Inicio / Nacional / El cuidado de la salud no debe empobrecer a la gente

El cuidado de la salud no debe empobrecer a la gente

Por Víctor M. García Camacho

México,  D.F., 5 de octubre (Salud Mundo de Hoy).- “La salud es una de las mejores maneras de ayudar a crear condiciones y capacidades para que la gente logre salir de la pobreza, pero su cuidado se ha convertido en un factor de empobrecimiento porque no teníamos los instrumentos sociales para asegurar el acceso de todos al sistema de salud.  “A esto le llamo una paradoja inaceptable”, expresó el doctor Julio Frenk, secretario de Salud, durante su ponencia en la “Conferencia Internacional Evidencias para la Reforma de los Sistemas de Salud”, la cual inauguró el evento.

El foro se realizó en el marco de la publicación que el prestigioso semanario médico británico “The Lancet” hará de una serie de seis artículos (el primero de ellos es el presentado por el doctor Frenk) sobre la reforma del sistema de salud de México. El editor en jefe de la publicación, Richard Horton, y el director emérito de la Organización Panamericana de la Salud, Sir George Alleyne, estuvieron presentes durante esta presentación.

El titular de Salud explicó que el sistema de salud de México, desde su creación, dividió a las personas en dos grupos: los trabajadores asalariados del sector formal, aquellos que tenían derecho a los servicios de salud brindados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE); y los no asegurados, que constituían casi la mitad de la población. Este sector de la población tenía la posibilidad de usar los servicios proporcionados por los hospitales operados por la Secretaría de Salud, los cuales contaban con un presupuesto muy limitado, por lo que la atención era deficiente.

La división entre “ciudadanos de primera y de segunda” fue uno de los fundamentos éticos que dio origen a la reforma hecha en el 2003 a la Ley General de Salud, cuya meta principal era la creación de un sistema universal de protección a la salud “financieramente sustentable y fiscalmente responsable” que cubriera las necesidades de todos los ciudadanos. La tarea no estuvo exenta de un trabajo político, de la construcción de consensos entre los actores políticos y los tres niveles de gobierno.

De acuerdo con el doctor Frenk, el derecho a la salud, consignado en la Constitución, mostraba inequidades en la práctica, pues dependía del estatus laboral de las personas, lo cual no es aceptable en una democracia. Y una de las metas del Seguro Popular es la de ofrecer protección financiera en materia de salud a las personas que no tienen acceso a los servicios públicos tradicionales y evitar que se enfrenten al dilema de dejar que un familiar sufra o muera, o bien quedar en la ruina por pagar servicios médicos (gasto de bolsillo en salud).

El sistema de financiamiento está basado en un modelo tripartita en el que se incluyen aportaciones de tres diferentes fuentes: el gobierno federal; un contribuyente corresponsable (aportación del gobierno federal y del estatal, que sustituye la aportación patronal), y la contribución familiar, determinada en función de la capacidad de pago de cada familia y apoyada por un subsidio, en el caso de los últimos dos deciles de ingresos más bajos la aportación se elimina.

En conferencia de prensa, el doctor Frenk Mora indicó que el foro sirvió para rendir cuentas sobre lo hecho durante su labor al frente de la Secretaría de Salud, pero también para que un grupo de personalidades nacionales y extranjeras revisen y comenten los artículos que serán publicados en “The Lancet”, los cuales hablan de aspectos específicos de la reforma, como la definición de prioridades, el método de medición de la cobertura, el análisis financiero, una evaluación externa hecha por la Universidad de Harvard, y un estudio sobre la reducción de la mortalidad de niños menores de cinco años en México.

El doctor Richard Horton señaló que es muy importante que las políticas mexicanas en materia de salud se analicen cuidadosamente para que sean valoradas por el próximo gobierno y también podrían ser de utilidad para los gobiernos de otros países. Aseguró que el éxito de las reformas en México ha dependido de la información confiable, la reforma de las instituciones y las decisiones basadas en evidencias. Recomendó que el inicio de la reforma debe darse dentro de un marco ético y un firme compromiso de evaluación de la misma, además de presentar mejoras continuas. Resaltó el trabajo del gobierno mexicano, que ha asumido como una verdadera obligación el brindar atención médica a cada ciudadano.

Además expresó la importancia de que los políticos comprendan el valor de la evidencia científica al momento de legislar, para lo que necesitan un alto nivel de competencia, recomendó no olvidar esto al próximo gobierno.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Pfizer solicitó autorización sanitaria a México para su vacuna contra COVID-19: Marcelo Ebrard

Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, difundió a través de su cuenta de Twitter, que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *