Mitos y realidades de la alimentación durante el embarazo

Por Yazmín Vargas

México, D.F., 2 de noviembre (Salud Mundo de Hoy).- Existen muchos mitos en relación al embarazo, sobretodo respecto a la alimentación de la mujer en este periodo, sin embargo muchas de las aseveraciones están basadas en la falta de información.

Una de estas ideas asegura que beber mucha agua no es recomendable porque aumentará demasiado el líquido amniótico, aspecto que es falso porque la cantidad de agua de la fuente es producida por el cordón umbilical y la placenta. De hecho, el privar de líquidos a una embarazada puede resultar perjudicial.

También dicen que es no es bueno comer carne de puerco en este lapso, ya que hace que la cabeza del niño crezca mucho más de lo normal, aspecto que es desmentido al saber que la ingestión de cualquier carne es necesaria para el buen desarrollo del feto, ya que le suministra proteínas y hierro (entre otros nutrientes) necesarios para todas las células del organismo.
 
Otra idea que se tiene es que durante el embarazo no se debe comer sal, sobretodo  yodada. Elemento que sólo se recomienda cuando la madre sufre hipertensión crónica.
 
Es muy común escuchar a las abuelas recomendar a la futura madre que ingiera toda la verdura que sea posible, por ser una garantía de aporte nutricional, pero informes recientes aseguran que la col o coliflor, consumida de forma abundante en este periodo puede alterar el funcionamiento de la tiroides.

Del mismo modo, el exceso de vitamina A pueden dar lugar a malformaciones en el feto y hasta la interrupción de la gestación o provocaría la aparición de anomalías congénitas como malformaciones cráneo-faciales, entre ellas la falta del pabellón auricular, frente estrecha, nariz muy pequeña y ojos separados de la línea media. También puede provocar anomalías cardíacas, alteraciones a nivel del sistema nervioso y en el desarrollo del timo (órgano relacionado con la inmunidad).
 
Cabe subrayar la necesidad de contar con un completo balance en los alimentos de todos los grupos, ya que cada uno aporta un nutrimento en específico y dejar de comer alguno en la etapa prenatal, lejos de ayudar a la buena formación del feto, disminuye los aportes nutrimentales para el buen desarrollo del mismo.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Presidente entrante de la AMIIF destaca la importancia de las terapias innovadoras

Muy pronto en el comienzo de esta administración federal quedó claro que la salud sería …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *