Padecen ansiedad entre el 5 y el 8% de niños mexicanos

México, D. F., 3 de julio (Redacción Salud Mundo de Hoy).- En México, entre el cinco y el ocho por ciento de los niños y adolescentes sufren de ansiedad, la cual se puede presentar a partir de los siete y los 12 años de edad, en la mayoría de los casos (80 por ciento), si no se atiende a tiempo se puede extender hasta la edad adulta generando un cuadro de depresión crónica o en el peor de los casos el suicido, según información del Hospital Psiquiátrico Infantil ‘Juan N. Navarro’.

La ansiedad se presenta cuándo ocurre una vivencia no grata, ya sea de amenaza, real o imaginaria. El resultado frente a tales situaciones puede ser a través de síntomas físicos o psíquicos que generan una función defensiva ante la experiencia. Este sentimiento se produce por estímulos específicos, generándose el miedo -sistema de alarma que ayuda al infante a evitar circunstancias de peligro-.

El inicio de clases, divorcio de los padres, intervención quirúrgica, la muerte de un familiar o amigos, dificultades escolares, ataque o experiencias sexuales, menstruación, accidentes, situaciones o preocupaciones de peligro imaginario pueden generar trastornos de ansiedad y estrés en un menor vulnerable que pueden desencadenar en conductas suicidas. 

Tan sólo en cinco años, la tasa de mortandad autoinfligida pasó del 15 al 21 por ciento, esto es, tres mil 89 casos de suicidio, ubicándose como la séptima causa de muerte en pequeños de cinco a 14 años de edad, de acuerdo con declaraciones de la doctora Inés Nogales Imaca, adscrita a la Clínica de Trastornos Emocionales del Hospital Psiquiátrico Infantil.
 
Otro de los padecimientos que se presentan en la etapa de la niñez y la adolescencia es la depresión.

 La palabra proviene del latín ‘depressio’ que significa ‘hundimiento’, el trastorno es una enfermedad que afecta al organismo, el estado de ánimo y a la percepción de la realidad.

Entre la sintomatología se puede mencionar la baja autoestima, estado de tristeza constante, sentimientos de desesperanza, pesimismo, culpa, inutilidad y desamparo, así como la pérdida de interés por actividades o pasatiempos que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual, mala conducta, bajo aprovechamiento escolar, falta de sueño o dormir más de la cuenta, cambios en su arreglo personal, aumento o pérdida de peso, mal humor e ideas de muerte.  

La depresión para el 2020 se convertirá en la segunda incapacidad en el mundo, detrás de las enfermedades isquémicas -infartos, insuficiencia coronaria y accidentes cardiovasculares-, mientras que en el 2000 ocupó el cuarto lugar, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
Ambas enfermedades comparten factores de riesgo, como el genético, biológico y eventos ambientales estresantes.

En la ansiedad interfiere la fragilidad del niño a las reacciones emocionales y rechazo por parte de la madre. Mientras que en la depresión la predisposición cognitiva, la pubertad y lo sociocultural aumentan el peligro de padecerlo.

Es importante que los padres, familiares y maestros se encuentren atentos ante cualquier indicio, debido a que un cuadro de ansiedad o depresión preexistente puede llevar al infante u adolescente a recurrir a la puerta falsa.  


Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Hacia una cultura de calidad en el sistema de salud

Para un mejor abordaje de los trastornos de la coagulación Por: Psic. Ana Paola Abreu …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *