Aumentan casos de gastroenteritis en periodo vacacional.

Las infecciones gastrointestinales entre menores de edad, como la gastroenteritis, aumentan 30 por ciento su incidencia durante periodos vacacionales debido a los procesos infecciosos que se presentan por tomar agua contaminada, falta de higiene al preparar alimentos, consumirlos en lugares insalubres y no lavarse las manos, factores que complican estos padecimientos. 

Por ello, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) atiende y soluciona estos males, especialmente en menores de edad, a través de su personal médico capacitado y especializado que labora en sus casi mil 800 instalaciones de todos los niveles: mil 505 Unidades de Medicina Familiar (UMF), 227 Hospitales Generales de Zona, Subzona y Regional (HGZ, HGSZ y HGR), así como en 38 Unidades Médicas de Alta Especialidad (UMAE) y 26 Unidades Médicas de Atención Ambulatoria (UMAA). 

La doctora María Teresa Vázquez Cruz, pediatra del Hospital General Regional número 1 %u201CCarlos Mac Gregor Sánchez Navarro%u201D, del IMSS, dijo que en caso de que los infantes presenten los síntomas de gastroenteritis (presencia de amibas), se debe acudir de inmediato a la clínica del IMSS que le corresponde. 

Explicó que las infecciones por intoxicación alimentaria se desarrollan al consumir alimentos contaminados con toxinas originadas por bacterias de heces fecales, que por contaminación ambiental se depositan en comida donde no hay higiene. 

Los síntomas más comunes de la enfermedad son: náusea, vómito, dolor abdominal, diarrea, evacuaciones (con presencia de mucosidad o sangre), fiebre y deshidratación. Una vez que se conocen las condiciones en que se encuentra el menor, el médico familiar determina si es atendido en consultorio o debe ser canalizado al servicio de Pediatría en hospitales de Zona o Regional. 

Añadió que en la clínica familiar se ofrece al paciente Vida Suero Oral, preparación que aporta líquidos y electrolitos, aceptada y aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a quienes están en riesgo de sufrir deshidratación. 

Dijo que con los síntomas más complicados del paciente -decaídos, débiles, con temperatura superior a 38 grados, sin comer o aceptar líquidos, vómito y diarrea frecuentes-, los menores son internados en hospitales. 

Una vez internados, explicó, el personal médico controla la temperatura y así evita complicaciones secundarias como crisis convulsivas, frecuentes en menores de 6 años. Y en caso extremo de deshidratación, se estabilizan vía intravenosa, de acuerdo con las condiciones del pequeño. 

La especialista del IMSS agregó que cuando los pacientes superan el cuadro crítico de las infecciones, generalmente causadas por bacterias, virus y parásitos, son dados de alta para continuar su tratamiento farmacológico en casa. 

Recomendó que entre las medidas preventivas que se pueden enseñar a los niños, destacan el lavado de manos antes de comer y después de ir al baño, tomar agua embotellada y alimentos bien cocidos y bajo refrigeración. 

Por ello, exhortó  a los padres para estar pendientes de los síntomas que presente el pequeño para llevarlo al médico en forma oportuna, y recibir atención adecuada que evite la deshidratación -prevenible ciento por ciento.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS reconoció el valor y la disciplina del personal de enfermería

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reconoció el valor y la disciplina del personal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *