Un tipo especial de grasa sería clave para combatir la obesidad


Una de las más populares (y graves) enfermedades de este siglo podría llegar a tener una cura paradójica. La solución a la obesidad estaría, según investigan simultáneamente equipos de científicos extranjeros, en la propia grasa del cuerpo. Esta teoría moderna sugiere que algún día la enfermedad podría combatirse con lo que queda en el cuerpo adulto de la “grasa marrón”, que tiene un papel activo para quemar calorías y regular el metabolismo en el recién nacido, y que subsiste en el adulto.

Hasta ahora se creía que la función de esta “grasa buena” desaparecía o quedaba inactiva en la adultez. Pero los estudios, presentados el miércoles en Estados Unidos y publicados ayer, demostrarían que no sólo sigue presente, sino que también permanece en actividad.

Una vez activada por las temperaturas frías, la llamada grasa marrón quema calorías más rápido que la grasa regular. Su inactividad en los adultos es tal, que ha habido debates sobre cuánto tienen los adultos, o incluso si realmente cuentan con ella. En las investigaciones, publicadas en New England Journal of Medicine, los expertos informaron el descubrimiento de grasa marrón en la mayoría de los adultos y que puede detectarse exponiendo a las personas al frío.

En algunos casos, los adultos que tenían más áreas activas de grasa marrón eran más delgados. La esperanza es que si puede hallarse una forma de activar esta grasa marrón y hacer que el cuerpo produzca más de ella, las personas podrían quemar calorías adicionales sin ejercicio extra.

“El hecho de que haya grasa marrón en los adultos indica que tenemos un nuevo blanco para tratar la obesidad y la diabetes en las personas mayores”, anunció Ronald Kahn, de la facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, principal autor del trabajo.

El estudio tomó una muestra de 1.972 pacientes y espera que los avances tecnológicos de imagen permitan medir mejor la masa de grasa marrón y su actividad.

“En estos momentos los adultos tenemos ínfima cantidad de grasa parda o marrón: alrededor de los riñones, en la zona del bazo. Pero es una cantidad despreciable”, explicó a Clarín Mónica Katz, médica especialista en nutrición y autora del libro No dieta.

“Cincuenta gramos de grasa marrón activada al máximo representa un gasto del 20 %de la energía en reposo”, dijo en una entrevista el doctor Aaron Cypress, del Centro de Diabetes Joslin en Boston, quien dirigió uno de los estudios. “Si se suma eso, se trata de 400 ó 500 calorías por día. En términos prácticos, tenemos un enorme potencial para sumar un nuevo tratamiento a nuestro armamento contra la diabetes y la obesidad”, agregó.

Asimismo, el equipo de científicos de Finlandia y Holanda también trabajó con la grasa marrón y detectó su existencia.

“En conjunto, estos estudios señalan la posibilidad de una intervención ‘natural’ para estimular el gasto de energía: disminuir el calor y quemar calorías”, escribió en un comentario Francesco Celi, del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedad Renal y Digestiva en Bethesda, Maryland. No obstante, Cypress dijo que los científicos primero deben que encontrar una forma de activar la grasa marrón y, quizá, inducir al cuerpo para crear más de ella.

Para Katz se está lejos de resolver el problema. Pero es una posiblidad concreta e interesante para la ciencia. “No es nada demasiado nuevo lo que presentan estos estudios. Pero que se sepa qué proteínas dirigen esa diferenciación entre grasa marrón y blanca, para que mañana pueda desarrollarse en forma de una droga administrable, no es pavada. Conocer los caminos de esa manipulación es muy bueno”.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

En México, 7 mil 314 personas han sido diagnosticadas con VIH/SIDA durante los primeros trimestres del 2021

La infección por Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) destruye los linfocitos CD4, los cuales tienen como …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *