Realiza el IMSS cirugías de alta especialidad para revertir alteraciones faciales en niños

Los síndromes que causan hundimientos faciales se presentan en uno de cada 30 mil niños.
 
Para revertir alteraciones físicas como labio y paladar hendido o síndromes que generan hundimientos faciales, médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) realizan procedimientos quirúrgicos cráneofaciales de alta especialidad.
 
El doctor Fernando Soriano Padilla, jefe del Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto, refirió que en el país la primera alteración física de cabeza y cuello en la población infantil es el labio y paladar hendido, con un caso por cada 850 nacidos vivos.
 
Los síndromes que causan hundimientos faciales, abundó, se presentan en uno de cada 30 mil niños. Estas afectaciones físicas se conocen como hipoplasias.
 
En las intervenciones médicas para restituir las funciones de la cara interviene un equipo multidisciplinario conformado por especialistas en neurocirugía, cirujanos plásticos y maxilofaciales quienes tienen la experiencia necesaria en el uso de técnicas que se aplican a nivel internacional, como estos procedimientos cráneofaciales.
 
Explicó que en una cirugía de estas características se fracturan los huesos de la cara que están unidos al cráneo para colocar unos aparatos llamados “distractores óseos”, cuyo objetivo es fungir como guía en el desarrollo de la estructura del rostro, ya que el fenómeno de tracción sirve para la formación de hueso.
 
El especialista del Instituto subrayó que estos procedimientos médicos no solamente tienen un carácter estético, ya que de no realizarse, el niño puede presentar dificultades para respirar.
 
Los pacientes con estas complicaciones, añadió, también tienen problemas para ingerir los alimentos, debido a que su mordida no es la correcta. Además, después de la cirugía ven reestablecida su autoestima para un mejor desarrollo psicosocial.
 
El doctor Soriano indicó que la evolución del paciente debe ser integral, debido a que continúa con su crecimiento normal, por ello, el tratamiento se complementa con la intervención de especialistas en ortopedia y ortodoncia.
 
Además de las consultas periódicas para evaluar el avance del crecimiento óseo, y una vez que han cicatrizado las heridas, los médicos de los servicios de cirugía maxilofacial del IMSS prescriben antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios como tratamiento postoperatorio.
 
María Fernanda de 11 años, quien vive en la delegación Tláhuac, en el Distrito Federal, tenía labio y paladar hendidos, relató su experiencia tras el procedimiento quirúrgico. “Ahora me siento mejor porque ya no estoy triste.”
 
Su mamá, la señora Rosa, dijo que tras la intervención su hija ha adquirido mayor seguridad. Además de sentirse más alegre, ha superado los problemas para comer ya que no podía masticar correctamente.
 
“Además, la preparación de los médicos es muy buena, al asistir a esta especialidad uno no sólo es testigo de los avances de su hijo sino también el de los demás niños y empieza a interesarse al mismo tiempo por la salud de los otros pequeños”, concluyó la agradecida madre.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Consenso de Hemofilia en México

ARTÍCULO ESPECIAL Consenso de Hemofilia en México          José L. López-Arroyo1, Juan M. Pérez-Zúñiga2, Laura E. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *