De la caridad, a la %u201Cinversión social cívica%u201D

El siguiente es el mensaje integro del Dr. Julio Frenk Mora, Presidente Ejecutivo del Instituto Carso de la Salud durante la entrega de recursos  a los proyectos seleccionados en la IV convocatoria para proyectos sociales Pfizer 2008, celebrada este miércoles 21 de mayo en el Museo Franz Meyer de la Ciudad de México, y del cual el ex-titular de la Secretaria de Salud,  tuvo a bien compartir una copia original con los lectores de la salud.com.mx


 


 Mensaje


 


%u2022          Sr. Jorge Bracero Cotty, Presidente y Director General de Pfizer México y Centroamérica;


%u2022          Maestra Lydia Madero, Titular del Instituto Nacional de Desarrollo Social, INDESOL;


%u2022          Ingeniero Ernesto Saro Boardman, Presidente de la Comisión de Salud del Senado de la República;


%u2022          Sra. Aliza Chelminsky, Directora Regional de Asuntos Corporativos de Pfizer México y Centroamérica;


%u2022          Colegas y amigos:


 


Antes que nada permítanme agradecer la invitación a participar en este extraordinario evento y la oportunidad que se me brinda de dirigirles unas palabras.


 


Quiero empezar por felicitar a los 43 equipos acreedores al apoyo de Pfizer México. En sus proyectos se manifiesta un enorme talento y una gran  sensibilidad social. Enhorabuena.


Me da mucho gusto constatar, además, que estas iniciativas de la sociedad civil encuentran eco en instituciones privadas que han desarrollado novedosos y ambiciosos programas de responsabilidad social corporativa.


 


 Esta Cuarta Convocatoria para Proyectos Sociales de Pfizer México contiene en su llamado términos que nos hablan de una nueva manera de hacer filantropía. Se trata de una concepción que compartimos en el Instituto Carso de la Salud, el cual fue establecido el año pasado gracias a generosidad del Ing. Carlos Slim Helú y cuyo Consejo Directivo preside el Lic. Marco Antonio Slim Domit.


 


A lo largo de la historia, las sociedades han creado diversos mecanismos para ayudar a los grupos marginados a combatir la pobreza y luchar en contra de la enfermedad.


En este proceso se ha transitado de la caridad a la beneficencia; de la beneficencia a la asistencia; de la asistencia a la filantropía, y, finalmente, de la filantropía a lo que podemos llamar inversión social cívica.


 


Hasta bien entrado el siglo XIX la ayuda a los pobres se ubicó en el contexto de la caridad, que se relacionaba con el servicio a Dios y la expiación de las culpas.


 


Con la separación de la iglesia y el Estado en la gran mayoría de los países occidentales, la caridad fue sustituida por un nuevo modelo de apoyo a los pobres: la beneficencia, pública o privada, que ya no estaba atada a una actitud religiosa, sino que constituía un acto de bondad abstracta que era visto como una responsabilidad del Estado o una manifestación de la compasión de los individuos.


 


A finales del siglo XIX se acuña el término de asistencia. La principal diferencia con el concepto de beneficencia es el objeto de sus acciones. El objeto de la asistencia ya no era el necesitado ni el indigente, sino el %u201Cdébil social%u201D, que requería de la ayuda de la sociedad para satisfacer sus necesidades básicas.


 


Y así llegamos a las décadas finales del siglo XX, cuando se empieza a utilizar de manera generalizada el término filantropía, aunque sus orígenes han sido rastreados a los tiempos del Imperio Romano. Este término se ha utilizado tradicionalmente para referirse a aquellas donaciones cuyo fin es mitigar los males sociales e incrementar el bienestar social.


 


En el Instituto Carso de la Salud pensamos que llegó el momento de ir más allá de la filantropía para promover la inversión social cívica, que implica la movilización de recursos privados a fin de fortalecer aquellos mecanismos e instituciones creados para garantizar el ejercicio de los derechos sociales. Este concepto se ha definido como %u201Cel uso de recursos privados en proyectos no lucrativos de interés público dirigidos a promover el desarrollo humano y social%u201D.


 


Quisiera explicar brevemente el uso de los términos %u201Cinversión%u201D, %u201Csocial%u201D y %u201Ccívica%u201D. Se habla de %u201Cinversión%u201D porque se trata de ayudar a financiar actividades que contribuyen al desarrollo del capital humano. Se hace uso del término %u201Csocial%u201D porque estas actividades están dirigidas a garantizar servicios básicos fundamentales como la atención a la salud. El término %u201Ccívica%u201D alude al origen de los recursos en la sociedad civil


.


Estas nuevas formas de apoyo al desarrollo de las capacidades de los individuos, que se suman a los esfuerzos gubernamentales, surgen en nuestro país en un momento particularmente propicio. Como resultado de su proceso democratizador, México había avanzado considerablemente en el ejercicio de los derechos políticos y civiles. Pero es claro que nuestro siguiente reto es abatir las desigualdades asegurando el ejercicio universal de los derechos sociales, incluyendo el derecho vital a la protección de la salud.


 


Nos alienta constatar que compartimos esta visión con otras instituciones mexicanas cuyos recursos también provienen del mundo empresarial. Nos complace reconocer que día a día crecen las empresas que advierten que su bienestar está inevitablemente ligado al bienestar de la sociedad en la que operan.


 


La Cuarta Convocatoria para Proyectos Sociales Pfizer está cumpliendo su misión con creces. La respuesta de la sociedad a su invitación ha sido espléndida, como espléndidos son los proyectos que el Jurado tuvo a bien seleccionar.


 


Es un honor participar como testigo de esta ceremonia. A esta iniciativa de Pfizer México le deseo una larga vida. A los involucrados en los proyectos seleccionados les deseo el mayor de los éxitos.


Muchas gracias.


 


 


 

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

LES es una enfermedad crónica y puede afectar cualquier sistema de órganos

El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune, crónica y multisistémica que puede afectar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *