Alimentación rica en carnes rojas y grasas favorecen cáncer de cólon

Los tres principales tipos de tratamiento del cáncer de colon y recto son: cirugía, radioterapia y quimioterapia, dependiendo de la etapa de la enfermedad
 
La alimentación rica en carnes rojas y en grasa animal, así como la inactividad física pueden favorecer el desarrollo de cáncer de colon, un padecimiento que se previene con cambiar los hábitos alimenticios e incluso con curar las lesiones previas al cáncer, ya que el proceso tarda alrededor de 10 años.


El cáncer de colon se debe a que el consumo excesivo de carnes rojas y grasa animal favorecen el desarrollo de estreñimiento, haciendo que las heces fecales permanezcan en el cuerpo por más tiempo. Esto ocasiona un efecto de irritación en la capa interna del colon y agentes carcinógenos que son producto de la descomposición de los alimentos que a su vez propician lesiones.


El cáncer de colon y recto es consecuencia de la complicación de una lesión, proceso conocido como carcinogénesis. Primero se forman tumoraciones benignas llamadas pólipos o adenomas, pero después de más o menos 10 años, se transforman en malignos, que además tienen la capacidad de invadir otros órganos y tejidos.


Sin embargo, si el tumor se detecta cuando es sólo un pólipo benigno y se extirpa, se impide que se convierta en cáncer de colon.


Otro factor de riesgo para el desarrollo de este cáncer en la genética, sobre todo si lo padecieron padres, hermanos o hijos, especialmente si sucedió en la juventud  o lo sufrió más de un familiar. También influyen las alteraciones genéticas o los cambios en algunos genes,
 
De acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología, el cáncer de colon y recto se origina en estos órganos, que son parte del sistema digestivo, también conocido como aparato gastrointestinal (GI).
 
En la mayoría de los casos, éste tipo de cáncer tarda años en formarse y se da cuando las células localizadas en los pólipos se vuelven anormales, se dividen sin control y desordenadamente, para invadir y destruir el tejido que se encuentra alrededor de ellase incluso pueden expandirse y formar nuevos tumores en otras partes del cuerpo.
 
La mayor parte de las personas con cáncer de colon y recto, presentan cambios en la evacuación por varios días con características como diarrea, estreñimiento o adelgazamiento del excremento; sensación persistente de defecar que no desaparece aún después de haber evacuado; sangrado rectal o en las heces fecales; calambres o dolor abdominal constante y debilidad y cansancio.


No todos los pacientes presentan esos síntomas, incluso hay quienes no tienen signos de la enfermedad. En esos casos, se realizan estudios de diagnóstico que incluyen una evaluación inicial con exploración física completa, pruebas de laboratorio, colonoscopia, tomografía computarizada, imágenes por resonancia magnética, radiografía de tórax, tomografía por emisión de positrones (PET) y marcadores tumorales
Los tres principales tipos de tratamiento del cáncer de colon y recto son: cirugía, radioterapia y quimioterapia, dependiendo de la etapa de la enfermedad, se pueden combinar dos o hasta tres de estos tratamientos o es posible que se proporcionen de manera consecutiva.
 

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

En México, 7 mil 314 personas han sido diagnosticadas con VIH/SIDA durante los primeros trimestres del 2021

La infección por Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) destruye los linfocitos CD4, los cuales tienen como …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *