Dos virus globales: Influenza A y VIH

Con sus poco más de cien muertes en México, la influenza A H1N1
logró que toda la gente usara un cubrebocas, mientras que el VIH/sida,
con sus miles de decesos en 28 años, no ha conseguido que toda la gente
use condón, observaron médicos nacionales en medio de la contingencia
que provocó la paralización económica y social de la capital.
 
Desde el 6 de julio, la Organización Mundial de la Salud (OMS)
decidió dejar de informar diariamente sobre el incremento de casos de
influenza A H1N1. En el corte del 26 de julio, había 134 mil 503 casos
de infectados, de los cuales 816 habían fallecido.
 
Casi al mismo tiempo, la epidemia resurgió en el panorama
nacional. La realidad es que nunca se fue. Hasta el 21 de julio, la
Secretaría de Salud había confirmado 14 mil 861 casos, de los que 138
fallecieron.
 
VIH e influenza son pandemias y ambas ameritan la atención
mundial. Las comparaciones fueron por un momento inevitables, pero las
grandes distancias entre una y otra también se hicieron notar.
 
Gustavo Reyes Terán, jefe del laboratorio del Centro de
Investigación en Enfermedades Infecciosas (CIENI) del Instituto
Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), uno de los epicentros en
la atención de la influenza, platicó con Letra S sobre los sutiles
cruces entre el nuevo virus de gripe y ese viejo conocido, el VIH.
 
El primer elemento que los aleja son los tiempos. %u201CLa enfermedad
que produce cada virus es diferente. El VIH infecta y produce una
enfermedad crónica que, si no hay tratamiento, mata a una persona en 10
u 11 años. El virus de la influenza produce una enfermedad aguda y
también puede ser letal%u201D. Sin embargo, en comparación, la tasa de
letalidad de la influenza %u201Ces bajísima%u201D.
 
En ambos casos, la incredulidad ante una amenaza mortal y hasta
teorías de complot aparecieron. Esto sucedió por ignorancia, dice el
especialista en virología, pues %u201Cmuy poca gente sabía que el mundo
científico esperaba una pandemia como la que está ocurriendo, aunque
los virus de influenza son impredecibles%u201D.
 
Por este desconocimiento, parte de la población consideró
exageradas las medidas que se adoptaron para prevenir la influenza,
entre ellas la restricción del contacto interpersonal. En un inicio, se
pensó en tomar las mismas acciones %u2013en ciertos casos, de hecho, se
ejecutó- para las personas con VIH. Esto no tiene sentido. %u201CPara
empezar, la ruta de transmisión es diferente. La transmisión del virus
de la influenza es por la ruta aérea, por vías respiratorias o contacto
con secreciones respiratorias, mientras que del VIH la ruta de
transmisión para nada es una ruta aérea%u201D.
 
Emergencia mundial
 
En el caso de la influenza, las medidas de prevención son
específicas, dictadas por la OMS. %u201CPrimero, el distanciamiento social.
En segundo lugar, se cuenta con un tratamiento específico que controla
al virus y cura la infección; esto también lo hace diferente del virus
que causa el sida, porque aunque sí hay buenos tratamientos que
controlan la infección por VIH, no se le puede erradicar del cuerpo
humano%u201D.
 
El tercer elemento es una vacuna que previene la infección. Si
bien la que está disponible es para los subtipos que han circulado
desde hace décadas, el H3M2 y el H1N1 estacional, %u201Cpreviene
aceptablemente bien a la cepa que enfrentamos%u201D.
 
Reyes Terán descarta que la alta mortalidad por virus de la
influenza registrada en México se haya dado por el deficiente sistema
de salud, al menos no directamente. %u201CMéxico fue el epicentro de la
epidemia, hubo un periodo en que no se supo a qué nos enfrentábamos,
por tanto, no se pudo dar el tratamiento adecuado%u201D.Además, muchas
personas infectadas visitaron a médicos privados, lo que dificultó la
vigilancia epidemiológica, o simplemente no iban al doctor.
 
Para el especialista, es un error hablar de la influenza A H1N1 en
pasado, pues la epidemia está activa aún en el sureste mexicano. Para
enfrentar otra contingencia, dice, es necesario mejorar %u201Csin excusas%u201D
el sistema de vigilancia epidemiológica en los hospitales para detectar
la mayor cantidad de los casos y dar el tratamiento necesario a quienes
lo requieran.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

La incidencia máxima de trastornos de la conducta alimentaria se da entre los 15 y 25 años

Sanamente.mx.- Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) generalmente aparecen durante la adolescencia o adultez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *