Detodocorazon.mxNacionalNoticias

En esta temporada de calor consume pescados y mariscos frescos.

Son alimentos susceptibles de ser perecederos en forma rápida por el calor

En esta temporada, la población debe tener especial cuidado con los alimentos que contengan pescados y mariscos, ya que estos productos son rápidamente perecederos, por lo que su consumo en condiciones inadecuadas pueden generan enfermedades gastrointestinales, como salmonelosis y diarrea.
 
Sin embargo, el consumo habitual de pescado es una buena recomendación para una alimentación correcta por sus proteínas de alta calidad y ser rico en fósforo, magnesio, vitamina A y selenio. Sin embargo, al comprar pescados y mariscos, es importante percibir su aroma, y si desprende olor a amoniaco o tiene mal olor, no debe consumirse.
 
La nutrióloga Martha Leticia Martínez Viveros, coordinadora de Programas Integrados de Salud, del Instituto Mexicano del Seguro Social (PREVENIMSS), agregó que en el caso del pescado, hay que revisar que los ojos estén brillantes, cristalinos y saltones; de lo contrario, cuando ya se ven opacos, oscuros o grisáceos es síntoma de que el alimento no está en buenas condiciones.
 
Añadió que las escamas deben ser brillantes y pegadas a la piel, rojizas o rosadas, libres de golpes o color que no sea el propio o característico de los alimentos. Además, la carne debe ser firme y si al presionar con un dedo, la carne queda marcada, significa que es un pescado que no reúne las características de frescura.
 
Dijo también que la seguridad del consumo de pescados y mariscos incluye la compra, almacenamiento y preparación en forma correcta, y lo mejor es prepararlo en casa. Pero si se consumen fuera de ésta, se debe verificar la higiene del establecimiento donde se venden estos alimentos, además de observar el manejo y conservación de las preparaciones, ya que se corre mayor riesgo con los alimentos que se consumen crudos, como el ceviche.
 
Insistió en que es importante que el establecimiento que vende pescados y mariscos reúna las condiciones de higiene, conservación bajo refrigeración o colocados sobre camas de hielo y, de preferencia, que no estén al aire libre, expuestos al polvo.
 
Martínez Viveros afirmó que esta temporada es un buen pretexto para que la población revise sus hábitos alimenticios e incluso acuda al médico para que le sean practicados algunos estudios de laboratorio, para determinar sus niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa, ya que la alimentación durante esta temporada tiene ventajas para la salud y la podemos convertir en un estilo de vida saludable.
 
No obstante, alertó sobre los principales síntomas de estas enfermedades gastrointestinales, derivadas del consumo inadecuado de pescados y mariscos: pérdida de apetito, diarrea, vómito, náuseas y malestar en general.
 
La nutrióloga añadió que cuando el vómito y la diarrea permanecen durante largas horas o por días, pueden provocar deshidratación, lo cual también se acompaña de pérdida de minerales (sodio y potasio), lo que puede inducir alteraciones en el organismo, generando disminución de la presión arterial y desequilibrio hidroelectrolítico.
 
Los síntomas anteriores, dijo, son potencialmente graves, por lo que se requiere tener cuidados especiales, mantener una adecuada hidratación y, en caso necesario, acudir con oportunidad al médico para recibir el tratamiento correspondiente. También precisó que las personas que tienen problemas de hipertensión arterial o diabetes deben tener cuidado de no abusar en el consumo de camarones y ostiones, básicamente por su alto contenido en sodio.
 
Finalmente recomendó evitar alimentos empanizados, capeados y frituras en general, debido a su alto nivel de grasa, y como postre sugirió comer frutas frescas de temporada.

Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

Related Articles

Back to top button