Bandas gástricas, para casos especiales de obesidad

Por Ady Corona

México, D. F., 2 de agosto (Mundo de Hoy).- Ya hemos hablado en otras ocasiones de las diferentes técnicas para bajar de peso que deben ir acompañadas de programas nutricionales, porque en conjunto van a coadyuvar a que el cuerpo vuelva a su forma y desechar la grasa que no necesita.

No obstante, a veces las personas con obesidad no pueden bajar de peso por algunas alteraciones en la glándula tiroides, encargada de regular el metabolismo, por lo cual y ante la apremiante necesidad de reducir el nivel de grasa excesiva que hay en el organismo se recomienda la aplicación de la banda gástrica, con la cual se reduce el tamaño del estómago para ya no permitir que se ingieran alimentos en exceso.

De sobra sabemos que una acumulación excesiva de grasa en el cuerpo puede llegar hasta las arterias y provocar taponamientos que paulatinamente reducen el flujo sanguíneo, además de provocar paros cardíacos que pueden provocar la muerte, aunque también se puede padecer de diabetes, piedras en la vesícula, alteraciones de la presión, problemas en articulaciones y huesos, entre otras.

Por ello, sólo las personas que bajo estudios clínicos el especialista les asevere que necesitan recurrir a la aplicación de la banda gástrica, son las candidatas, la cual consiste en colocar una banda de silicona alrededor del estómago con el fin de darle forma y dejar un estómago más pequeño que a través de un delgado conducto da paso a los alimentos de forma más lenta a la porción más grande que quedó del estómago.

Así, las personas que se someten a la aplicación de las bandas gástricas tienen la sensación de lleno, por lo cual no pueden comer de más. De igual modo, la banda colocada se puede regular de acuerdo a como el médico considere que el paciente debe ir modificando las cantidades de alimentos ingeridos, aunado a que luego de la operación se debe guardar el reposo necesario para que no haya complicaciones. El modo en que la banda puede irse ajustando o soltando es a través de una solución que se inyecta o en su defecto, se extrae, por medio de una aguja delgada que atraviesa la piel.

Esa reducción de estómago es una operación que lleva a cabo un cirujano de obesidad, que es delicada, sobre todo tomando en cuenta que quienes son candidatos a ella pueden tener complicaciones por su obesidad a la hora de la intervención quirúrgica, no obstante, si se toman las precauciones suficientes luego de un detallado examen médico, puede ser una solución eficaz para ayudar al tratamiento de la obesidad y a regular la forma de alimentarse.

Por lo general se practica la operación a abdomen abierto, en donde la incisión puede ir de los 25 a 30 cm, pero existe la opción de la cirugía “laparoscópica”, en donde sólo se hacen cuatro o cinco orificios a través de los cuales se lleva a cabo todo el proceso.

De este modo, las conveniencias con esta última opción son muchas, pues el hacerlo a abdomen abierto es menos costoso pero más tarda en recuperarse el paciente, sin embargo, con la cirugía por laparoscopía los malestares son los menos y el paciente puede reincorporarse más rápido a sus labores, aunque eso sí, en ambos casos, cuidando al máximo de los esfuerzos que impliquen un trabajo con el músculo abdominal.

También se debe de vigilar lo que se ingiere y por lo regular, pasada la operación, la forma de alimentarse aproximadamente durante el primer mes es a  base de dieta líquida, jugos naturales que, según los expertos, son suficientes para brindarle a los pacientes las calorías necesarias para que el cuerpo pueda realizar sus funciones, asimismo, para permitir que el estómago asimile la banda gástrica  y cicatrice.

Casi por mes se va cambiando la dieta para lograr que el estómago se vaya acostumbrando paulatinamente a lo sólido y nutritivo, es decir, de jugos se pasa a cereales, caldos con verdura, luego en el tercer mes ya puede ir tolerando mayor cantidad de alimentos. Toda la comida debe ser sin grasa.

Así, después de la aplicación de la banda gástrica el paciente va a reestructurar su forma de vida y prepararse para ser una persona sana el resto de su vida, porque algún descuido pudiera terminar con todo lo que se había logrado hasta el momento para no sólo ser delgado por belleza y autoestima, sino por salud.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Especialistas del IMSS disminuyen morbilidades a paciente con obesidad a través de cirugía bariátrica

Por primera vez en el estado de Chiapas el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *