Infertilidad Psicógena, uno de los principales problemas de concepción en parejas mexicanas

“Una causa fundamental por la que muchas parejas no logran concebir en la actualidad es el retraso de la maternidad. Ahora, las mujeres por motivos profesionales, laborales o por convicción deciden postergarlo hasta entrados los años treinta e incluso cuarenta, cuando sabemos que la etapa reproductiva más alta en la mujer se presenta desde los 18 hasta antes de los 25 años”, explicó el Dr. José de Jesús González Núñez, presidente honorario del Instituto en Investigación en Psicología Clínica y Social  (IIPCS).
 
A decir del especialista, otra causa es la expectativa de vida: “Por ejemplo, durante la década de los sesentas, la expectativa del mexicano era tan sólo de 41.5 años en promedio, y cada pareja llegaba a tener hasta seis hijos. En esa época los mexicanos se casaban antes de los 22 años, por lo que al llegar a los 30 ya tenían toda una familia. Otro factor, el uso de los métodos anticonceptivos, era todavía un tabú, por lo que el problema de infertilidad prácticamente era muy aislado en México”, explica González Núñez.
 
No obstante, el entorno actual es completamente diferente, continuó, por lo que las parejas demoran, no sólo su matrimonio, sino que la posibilidad de tener hijos, es decir, casi 15 años en comparación con las décadas de sesentas y setentas, además la expectativa de vida ahora es de 73.5 años en las mujeres, mientras que en los varones es de 71.5, “por lo que ya no hay prisa por tener hijos, ya que finalmente la vida es mucho más larga que antes, pero, el organismo en materia de fertilidad no hace caso de esto.”
 
Por lo anterior, comienza a agudizarse la infertilidad psicógena: “El hombre y la mujer suele vivir más en casa de sus padres, incluso hasta los 30 años. Si se casan, lo hace entrada esta década, por lo que cuando toman la decisión de tener hijos, las condiciones reproductivas no son las óptimas”, explicó.
 
En este sentido, González Núñez subrayó que a pesar de que estos hechos son la raíz de problema, la esterilidad psicógena, paralelamente ha ido incrementándose: “Médicamente la pareja es apta para concebir, sin embargo, a la hora de los hechos no logran los resultados deseados. Esto va mucho más allá de la tensión, el estrés o incluso la presión familiar, que suele influir mucho cuando los padres de la pareja exigen tener un nieto. Se trata de un problema multifactorial”, agrega.  
 
González Núñez estableció los siguientes escenarios como conductores a la esterilidad psicógena:
 
– En el caso de las mujeres, éstas pueden ser psicológicamente inmaduras. “Hemos analizado que muchas de ellas son dependientes, fueron sobreprotegidas y establecen en su relación matrimonial una fantasía, como ver a su marido como una figura paternal o el proveedor, el que otorga, el que dispone de todo: en este caso no existe una igualdad de roles y poderes, que pueden conducir a un cuadro de esterilidad psicógena.

–  Un porcentaje alto de mujeres exitosas, que han incursionado en los roles que anteriormente estaban diseñados para los hombres, suelen presentar  este problema. “Inconcientemente asumen un rechazo a la maternidad como un ancla  o estorbo en sus aspiraciones”, comenta.
– Mujeres ninfómanas. “Son aquellas que cuyo principio de vida, prácticamente es conseguir el orgasmo. Se trata de mujeres que llegan a erotizar tanto sus relaciones de pareja que el hecho de pensar, inconcientemente en la maternidad, les ocasiona molestias y pérdida del anhelado placer o incluso de sexualidad”
– La Ansiedad como tal. “Son parejas predestinadas a vivir una relación llena ansiedad, angustia y opresión, como por ejemplo, los celos y la posesión. Al ser personas con una baja autoestima, vislumbran a la maternidad o paternidad, como una fuente de más problemas, uno que con certeza generaría más angustia”.

– Incapacidad para criar hijos. “Por un lado, las parejas anhelan concebir, sin embargo, desde el punto de vista psicológico no se sienten aptas para asumir una responsabilidad tan grande. El miedo puede representar un freno para asumir una maternidad o paternidad futura.”
– Presión externa o familiar. Suele ser un condicionante muy frecuente, cuando una pareja madura es presionada por los familiares – los “futuros” abuelos -, que exigen, principalmente a la mujer la llegada de un nieto. “Son matrimonios de más de 35 años de edad, donde sobre todo la mujer es sometida a mucha presión, por un lado, sus posibilidades de ser madre se ha minado por la edad, y por el otro, la presión externa de sus familiares, que la conducen a un constante cuadro de ‘no puedo tener hijos’ y en efecto, el resultado es no concebir.”

González Núñez estableció que existen más factores de esterilidad psicógena, siendo esté problema uno de los principales que conducen a la esterilidad. Cabe señalar que según el Instituto Valenciano de la Infertilidad (IVI), más del 85% de los problemas de infertilidad humana tiene relación con causas psicológicas.
 
 “La buena noticia es que la esterilidad psicógena tiene solución en casi el 100% de los casos. Con un tratamiento psicoterapéutico, las opciones de ser fértil se incrementan exponencialmente. Puedo decir que es una experiencia dura para los pacientes, y puede tardar algún tiempo, porque finalmente se analizan las causas primeras que han llevado a la pareja a este estado. Puedo asegurar que en la mayor parte de los casos, las parejas logran concebir un hijo después de estar un tiempo de psicoterapia”, confirmó.
 
Para concluir el doctor González Núñez hizo extensiva una invitación a todas las parejas que presenten este problema. “Aquí en el IIPCS contamos con especialistas en la materia, que con certeza brindarán apoyo psicológico a las parejas que presente el problema de esterilidad psicógena”.
 

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Yoga for Smiles invita a practicar yoga por una buena causa

Por tercer año consecutivo, Smile Train promueve la campaña Yoga For Smiles 2021para celebrar el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *