Inicia Sector Salud búsqueda de casos de influenza estacional

No es una epidemia, pero es importante informar a la población sobre las medidas preventivas que debe adoptar para disminuir el riesgo de contagio
 
Ante la prolongación del tiempo de transmisión de influenza estacional en el país hasta el mes de abril, el Sector Salud inició un operativo de búsqueda activa de casos de neumonía grave asociada a este padecimiento en el país, sobre todo en el Distrito Federal, anunció el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Mauricio Hernández Ávila.
 
En conferencia de prensa para dar a conocer los detalles del brote de influenza estacional detectado, el cual es similar a lo observado en otras partes del mundo, el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud aclaró que no es una epidemia, sin embargo, es importante informar a la población sobre las medidas preventivas que debe adoptar para disminuir el riesgo de contagio.
 
Explicó que la influenza estacional es una enfermedad común que se presenta cada año, durante la época de invernal. Generalmente el periodo de infección termina entre la última semana de febrero y la primera de marzo, pero este año se observa una situación atípica, al prolongarse el tiempo de transmisión hasta el mes de abril.
 
Además, la mayoría de los casos graves que se han detectado es en adultos jóvenes previamente sanos, lo cual puede ser consecuencia de que la vacunación se realiza en niños y adultos mayores por ser las poblaciones de mayor riesgo. Se realizan análisis moleculares, virológicos y epidemiológicos para determinar si hay algún otro factor.
 
La información disponible basada en los aislamientos y cultivos del laboratorio nacional de referencia indica que los casos observados corresponden a influenza estacional tipo A y B, que son los que circulan en periodo invernal.


Al respecto, el Director General Adjunto de Epidemiología, Hugo López-Gatell Ramírez, dio a conocer que el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica registró en esta temporada invernal siete mil 237 casos compatibles con influenza, de los cuales cuatro mil 545 se detectaron entre el uno de enero y el 22 de abril de 2009, 63% son de influenza tipo A y 37% de tipo B.
 
La información disponible sitúa el pico de la frecuencia de influenza en los estados del centro del país, incluyendo el Distrito Federal. Con el fin de conocer con exactitud la magnitud del problema, se  emitió una alerta nacional para el sector salud, incluyendo la búsqueda activa de casos y una red de reporte diario.
 
Por su parte, Miguel Ángel Lezana Fernández, Director General del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades, dijo que como parte de esta estrategia, el pasado fin de semana (18-19 abril) se llevó a cabo un operativo conjunto con la Secretaría de Salud del Gobierno del Distrito Federal en los hospitales públicos y privados de mayor demanda para determinar la situación y recomendar medidas de precaución en los pacientes y personal de salud de dichas unidades.
 
Se identificaron 120 casos en 23 hospitales, lo que confirma la extensión del periodo de transmisión de influenza estacional en el área metropolitana de la Ciudad de México y se está en espera de los reportes de otros estados de la República, donde inició la coordinación y las medidas para evitar la diseminación de la enfermedad.
 
En este momento la información disponible proviene del Sector Salud en el Distrito Federal, que reportó dos mil 264 casos compatibles con influenza en 2008. En esta zona se han notificado 13 defunciones compatibles con influenza, y 20 en total para todo el país.
 
La influenza es un padecimiento de origen viral altamente contagioso, tal como el catarro común, y puede presentarse en forma leve, moderada o grave. En caso de complicaciones, requiere de tratamiento médico y hospitalización.
 
Las acciones de prevención y control del Sector Salud para atender la emergencia incluyen la intensificación de la vigilancia epidemiológica en todos los centros de salud y hospitales públicos y privados; el establecimiento de una amplia red de notificación de ausencia o presencia de casos o defunciones para monitorear el curso de la transmisión y la difusión de medidas de protección dirigidas a pacientes,  familiares y el personal de salud.
 
Estas medidas comprenden reducir las visitas a los hospitales, restringir el acceso de los familiares a las áreas de mayor riesgo de infección, extremar las precauciones del personal mediante el uso de lentes, cubre bocas, guantes y batas desechables cuando estén en contacto directo con algún caso sospechoso.
 
Lavado de manos antes y después de atender pacientes, vacunar contra la influenza a los trabajadores de salud que no acudieron a vacunarse durante temporada anterior y que laboran en áreas de alto contacto con el virus.
 
Como complemento, se distribuyen en hospitales del Sector Salud materiales para promover el autocuidado de la salud e informar a la población sobre las acciones para prevenir el contagio con influenza. 
 
La Secretaría de Salud reitera la necesidad de difundir las siguientes medidas de prevención para evitar el contagio en la población y la diseminación de la influenza estacional:
 
Cubra nariz y boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar, si no tiene pañuelo utilice el ángulo del codo, lavarse las manos con agua y jabón después de toser o estornudar, evite asistir a lugares concurridos, saludar de mano o de beso cuando esté enfermo y escupir en el suelo y en otras superficies expuestas al medio ambiente.
 
No comparta recipientes de bebidas, vasos, golosinas que se chupen o muerdan, platos y/o cubiertos con los demás, siga las recomendaciones del médico y no se automedique, si tiene síntomas de enfermedad no acuda a lugares concurridos y si persiste los síntomas o se agravan acuda a su médico 
 
Además, si alguien de la familia o algún conocido cercano presenta fiebre alta, tos, dolor de cabeza, conjuntivitis, dolor muscular especialmente en la espalda y el cuello y malestar general intenso, deberán acudir al centro de salud más cercano. En caso de fiebre muy alta, tos con flema, conjuntivitis intensa y dificultad para respirar deberán acudir de manera inmediata al médico.
 
Los niños y adultos enfermos de influenza o con síntomas de enfermedad respiratoria deberán guardar reposo en el hogar y mantenerse bajo estrecha vigilancia, evitando su asistencia a la escuela o el trabajo para no contagiar a otras personas.
 
Durante la temporada de vacunación 2008-2009 se aplicaron más de 18 millones de dosis en todo el país en los grupos menores de 36 meses y mayores de 60 años, que son los que mayormente sufren las complicaciones de la influenza.  Esa temporada de vacunación, que tuvo resultados satisfactorios, ya  terminó.
 

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

La incidencia máxima de trastornos de la conducta alimentaria se da entre los 15 y 25 años

Sanamente.mx.- Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) generalmente aparecen durante la adolescencia o adultez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *