Inicio / Noticias / El enemigo oculto de nuestro estómago: el reflujo

El enemigo oculto de nuestro estómago: el reflujo

Por Ady Corona

México, D. F., 26 de julio (Mundo de Hoy).- Alguna vez todos hemos tenido la sensación de un ardor en el esófago, sobre todo cuando estamos conscientes, eructamos y algo se regresa por el estómago… Otras ocasiones, las peores, sucede cuando estamos dormidos, lo cual puede provocar trastornos de severa importancia, es ahí cuando nos enfrentamos al reflujo.

El motivo principal por lo cual sucede esto es cuando tenemos demasiada acidez en nuestro estómago, sobre todo cuando padecemos de gastritis en un grado avanzado, pues ciertos alimentos -que debemos evitar- producen una sensación de lleno y acidez que al combinarse con aire acumulado se regresa por el conducto gástrico.

Sucede que el esfínter estomacal es el encargado del proceso de abrir y cerrar cuando algún alimento entra o sale, entonces, cuando por cuestiones de mal funcionamiento nuestro esfínter se acostumbra a estar relajado, deja regresar lo que se consumió y puede llegar hasta el esófago, lo cual deja una sensación de ardor que si no se controla bajo la supervisión médica puede causar ulceración de los órganos por los cuales pasa el ácido gástrico.

Es algo de lo que sucede con los bebés y la muerte de cuna, pues a pesar de haberles sacado el aire en exceso que les produjo tomar su leche, algo de éste se queda en el organismo y cuando se les deja acostados el alimento regresa y sale por la boca. De este modo, si el pequeño no está colocado boca abajo para evitar el reflujo se puede provocar hasta la pérdida de la vida, ya que puede introducirse a las vías respiratorias  y producir asfixia.

Por lo tanto, cuando se tengan estos procesos se puede sospechar de una afectación de reflujo, que puede ser revisada a través de una endoscopia, con la cual se obtienen muestras del tracto digestivo para tener una opinión más acertada de lo que sucede en nuestro cuerpo.

Chicos y grandes, mujeres y hombres, todos, sin excepción estamos propensos a padecer de reflujo; es normal cuando sucede esporádicamente, pues son reacciones de nuestro cuerpo, sin embargo, cuando ya esto altera el régimen alimenticio e incluso nuestro ritmo del sueño debemos prestarle la importancia necesaria y actuar en consecuencia.

Así, cabe resaltar que los alimentos que pueden ser detonantes del reflujo pueden ser el chocolate, las salsas, las comidas condimentadas, con alto contenido de grasa, así como los cítricos, pues son altos detonadores de la producción de ácido.

Entre los síntomas encontramos eructos continuos, vómitos frecuentes, hipo, tos recurrente, respiración sibilante, ruidos en el pecho, dolores de garganta en la mañana, así como desvelo por pasar una noche sin conciliar el sueño, por lo tanto, si esto se deja pasar, paulatinamente la ausencia  de descanso puede ocasionar déficits en nuestra salud peores a los que ya se padecen.

La forma de poder controlar este trastorno es seguir un tratamiento médico que va desde cuidar el peso hasta la forma y cantidad de los alimentos, lo  cual se traduce en un cambio de alimentación y de calidad de vida, de este modo, el reflujo puede  desaparecer y la sensación de bienestar regresar a nuestro cuerpo.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Se estima que cerca de seis mil muertes anuales en México se deben al consumo de AGT

La eliminación de los AGT del suministro de alimentos es una meta prioritaria del 13º …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *