¡Felicidades a los médicos de México!

México, D. F., 23 de octubre (Redacción Salud Mundo de Hoy).- En México, celebramos el día del médico cada 23 de octubre desde 1930. Los antecedentes de la celebración se remontan al año de 1833, cuando Valentín Gómez Farías ordenó la clausura de la entonces Universidad Nacional y Pontificia y de la Escuela de Cirugía, creando en su lugar la Dirección General de Instrucción Pública. El 23 de octubre del mismo año, se inauguró el Establecimiento de Ciencias Médicas (antecedente directo de la Facultad de Medicina de la UNAM), que fusionó en una las carreras de médico y cirujano.

En la Grecia clásica, curar era considerado un arte. El que este arte dejara de contemplar principios religiosos o mágicos para evolucionar a un sistema racional basado en la observación y la experiencia,  se debe a Hipócrates de Cos (que vivió entre los siglos V y IV A.C.). En esa época se escribió el primer escrito ético relacionado con el compromiso que asumía la persona que decidía curar al prójimo; el compromiso del médico era actuar siempre en beneficio del ser humano y no perjudicarlo, nos referimos al Juramento Hipocrático.

El Juramento Hipocrático es la base ética de la profesión médica, y es jurado por los recién graduados como un rito de iniciación. En 1948, la Asociación Médica Médica Mundial propuso una actualización del texto hipocrático. El nuevo documento tomó el nombre de la sede en que se elaboró dicha propuesta, y se le conoce como Declaración de Ginebra.

El texto original del Juramento Hipocrático dice:

“Juro por Apolo el Médico y Esculapio y por Hygeia y Panacea y por todos los dioses y diosas, poniéndolos de jueces, que éste mi juramento será cumplido hasta donde tenga poder y discernimiento.

A aquel quien me enseñó este arte, le estimaré lo mismo que a mis padres; él participará de mi mandamiento y si lo desea participará de mis bienes. Consideraré su descendencia como mis hermanos, enseñándoles este arte sin cobrarles nada, si ellos desean aprenderlo.

Instruiré por precepto, por discurso y en todas las otras formas, a mis hijos, a los hijos del que me enseñó a mí y a los discípulos unidos por juramento y estipulación, de acuerdo con la ley médica, y no a otras personas.

Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del perjuicio y el terror. A nadie daré una droga mortal aún cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin. De la misma manera, no administraré a la mujer supositorios para provocarle aborto; mantendré puras mi vida y mi arte.

No operaré a nadie por cálculos, dejando el camino a los que trabajan en esa práctica. A cualesquier casa que entre, iré por el beneficio de los enfermos, absteniéndome de todo error voluntario y corrupción, y de lascivia con las mujeres u hombres libres o esclavos.

Guardaré silencio sobre todo aquello que en mi profesión, o fuera de ella, oiga o vea en la vida de los hombres que no deba ser público, manteniendo estas cosas de manera que no se pueda hablar de ellas.

Ahora, si cumplo este juramento y no lo quebranto, que los frutos de la vida y el arte sean míos, que sea siempre honrado por todos los hombres y que lo contrario me ocurra si lo quebranto y soy perjuro”.

Para aquellos médicos que se han dejado llevar por la práctica burocrática de la medicina, o que se han alejado de sus pacientes al grado de considerarlos como meros objetos portadores de una enfermedad, no estaría mal recordar el pasaje anterior.

Para los que se han entregado, vaya la más amplia felicitación y el más profundo agradecimiento. La medicina es quizá la profesión más noble surgida de la cultura humana, y en un país como el nuestro, con grandes necesidades y pobreza, su práctica es por demás difícil. A pesar de estas condiciones, muchos médicos han honrado plenamente a su profesión en los hospitales, clínicas y consultorios de todo México.

¡Feliz Día doctores!

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Recomiendan a hipertensos continuar tratamientos y medidas sanitarias durante pandemia por COVID-19

En el contexto de la actual pandemia por COVID-19, las personas que padecen hipertensión arterial …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *