardiaca, ecocardiografía y electrofisiología, entre otros. Aquí está incluido también el aspecto de atención asistencial, preventiva y curativa de las enfermedades cardiológicas de los niños; el intervencionismo, es decir la cirugía de mínima invasión, también está contemplado.


Esta división conjunta a especialistas de renombre nacional, respaldados por tecnología de punta, lo que permite darle al derechohabiente una verdadera atención de excelencia.


La otra división de Servicios Modulares es la de Neurociencias, donde se integran los servicios de psiquiatría, neurología, neurocirugía y neurofisiología. Esta división ha tenido una representación muy especial en esta parte de la historia del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, porque al integrarse esta división como tal, al unirse cada servicio modular en una división, empieza a aplicarse un servicio interdisciplinario como las otras divisiones ya lo venían haciendo en el %u201Cantiguo%u201D Hospital Regional 20 de Noviembre.


La cardiología y la oncología ya funcionaban de manera interdisciplinaria, cuando se integraron en módulos, ellos ya venían ejerciendo esa interdisciplina. En las neurociencias no existía eso. Al integrarse los servicios de las neurociencias para ejercer como servicios modulares en la división de neurociencias, vemos que los neurólogos, neurocirujanos, psiquiatras, neurofisiólogos y neuropsicólogos trabajamos en un equipo para atender enfermedades psiquiátricas que hoy en día pueden ser tratadas con procedimientos quirúrgicos, los cuales se practicaban en otras partes del mundo, pero que en México se daban de manera muy aislada.


Hoy, en el 20 de Noviembre, la psicocirugía es una práctica interdisciplinaria en donde el psiquiatra descubre que su paciente ya no tiene alternativas de curación y que la única esperanza podría ser una intervención neuroquirúrgica en centros específicos de la conducta para tratar de desaparecer los síntomas de enfermedades como la agresividad, anorexia nerviosa o un trastorno obsesivo-compulsivo, por ejemplo, y con muy buenos resultados.


Otro ejemplo del beneficio de la suma de servicios para integrar servicios modulares en una coordinación, sería el manejo de la epilepsia y de la enfermedad de Parkinson. En el caso de ésta última enfermedad, el neurólogo es un gran detector de la patología en la consulta externa. Cuando se agotan las posibilidades de manejo, el neurólogo, en un ejercicio médico de intercomunicación, una verdadera sesión clínica de neurociencias, expone la posibilidad de que un determinado paciente pueda ser sometido a una neurocirugía para ayudarlo.


¿En qué año se inauguró el área de Servicios Modulares en el Hospital 20 de Noviembre?


Arrancó en octubre de 1994, que fue cuando se inauguró oficialmente este Centro Médico Nacional. El 14 de febrero cumplí cuatro años de estar al frente de los Servicios Modulares y ha sido un gran honor.


Yo soy neurocirujano, me preparé en este hospital a mediados de los años 70, después tuve la fortuna de quedarme como médico adscrito en el servicio y desde luego de seguir aprendiendo. No he dejado de realizar intervenciones, afortunadamente el puesto no me lo impide, a pesar de ser muy demandante. Después se me confió la división de neurociencias casi durante nueve años.


¿Cuál es su principal fuente de pacientes?


La fuente son los hospitales regionales. El ejercicio asistencial aquí se da mediante el proceso de selección para alta especialidad, el cual se hace en los hospitales regionales cuando no tienen la capacidad resolutiva para la atención de cierta enfermedad, debido a lo complejo de la tecnología requerida y al desarrollo de la especialidad.


En el CMN 20 de Noviembre tenemos lo que se llama el perfil de morbilidad de tercer nivel más la alta especialidad. El tercer nivel está constituido por los hospitales que tienen el más alto desarrollo de las cuatro especialidades básicas: gineco-obstetricia, pediatría, medicina interna y cirugía.


En Servicios Modulares, por ejemplo, existe la única unidad coronaria de la institución (el ISSSTE). La unidad coronaria es una terapia intensiva para enfermos graves del corazón, esta es otra parte del servicio modular de Cirugía Cardiovascular.  


¿No cree usted que los servicios médicos en ocasiones están demasiado centralizados?


Nuestro país es muy grande, es cierto. Un paciente del noroeste, por ejemplo, con una enfermedad cardiológica, debería ser atendido en su totalidad en el hospital regional correspondiente. Sin embargo, considerando que nuestro instituto tiene muchísimas necesidades, las carencias provocadas por los (bajos) presupuestos; con todo y que las más altas autoridades han dado un gran respaldo en los últimos años, los hospitales regionales de muchas zonas %u2013por los más diversos motivos, desde luego, en primer lugar los presupuestales- todavía no implementan la atención a toda la capacidad necesaria. Por eso tenemos que pacientes cardiológicos de Tijuana, pongamos que un niño que necesita de un cateterismo, tienen que venir hasta este hospital para su atención.      


Yo creo que los programas de desarrollo de nuestro instituto tienen contemplada esta situación, se tendrá que dar, y pronto, para las enfermedades más comunes, como son las cardiológicas. La institución ya está haciendo frente a esto; en la medida de sus posibilidades debe continuar apoyando a esos hospitales para que el propio Centro Médico 20 de Noviembre no se vea sobresaturado e incapaz de responder.


¿No se tiene algún plan específico para trasladar, tal vez, una especialidad a uno de estos centros?


A través de un programa que cuenta con un presupuesto bastante grande ya se iniciaron los soportes de atención a enfermos cardiológicos en hospitales regionales como los de Monterrey y Guadalajara, para que tanto la cardiología intervencionista y la quirúrgica sean resueltas ahí mismo. Esto ha disminuido bastante la afluencia de pacientes.


Menciono mucho esta especialidad (la cardiología) porque las enfermedades cardiológicas ocupan el primer lugar en morbilidad a nivel nacional, seguidas por el cáncer, especialmente el de mama y el cervico-uterino. El instituto destina una buena parte de presupuesto para la prevención de estas enfermedades.


¿Qué podemos esperar del área de Servicios Modulares en el  futuro cercano?


Otro de los pasos que dio el instituto en el ejercicio asistencial para beneficio de sus derechohabientes a través de las neurociencias, de la oncología y de la física médica es el empleo de la llamada %u201Ccirugía de cerebro sin bisturí%u201D. Esto es, el uso de la radioterapia mediante métodos estereotácticos, que son métodos neuroquirúrgicos, para realizar una intervención en el cerebro con máxima precisión.


Mediante la intervención de físicos médicos, oncólogos, radioterapeutas, neurocirujanos estereotácticos y neurólogos clínicos en un solo procedimiento interdisciplinario, se les puede proporcionar el beneficio de una cirugía -sin necesidad de abrir el cráneo- a los pacientes portadores de un tumor en el cerebro y que no tienen ninguna otra alternativa. Creo que este es un ejemplo muy claro del trabajo interdisciplinario que se lleva a cabo en este Centro Médico.


El instituto acaba de invertir una suma muy importante, casi 70 millones de pesos, en la adquisición de dos aceleradores lineales para radiaciones terapéuticas que van a beneficiar a toda la población. Con estos aparatos, la cirugía de cerebro sin bisturí va a tener un escalamiento y una mejor proyección, pero no sólo eso, tendremos también la oportunidad de usar ese tipo de cirugía en el cuerpo entero, con un margen de error de no más de dos milímetros.    


De esa manera, los beneficiados ya no serán sólo aquellos con tumores inaccesibles en el cerebro, sino también los pacientes con cáncer de próstata, por ejemplo.


Acerca Redacción

También te puede interesar

Se estima que cerca de seis mil muertes anuales en México se deben al consumo de AGT

La eliminación de los AGT del suministro de alimentos es una meta prioritaria del 13º …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *