Reflujo infantil, una enfermedad común.

El reflujo es una enfermedad que a menudo se asocia con los niños muy pequeños, pero este padecimiento puede presentarse en cualquier momento de nuestra vida, e incluso afecta el rendimiento de los niños en la escuela y en su vida diaria.

El reflujo gastroesofágico (ERGE) es una enfermedad que se caracteriza por la acidez, eructos, dolor crónico de garganta y estómago, y malestar en el esófago.

Este padecimiento es muy común en adultos, pero el problema se puede llegar a presentar desde los primeros años de la vida. Estudios internacionales señalan que en los países occidentales, los síntomas de la acidez y el reflujo se presentan semanalmente en 2 por ciento de los niños entre 3 y 9 años y en un 8 por ciento de 10 a 17 años.

El reflujo tiene importantes consecuencias en la calidad de vida del niño, señalan los especialistas. Una encuesta realizada a padres de Estados Unidos arrojó que el reflujo bajó el rendimiento escolar en 53 por ciento de los niños; afectó sus hábitos de sueño en 69 por ciento y en  48 por ciento les trajo como consecuencia dificultad para relacionarse con sus amigos y familia.

Los niños que tienen reflujo en algunas ocasiones no son capaces de expresar cómo se sienten, por lo que manifiestan su malestar a través del enojo, frustración, ansiedad y hasta depresión lo que es perjudicial tanto para los pequeños como para sus familias.

La ERGE es una enfermedad que ocurre cuando el contenido del estómago regresa al esófago y ocasiona trastornos o lesiones a quien lo padece. Este padecimiento afecta a adultos y niños de manera similar, impidiendo que la válvula entre el estómago y el esófago funcione adecuadamente.
 
El tratamiento
 
Los padres de familia son pieza fundamental para detectar, desde los primeros síntomas, si su hijo padece de reflujo infantil. Esto se hace a través de los síntomas observados como son un malestar de acidez o agruras constantes, dolor en la boca el estómago, ronquera y dificultad para dormir. Sí se sospecha de ERGE se debe acudir de inmediato con el médico que le realizará pruebas diagnósticas como la endoscopia y la pHmetría o medición del grado ácido en el esófago.

Una vez diagnosticados con reflujo, los niños deben ser tratados individualmente, dependiendo de sus síntomas y condición.

Además, el médico puede prescribir medicamentos como los inhibidores de la bomba de protones (IBP%u2019s) que controlan la producción de ácido estomacal, curan la inflamación y el ardor del esófago.

Cabe destacar que el año pasado la Secretaría de Salud dio el registro a esomeprazol pediátrico de 10mg., que está indicado para niños de uno a 11 años de edad, con este tipo de padecimiento. Pero, como siempre amable lector, la mejor indicación la tiene su médico.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Novo Nordisk México es reconocida por GPTW como la empresa #1 para trabajar

Novo Nordisk México fue nombrada la empresa #1 para trabajar en México dentro de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *