Inicio / Noticias / Experimentan con vacuna contra la hepatitis C

Experimentan con vacuna contra la hepatitis C

 México D. F., 21 de mayo .- Investigadores de la Universidad de Friburgo, Alemania, y de los Centros de Investigación Virológica de Bethseda y San Antonio en Estados Unidos, experimentan en chimpancés con una vacuna que pretende combatir la hepatitis C, enfermedad incurable y que afecta a cada vez más personas en el mundo.


La vacuna, desarrollada mediante ingeniería genética a partir de proteínas estructurales del virus de la hepatitis C, ha sido capaz de estimular el desarrollo de anticuerpos específicos en los animales.


Los responsables del estudio clínico vacunaron a los chimpancés para después exponerlos al virus. Los resultados mostraron la eficacia de la vacuna, pues los primates estuvieron protegidos por un periodo mínimo de seis meses.


Aunque la respuesta inmune generada por la vacuna aún es débil, el avance es muy significativo para investigaciones futuras.


%u201CEl próximo paso será mejorar la eficacia de la vacuna modificando genéticamente la misma para darle mayor capacidad de respuesta%u201D, afirmó T. Jake Liang, uno de los líderes de la investigación, cuyas conclusiones fueron publicadas en la revista PNAS.


Más avances en la investigación sobre la enfermedad


Por otra parte, la revista Journal of Gastroenterology and Hepatology publicó un estudio realizado en la Universidad de Ioannia, en Grecia, el cual aporta información sobre el por qué de algunos fracasos en el tratamientos contra la hepatitis C. Esta investigación analizó a 109 pacientes infectados con el virus; 53 de ellos respondieron bien al tratamiento que se les administró.


El hallazgo principal del estudio es que los pacientes con una mejor respuesta ante los antivirales tenían niveles de colesterol total, colesterol LDL (%u201Cmalo%u201D) y apolipoproteína B más altos que los voluntarios que respondieron de manera deficiente al tratamiento.


Específicamente, por cada 10 mg/dl de aumento en el nivel de colesterol, se tenían tres veces más probabilidades de responder mejor a la terapia. La masa corporal también influyó en esta respuesta, pues las personas con un bajo IMC (índice de masa corporal) respondieron menos que los que tenían un índice alto. (el mundo.es)


  


 


 


 

Acerca Redacción

También te puede interesar

Dr. Felipe Cruz Vega es nombrado Presidente de la Academia Mexicana de Cirugía

Por novena ocasión en su historia, la Academia Mexicana de Cirugía será presidida por uno …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *