Inicio / Noticias / STC, epidemia de países industrializados

STC, epidemia de países industrializados

México, D. F., 7 de julio (Redacción Salud Mundo de Hoy).- El Síndrome del Túnel del Carpo (STC) es considerado una epidemia en naciones industrializadas, como Estados Unidos, Australia y Japón, debido a que los casos del trastorno van en aumento cada año, indicó  el doctor Leobardo Guerrero Beltrán, jefe del Servicio de Miembros Toráxicos del Hospital Juárez de México, de la Secretaría de Salud.

El STC se presenta cuando hay una opresión del nervio medio a nivel de la muñeca, manifestándose con una sensación de hormigueo, endormecimiento y dolor agudo, principalmente en la mano derecha.

El uso del mouse de manera prolongada, así como el embarazo, la menopausia, los microtraumas- ocasionados por utilizar aparatos vibratorios de construcción, provocan inflamación de la muñeca- y las enfermedades crónicas, como diabetes e hipertensión, son los principales factores de riesgo asociados con el síndrome.

La etapa del embarazo es considerada riesgosa en este tipo padecimiento, debido al cambio hormonal que se sufre en el proceso de gestación.

Las mujeres son más propensas a padecer el STC, entre los 30 a 50 años de edad, con una prevalencia de cinco féminas por un hombre, afirmó el jefe de servicios de Miembros Toráxicos.
 
El trastorno puede presentarse en la noche como una molestia aguda, que puede llega a ser tan fuerte que dificulta el sueño o lo interrumpe por completo.

Si el STC no se atiende a tiempo puede causar que la extremidad se atrofie hasta que pierda movimiento o se paralice y tome una forma conocida como ‘mano de simio’-dedos engarrotados-.

El especialista señaló que el padecimiento es resultado de la época moderna, por lo que aún  no se cuenta con estadísticas claras; sin embargo, la institución recibe al día entre 13 a 15 personas que presentan principios de la enfermedad.

Existen dos tipos de tratamiento para atacar la enfermedad. El primero es el conservador, que consiste en la suministración de desinflamatorios antineuríticos (vitamina B), neuromoduladores, inmovilización de la mano a través de una férula nocturna e infiltración con lidocaína y esteroides.

Y el segundo es el quirúrgico, el cual se puede llevar a cabo a través de una incisión abierta o vía endoscópica.

La recuperación en  ambas casos resulta satisfactoria, aunque se pueden presentar complicaciones por una infección o una intervención quirúrgica incorrecta.

Para finalizar su ponencia, el doctor Leobardo Guerrero, recomendó tomar acciones preventivas en caso de realizar labores de oficina, como sentarse en  una posición adecuada, utilizar un mouse ergonómico, así como tomar algunos recesos para ejercitar la muñeca y dedos, utilizando una pelotita antiestrés.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Dr. Felipe Cruz Vega es nombrado Presidente de la Academia Mexicana de Cirugía

Por novena ocasión en su historia, la Academia Mexicana de Cirugía será presidida por uno …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *