Desde el seno del dolor hasta la Cima

Segunda de tres partes
Por Carmen Gómez

México, D. F., 31 de Octubre (Mundo de Hoy).- La Asociación Mexicana contra el Cáncer de Mama A.C. se dedica, principalmente, a difundir la esperanza de que cáncer de mama no significa muerte. Fundación Cima se ha dedicado a  divulgar todo lo que esté relacionado con el cáncer de mama, información sobre las diversas formas de prevención y tratamientos; fomentar las prácticas de detección oportuna; realizar actividades para recaudar fondos para investigación y tratamientos, así como dar apoyo emocional a las mujeres afectadas por la enfermedad. Esta labor no es sencilla, pero aunque constantemente tiene que superar óbices desalentadores como la negatividad y renuencia de algunas mujeres que tienden a perder la fe, la Fundación no deja de dar frutos y da inyectar vida a muchas féminas que estaban devastadas.

La experiencia de verte al espejo sin un seno

“Cuando terminaron las quimioterapias, llegó el momento de la mastectomía radical (extirpación de la glándula mamaria), que de alguna manera siempre me la anunció el médico y a la cual yo le tenía un miedo tremendo porque ninguna mujer nos imaginamos sin una parte del cuerpo. A pesar de ser una mujer muy fuerte, porque lo digo orgullosamente soy muy fuerte, sentí miedo porque es el desconocimiento de las cosas lo que te produce tanto temor. Yo no sabía lo que iba a suceder cuando me viera con el pecho engrapado sin un seno y a esa reacción le tenía pánico. Finalmente el primero de diciembre del 2003 me hicieron la mastectomía radical y al día siguiente yo quise levantarme por mi propio pie y verme en ese momento la herida; en el hospital me quitaron las vendas, fue muy impresionante ver cómo la piel de tu tórax se encuentra prácticamente engrapada, no fue fácil pero no se me hundió la vida.  El sentirme viva y hacer mis propias cosas con la ayuda de mi mamá, el darte cuenta de que no pasa nada, que ya está hecho, hizo que  empezará a universalizar la vida, los problemas y comencé a darle su justo valor a las cosas, pues a mi alrededor todo seguía igual.

Yo creo que cuando eres una persona que ama la vida profundamente y la disfrutas ampliamente nada puede ser más importante que eso. Cómo comparas la vida con un seno, debo confesar que antes de la operación me parecían del mismo tamaño, pero una vez que me extirparon  el seno puse las cosas en una balanza, encerrarme a pensar en que no tengo un seno a cambio de lo maravillosos que es vivir sería un locura”.

“Decidí hacerme la reconstrucción mamaria el año pasado, todavía me falta un segundo tiempo, la reconstrucción se hace generalmente en dos tiempos. Yo ya tengo hecho el 80 por ciento de la reconstrucción, ya me puedo comprar nuevamente sostenes, lo hago y me encanta. Sólo me falta la reconstrucción del pezón y la areola”.

Períodos de revisión que nunca terminan

“Tuve 25 radioterapias a principios del 2004 y a mediados de ese mismo año tuve un trasplante de médula ósea a partir de ahí yo me encuentro en una etapa que le llaman de remisión, no es que estés curada totalmente, pero sí te encuentras libre de enfermedad. Por la etapa en la que me diagnosticaron el cáncer, tiene altos índices de regresar, todos los días me enfrento a vencer el miedo de una reincidencia.

Todas las personas que hemos padecido la enfermedad tenemos que pasar de por vida por períodos de revisión, cualquier tipo de cáncer lo demanda, esto nunca acaba”.

Una incansable lucha que te lleva a la Cima

“Cuando recién me diagnosticaron, una de mis mejores amigas fue quien me habló de Fundación Cima y ella misma se encargó de llamar para buscar información. Cuando supe que tenía cáncer de mama decidí ser una paciente muy bien informada para saber qué me iban a hacer y qué me podía pasar. Mi amiga les llamó y les dijo que tenía una amiga recién diagnosticada que qué podían hacer por ella, me sorprendió la rapidez con la que Bertha Aguilar, vicepresidente de Fundación Cima me llamó a mi casa para ofrecerme su apoyo emocional, eso es algo que hacemos hoy en día en la fundación que es una parte fundamental de las acciones diarias. Ella fue quien caminó en el proceso conmigo, monitoreándome todo el tiempo, pronto se convirtió en mi meta a seguir pues pensé ‘si ella pudo yo también voy a poder’.

Empecé a trabajar como voluntaria, fue tanto lo que me convenció la manera de trabajar de Alejandra y Bertha y tanto el cariño con el que me recibieron que quise integrarme al voluntariado. Cuando los médicos me mandaron a ese tiempo que ellos le llaman de remisión, cuando ya te encuentras libre de enfermedad, Alejandra y Bertha me invitaron a trabajar dentro de su staff, no tuve que pensarlo, acepté y comencé a trabajar de tiempo completo. Todo lo que hago aquí es en pro de la lucha contra el cáncer, todo lo que hago tiene que ver con que una mujer por lo menos se informe el día de hoy de que tiene que cuidar su cuerpo, que tiene que saber detectarse a tiempo una enfermedad”.

Lo complejo de la labor social

“Nuestro trabajo es bien difícil, no porque tengas que conseguir dinero para quimioterapias o para mantener el centro y pagar los sueldos, el trabajo de la Fundación es complicado porque ¿en dónde compras fortaleza para una persona a la que se le está yendo la vida?

He tenido la oportunidad de conocer mujeres que recién se les diagnostica la enfermedad se mueren, en ese momento dejan de vivir y todo lo que hacen es por sobrevivir, pero he tenido la fortuna de conocer a otras que han fallecido, pero murieron en la lucha y nunca dejaron de vivir. Es bien difícil para una persona darle fortaleza a otra que digas lo que le digas no modifica su actitud, contamos con una psicóloga que nos ayuda en casos muy complejos, pero estoy convencida que una actitud positiva es la mejor de las medicinas y no nada más yo, esta es parte de la filosofía de la fundación.

Cada día somos más las mujeres que asumimos el reto de no dejarnos vencer por la enfermedad, porque el estar viva es el mejor de los testimonios y el mejor de los ejemplos y de los apoyos para quien te está escuchando. Hay veces en que no puedo coordinar el grupo de apoyo que es cada miércoles, nada más subo y bajo de mi oficina y sé que muchas mujeres que están aquí en el grupo viéndome como bajo y subo las escaleras corriendo, saben que alguna vez estuve igual de ‘pelonas’ que ellas, que perdí mis pestañas, que estuve más de un año sin un seno, y que para ellas esa es una especie de aliento, de medicina.

He recibido mujeres que llegan derrotadas y después del grupo de autoayuda emocional que tenemos siempre se van más fortalecidas, algunas tal vez no pudiendo cambiar su actitud al 100 por ciento, porque me doy cuenta que eso es algo con lo que, a veces, se nace y que es bien difícil modificar, pero no he conocido ninguna mujer que haya llegado a la Fundación derrotada y se haya ido igual o en peores condiciones.

En la vida hay que concentrarse en las cosas verdaderamente importantes, es más la gente que aprende de una experiencia así que la que se viene abajo para ya nunca salir, aunque sí las hay.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Celebrarán 75 Aniversario del Instituto Nacional de Cancerología

Oncología.mx .-El renombrado centro hospitalario nacional es hoy sin lugar a dudas un referente nacional …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *