También el colon se puede irritar; cuidado con el estrés

Por Ady Corona

México, D. F., 28 de julio (Mundo de Hoy).- Hoy en día es complejo tener una actitud libre de estrés, puesto que todo lo que nos rodea y las circunstancias del entorno nos provocan trastornos que a veces pueden tener severas consecuencias en nuestro organismo.

Uno de los tantos casos por los que el ser humano pasa, es cuando tenemos el síndrome del colon irritable, que no es otra cosa que un aumento desproporcionado de la motilidad de los intestinos, lo cual nos ocasiona molestias tanto para defecar como para movernos o incluso comer.

De nueva cuenta las mujeres somos las principales víctimas del síndrome, pues se ha detectado que somos las primeras en padecerlo a diferencia de los hombres, así como en la adolescencia, que es cuando se presenta la serie de cambios físicos asociados con los emocionales y psicológicos; aunque cabe señalar que también la gente mayor a los 50 años puede ser víctima de esta enfermedad funcional del intestino, pero estos son casos raros.

Los estudios médicos aún no definen bien qué sucede en las estructuras de los intestinos al padecer de una irritación de esta índole, la cuestión es que si el cerebro manda la información de que se encuentra bajo un momento de presión, estrés, nerviosismo, ansiedad, así como cualquier otra alteración emocional, sucede un trastorno digestivo y se manifiesta a través de dolor abdominal, espasmos e incluso gases, flatulencia, que se ve mejorada cuando se ha vaciado el intestino del desecho o cuando se aplican sobre nuestro abdomen compresas de agua caliente.

Por ello al síndrome del colon irritable está asociado a las personas que son muy nerviosas y aprensivas, ya que no cuentan con la tranquilidad emocional-cerebral necesarias para mantener al cuerpo en óptimas condiciones.

Hay factores que predisponen a las personas a padecer de este colon espástico y entre ellos podemos percibir, aparte de la situación de estrés, el consumo de laxantes, así como una mala alimentación, que propician que los intestinos no funcionen como deberían hacerlo.

Así, el funcionamiento se ve alterado y se produce diarrea o estreñimiento, o en su defecto puede haber alternancia entre uno y otro, de igual modo, las heces fecales pueden venir acompañadas de moco o incluso tomar forma de pequeñas piedras, síntomas que, además, se acompañan de dolor de espalda, indigestión, eructos, extremo cansancio, palpitaciones (taquicardia), acidez estomacal, náuseas y  hasta pérdida del apetito, por lo cual, si pasado de mínimo 3 días no se tienen mejorías, lo ideal es acudir con el médico, pues si se pasa más tiempo sin comer o incluso con un funcionamiento alterado del corazón, pudieran presentarse complicaciones.

Por tal motivo, el diagnóstico médico debe descartar antes que todo, la presencia de otras enfermedades que también pudieran desencadenar los mismos síntomas,  y así prestarle atención a lo que el doctor nos indique para mejorar nuestra situación anímica y psicológica, con el propósito de que no haya más una función del colon irritable.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Llega a México IDeglira para tratar la diabetes tipo 2

La diabetes es uno de los problemas de salud que requieren de atención urgente en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *