Por descuido o tabú, las mujeres no atienden a tiempo los síntomas del climaterio

En México, sólo 50 por ciento de las mujeres acuden regularmente a consulta ginecológica o para ser atendidas por síntomas del climaterio y la menopausia, a pesar de las acciones de promoción de la salud y prevención de enfermedades que mantiene el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
 
El año pasado, el Seguro Social otorgó más de 163 mil consultas por climaterio y menopausia, de un total de 2 millones 877 mil derechohabientes mujeres de 45 a 59 años. De enero a agosto de este año se registró la atención, por el mismo concepto, a otras 125 mil 274, féminas.
 
El climaterio es un proceso natural ligado a la menopausia, cuando se retira el sangrado menstrual y los ovarios, disminuye la producción de estrógeno y progesterona, cuya pérdida incrementa el riesgo para desarrollar enfermedades coronarias u osteoporosis.
 
La doctora Erika Franco Laguna, Jefa del Servicio de Gineco Obstetricia del Hospital General de Zona (HGZ) 1 “A” Venados, informó que por factores como vergüenza, tabú o descuido, las mujeres no se practican la prueba de papanicolau, por lo menos una vez al año, a partir de que inicia su vida sexual.
 
Explicó que el climaterio se divide en tres etapas: inicial de 35 a 45 años; intermedia de 46 a 55 y final, a partir de los 56, hasta los 65 años, aproximadamente.
 
En la mujer mexicana inicia entre los 40 y 42 años y en algunas es asintomático, pasa desapercibido y por ello no acude al médico.
 
Otras van a consulta porque tienen bochornos, sudoraciones nocturnas, rubor, insomnio, cambios en el estado de ánimo –se enojan fácilmente o lloran ante cualquier circunstancia– depresión, resequedad en la zona urogenital, infecciones urinarias, incontinencia y malestar durante la relación sexual. 
 
En el IMSS se brinda terapia con estrógenos, estrógenos conjugados y medicamentos que contienen progesterona, dijo la ginecóloga. El tratamiento es individualizado si la paciente tiene riesgos de herencia familiar de enfermedad crónico-degenerativa, es muy delgada u obesa, o no tiene útero.
 
Más allá de los 60 años la mujer sigue siendo productiva, por lo que la prevención es muy importante. Debe recibir las hormonas que dejó de producir, a fin de evitar osteoporosis, fracturas, alteración de las grasas de la sangre y enfermedades del corazón.
 
La especialista recomendó que la mujer se prepare con un estilo de vida saludable: buena alimentación, práctica de ejercicio por lo menos 3 veces a la semana y no dejar de acudir a revisión médica, una de las sugerencias más importantes, para tener mejor calidad de vida.    
 
En las Unidades de Medicina Familiar (UMF) la población femenina recibe información y se le orienta sobre la importancia de atender los síntomas propios de esta etapa de la vida.
 
Añadió que, como parte del cuidado preventivo, en el IMSS se recomienda la auto exploración mamaria cada mes, una semana después de la menstruación. Posteriormente, conforme avanza la edad y hay factores de riesgo hereditario de cáncer u osteoporosis, es necesario practicar estudios de mastografía y densitometría.
 
La doctora Franco dijo que el tratamiento de síntomas inicia en la consulta de primer nivel, UMF, si persisten o la paciente tiene alto riesgo para utilizar una Terapia Hormonal de Reemplazo (THR), se canaliza a un Hospital de segundo nivel, para evaluar el caso.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Convocatoria al 1er “Grand von Willebrand Prix”

Participa en este maratón de conocimientos, para reforzar, incrementar y contar con mejores herramientas científicas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *