Sólo 20 por ciento de los niños diabéticos se alimentan correctamente.

En nuestro país,  la diabetes es una de las enfermedades crónico-degenerativas que más afecta a la población, los niños no son la excepción; frente a ésta situación el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Delegación Estado de México Poniente, a través del área de Nutrición y Dietética, da a conocer que sólo 20 por ciento de los niños diabéticos, entre los ocho años de edad, llevan una alimentación correcta. 

Los pequeños que padecen diabetes, enfrentan los mismos desafíos alimenticios que los adultos, principalmente el de mantener hábitos saludables, tarea que en la mayoría de las veces resulta difícil, por las antojos presentes en todo momento del día como son los dulces, chocolates y refrescos, entre otros.  

Lo primordial es controlar esta enfermedad en los niños; ello se logra con un plan de alimentación que puede variar de acuerdo a las características de cada pequeño. El IMSS ofrece a todo derechohabiente un plan que se elabora en coordinación con el médico familiar en cuestión y el nutriólogo, en donde se dan las especificaciones que deben de seguirse, para mejorar la calidad de vida de los infantes.  

Los niños con diabetes necesitan comidas que contribuyan a tener una buena salud, un crecimiento normal y un peso saludable; así como un balance de consumo de carbohidratos: carne, huevo, legumbres, pan, papas; la leche también pertenece a éste grupo y se recomienda a los niños que padecen esta enfermedad, ingieran leche semidescremada. 

En el caso de las frutas, al contener grandes cantidades de azúcar (fructosa),  se recomienda que sea moderado su consumo; todo con el fin de mantener sus niveles de azúcar en la sangre bajo control. La comida que ingieran los niños debe colaborar a mantener un rango saludable en los niveles de lípidos o grasas en la sangre (como colesterol y triglicéridos). 

Lo ideal es proveer al niño diabético con productos bajos en grasa y sin azúcar -lights- como leche, jugos, azúcar, refrescos; alimentos que contengan fibra (pan, cereales, manzana), leguminosas y ceereales, como frijol, tortilla y pan integral, son algunos de los recomendados para consumir en mayor cantidad.       

El tener una alimentación balanceada ayuda a prevenir algunos problemas de salud a largo plazo que la diabetes puede causar. No debemos confundir la alimentación que lleva un adulto con esta enfermedad, con la de un niño, ya que el metabolismo es diferente, así como los nutrientes que necesita un infante. Recordemos que ellos están en desarrollo y requieren de ciertos alimentos para poder alcanzar su nivel óptimo.     

Finalmente, los especialistas en Nutrición del IMSS señalaron que, en caso de ser necesario, hay que llevar al niño al psicólogo, ya que en ocasiones no pueden entender  el  por qué no pueden tener una alimentación como la de otros niños. 

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS reconoció el valor y la disciplina del personal de enfermería

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reconoció el valor y la disciplina del personal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *