Revisan oncólogos de Estados Unidos efectos de remedios naturales contra el cáncer

México D. F.- Es frecuente que los enfermos de cáncer recurran a las llamadas terapias alternativas para tratar su enfermedad, especialmente a ciertos productos de origen natural (hierbas, raíces, extractos minerales y animales) cuyos efectos son en realidad desconocidos por médicos y científicos.


 


Algunos pacientes no abandonan su tratamiento médico, sino que lo %u201Ccomplementan%u201D con algún tipo de suplemento de los ya mencionado; en el mejor de los casos se espera que el suplemento ayude a aliviar algunos síntomas de la enfermedad o de su tratamiento, o bien, que sea inocuo.


 


Sin embargo, existe un gran número de enfermos que abandona su tratamiento (o incluso ni siquiera lo comienza) y cambia a las terapias naturales, confiando plenamente en sus resultados. Y si bien es cierto que el principio de muchos medicamentos se encuentra en productos de la naturaleza, también es cierto que el desarrollo de dichos medicamentos implicó un largo y complejo proceso de investigación y aprobación científica, proceso por el que los productos naturales %u201Calternativos%u201D no han transitado.


 


Ante esta situación, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos decidió financiar un ensayo clínico del MD Anderson Cancer Center de Houston para evaluar los efectos de ciertos productos que se ofrecen popularmente como %u201Ccuras%u201D contra el cáncer. Los resultados fueron presentados durante el congreso anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología, el fin de semana pasado en Chicago.


 


El estudio analizó a 384 pacientes diagnosticados con cáncer de pulmón de células pequeñas (el más frecuente). Los resultados mostraron que el cartílago de tiburón (uno de los remedios más populares) no aportaba ninguna mejora significativa al tratamiento estándar con quimioterapia y radioterapia de los enfermos.


 


Después de un seguimiento de 3.7 años, la supervivencia de los enfermos a quienes se les administró el cartílago fue de 14.4 meses, contra 15.6 meses de los pacientes que tomaron un placebo.


 


Las pruebas realizadas con ginseng y semillas de linaza dieron resultados distintos y un tanto más alentadores. Durante ocho semanas se evaluó a 282 pacientes con cáncer que tomaron este producto. Los investigadores hallaron que el ginseng redujo hasta en un 25 por ciento la fatiga de los participantes a quienes se les administraron dosis de mil y dos mil miligramos de la raíz, comparados con pacientes que tomaron un placebo.


 


La especialista de la Clínica Mayo, Debra Barton, quien además fue responsable del ensayo, informó que el siguiente paso será analizar las más de 11 variedades de ginseng.


 


En lo que respecta a las semillas de linaza (con alto contenido de Omega-3), Wendy Demark-Wahnefried, de la Universidad de Duke, detalló que éstas fueron analizadas en un ensayo fase II con 161 hombres con cáncer de próstata. De acuerdo con los resultados, las semillas pueden reducir la proliferación de células cancerosas, pues el ritmo de este proceso fue de 1.66 en los pacientes que ingirieron las semillas, contra el 3.23 de quienes no las tomaron. No obstante, la doctora Demark reconoció que %u201Ces necesario repetir estos resultados antes de poder establecer alguna indicación para los pacientes%u201D.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

50% de los casos de cáncer renal se detecta de forma incidental y asintomática

Oncologia.mx.- En México, el cáncer renal representa uno de los tipos de cáncer genitourinarios más …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *