Ablactación, un cambio de alimentación en los bebés.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Delegación Estado de México Poniente, a través de la Coordinación de Nutrición y Dietética, informa, que la ablactación es importante en los bebés de cuatro a seis  meses de nacidos, ya que es un periodo de adaptación alimentaria y de suma importancia. 

Al respecto, la  Coordinación de Nutrición indicó que la ablactación es la introducción paulatina de nuevos alimentos en la dieta del bebé, etapa  que se inicia a partir de los cuatro meses de edad. 

A esa edad se inicia, con la incorporación de frutas como manzanas o peras, previamente cocidas y hechas papilla, sin agregarle algún tipo de ingrediente que pueda alterar el sabor natural del alimento, lo que quiere decir que no deben llevar azúcar o sal.  

Lo anterior, es por que el menor se encuentra en un proceso de identificación de sabores, los cuales debe aprender a diferenciar plenamente sin ningún tipo de alteración que afecte considerablemente su consumo. 

Entre los cuatro y seis meses de nacido, el menor ya probó frutas cocidas, el siguiente paso es consumirlas de manera cruda y raspadas con cuchara, incluyendo además de ellas, plátano, verduras cocidas y molidas como zanahorias, calabacitas y chayotes sin sal, ajo o cebolla. 

Es importante en esta etapa que, por un periodo aproximado de tres días, el bebé se mantenga comiendo un sólo tipo de fruta, con la finalidad de que identifique plenamente los sabores y las texturas de cada alimento. 

A partir de los seis meses, se le pueden incluir cereales de arroz, avena, galletas remojadas y sopa de pasta cocida; entrados los siete meses el bebé  puede consumir alimentos pertenecientes al grupo de las leguminosas, es decir caldo de frijol o lentejas licuadas, sin ningún tipo de saborizante extra  como la sal. 

En los siguientes meses, el menor cuenta con dientes que le ayudan a  ingerir de mejor manera la comida, es entre los ocho y nueve meses cuando comienzan a dársele papillas de carne como pollo o res sin grasas; además de  frutas y verduras finamente picadas, recordando que debe ser un alimento a la vez, sin revolver la carne con la verdura o fruta. 

Es de suma importancia que a los menores de un año no se les suministren alimentos como el pescado, huevo y naranja, ya que estos contienen un alto grado de alérgenos que pueden causar algunos tipos de padecimientos, advirtió la Coordinación de Nutrición del IMSS. 

Por lo tanto debemos recordar, siempre introducir un alimento nuevo a la vez y esperar de entre tres y cinco días antes de darle al bebé un alimento distinto; así mismo se aumenta paulatinamente la cantidad de alimento, ya que debe ser lenta y progresiva según él lo requiera. 

En esta etapa, la lactancia materna no debe suspenderse, pues es un complemento en la alimentación del menor, el cual permitirá que el niño adquiera nutrientes, además de formar hábitos que fomenten la buena alimentación, finalizó. 

En la Delegación del Seguro Social Estado de México Poniente contamos con 52 dietistas, nutricionistas, nutristas o nutriólogos, avocados a la tarea de crear, vigilar y hasta cambiar nuestros hábitos alimenticios. Gracias por estar al pendiente de nuestra salud un año más: Feliz día del Nutricionista.    

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Campeche inició la vacunación anticovid a maestros

El fin de semana Campeche continuó vacunando al personal de salud y, al mismo tiempo, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *