Usan células musculares de brazo para tratar incontinencia

México D. F.- Investigadores de la Universidad de Innsbruck y del Hospital Hermanas de la Caridad, en Wels, Austria, desarrollaron un nuevo tratamiento para tratar la incontinencia urinaria. Mediante células musculares, obtenidas del brazo de las mismas pacientes, implantadas en la uretra, se logró una mejora significativa en la condición de 38 mujeres.


 


El tratamiento actual de la incontinencia urinaria incluye la posibilidad de la cirugía, que tiene éxito en el 80 por ciento de los casos, pero que tiende a disminuir sus beneficios con el paso del tiempo. Otro tratamiento consiste en la inyección de una sustancia (colágeno, por lo general) en la vejiga para rellenarla, método de menor eficacia y mayor riesgo de complicación, pues existen casos en los que la sustancia se ha extendido a diversos órganos, como cerebro.


 


Casi el 80 por ciento de las mujeres presenta incontinencia de esfuerzo o mixta, es precisamente a este sector al que estaría dirigido el nuevo tratamiento, pues se enfoca tanto en el esfínter uretral externo (rabdoesfínter) como a la uretra.


 


La técnica ya se había utilizado para el tratamiento de problemas musculares, y consiste en extraer dos tipos de células (mioblastos y fibroblastos) de un músculo de la propia paciente, cultivarlas para aumentar su número e inyectarlas en la uretra y en el rabdoesfínter.


 


Los investigadores realizaron un estudio en el que participaron 63 mujeres de entre 36 y los 84 años de edad con incontinencia urinaria y que precisaban usar pañal. Todas habían realizado ejercicios pélvicos sin notar ninguna mejoría.


 


Las participantes fueron divididas en dos grupos, uno de los cuales recibiría la nueva terapia, mientras que el otro sería tratado con una inyección de colágeno. Las 42 mujeres elegidas para probar la novedosa técnica debieron soportar una pequeña incisión en su brazo para obtener una muestra de músculo (0,5 centímetros cúbicos).


 


Una vez obtenida la muestra, los investigadores separaron las células (mioblastos y fibroblastos) del tejido y las cultivaron por siete semanas. Posteriormente inyectaron depósitos de dichas células en la uretra de las pacientes, valiéndose de un estudio de imagen transuretral para localizar la zona exacta a tratar.


 


Después de un año, 38 de las 42 pacientes a quienes se les implantaron las células presentaron continencia urinaria y no necesitaron llevar pañal durante el día. Otras tres mejoraron sustancialmente y otra tuvo una mejoría muy discreta. Por lo que toca al grupo de control tratado con colágeno, la incontinencia se curó sólo en dos de las 21 mujeres.


 


Los resultados del estudio mostraron que la inyección de células mejoró el grosor de la uretra y del esfínter, además de la contractibilidad de éste. De acuerdo con los especialistas el resultado %u201Csugiere que se formó tejido muscular adicional en el rabdoesfínter%u201D.


 



Luego de un seguimiento de tres años no se han reportado efectos secundarios, agregaron los investigadores, quienes informaron que la vigilancia sobre las pacientes se mantendrá para valorar los resultados en el largo plazo. El optimismo es tal que esta técnica %u201Cpodría convertirse el tratamiento estándar de la incontinencia urinaria%u201D, señalaron.


 


El estudio fue publicado en la revista británica %u201CThe Lancet%u201D, que dedicó un editorial al trabajo donde califica de %u201Cimpresionantes%u201D los resultados del trabajo, mismo que %u201Cpodría llegar a ser la más importante innovación en urología desde el desarrollo de la litotricia extracorpórea con ondas para el tratamiento de las piedras urinarias y de la técnica quirúrgica para la incontinencia urinaria%u201D.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Hospital de Expansión del IMSS en el Autódromo Hermanos Rodríguez cerrará el 15 de julio

El Hospital de Expansión del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el Autódromo Hermanos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *