Dificultades del tratamiento de la gingivitis en el paciente con Hemofilia.

Por: Dr. Guillermo Ávila Santiago, Cirujano Dentista y paciente con Hemofilia.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es odontologia-y-hemofilia.jpg

En diversas ocasiones me he encontrado con diferentes opiniones sobre el tratamiento dental del paciente con hemofilia. Son diversos los criterios que se basan en las experiencias obtenidas durante el tratamiento. Uno de los mayores temas de conflicto y desacuerdo entre profesionales del área de la salud dental y los mismos pacientes que la padecen es el de “la gingivitis”

La gingivitis se denomina como aquel padecimiento en el cual las encías del paciente se inflaman y provocan sangrado. Esta es causada por diversos motivos, ya sea, desde un traumatismo tan sencillo provocado por un golpe durante la técnica deficiente de cepillado, como por cambios hormonales, o el más común, que es la falta de higiene. En el caso de los pacientes, muchas veces dejan de realizar un correcto cepillado y disminuyen su higiene dental al presentar este padecimiento. Para muchos, la presencia de sangre y de dolor, ya sea en boca o en cualquier parte del cuerpo, provoca un efecto de miedo a causa de la hemofilia. Algunos otros optan por la aplicación del medicamento de sustitución del factor faltante como opción para tratar de detener este sangrado gingival. En otros casos otros pacientes refieren que lo consideran como un padecimiento normal asociado a la hemofilia y por lo tanto denominado como un sangrado espontaneo. Esta misma opinión desgraciadamente es la misma que tienen diversos hematólogos y odontólogos que atienden pacientes con hemofilia, creyendo erróneamente que la gingivitis en una característica normal de este coagulopatia.

Dentro del ramo odontológico, sabemos que el tratamiento número uno de la gingivitis es mejorar la higiene bucodental, el uso de enjuagues y colutorios que también sirven de ayuda para controlarla. Y es aquí donde entra la situación del dilema, ya que al momento de realizar el cepillado, en muchas ocasiones el paciente con hemofilia remueve el psuedo-coagulo que se ha formado en la zona del surco gingival, provocando un nuevo sangrando, motivo por el cual dejan de realizar su limpieza habitual.

Algunos otros pacientes prefieren únicamente utilizar diversos enjuagues y colutorios, dejando a un lado el cepillado. Utilizan algunas de las marcas comerciales más comunes que pueden encontrar en la cercanía de sus domicilios y en cualquier farmacia, y otros utilizan remedios caseros, como la aplicación del té de manzanilla, o aplicaciones directas de sábila (Aloe vera), así como otros remedios diversos mencionados. Algunos otros pacientes utilizan como opción de tratamiento el uso del ácido tranexámico, el cual es una sustancia utilizada en medicina para neutralizar el sistema de fibrinólisis. Fue descubierto en 1962 por Utako Okamot y ayuda a disminuir con gran eficacia el sangrado en boca. Este se puede obtener a través de tabletas, las cuales son trituradas por los pacientes y al combinarlas con agua las utilizan como colutorio, obteniendo resultados favorables para el control del sangrado bucal. Aún así ninguno de estos remedios utilizados por los pacientes, es suficiente para poder tratar correctamente la gingivitis.

En el momento en el que los pacientes con hemofilia suspenden la higiene debido a esta gingivorragia, el problema inflamatorio empeora, y el sangrado continua, y en la mayoría de los casos aumenta. Es bien conocido y ya se encuentra documentado en diversos artículos de investigación, como el proceso inflamatorio conduce a una destrucción del hueso circundante de los órganos dentales por los diversos procesos fisiológicos naturales del organismo. En los pacientes con hemofilia, suceden procesos muy similares, al presentarse sangrados en articulaciones, se lleva a cabo la destrucción del cartílago articular y daños óseos. La inflamación y el sangrado de la encía es un método de defensa para contraatacar a las bacterias presentes en el biofilm alojado sobre las superficies dentales y las encías, en donde se lleva a cabo una batalla constante por la colonización de la infección sobre los tejidos bucales. Desgraciadamente durante esta lucha de los organismos por mantener la salud, uno de los tejidos que más daño reciben es el hueso alveolar.

El arma más eficiente para poder ayudar a detener este problema, se llama “cepillado dental”. Por otra parte, sabemos que si nosotros retiramos el coagulo, o la costra, de cualquier herida, esta volverá a sangrar sobre todo en el paciente con hemofilia.

Debido a que el efecto de los medicamentos de sustitución de los factores anti-hemofílicos dura en la mayoría de los casos apenas unas horas (24 horas en hemofilia tipo B), una vez que este va disminuyendo, es muy probable que, al momento de volver a cepillar, se presente de nuevo un sangrado, obligando al paciente a optar por las 2 opciones ya antes mencionadas: Aplicarse más medicamento, o suspender el cepillado. Y en la mayoría de los casos, regresando al círculo vicioso que llevara a no poder detener este problema.

En todos los años que llevo atendiendo a los pacientes con hemofilia, y en todos las conferencias que he ofrecido para ellos, mi recomendación personal más sugerida siempre, es la de continuar con la higiene bucal a pesar de que se presente el sangrado sin importar la molestia que este cause, y la cantidad de sangre que se presente al realizarlo. Ya que si no se logran eliminar estas bacterias que son el agente causante del mismo, el problema nunca sedera.

–Yo entiendo la dificultad y el miedo que representa para ustedes el realizar el cepillado dental cuando hay presencia de sangrado, pero si este no se realiza en tiempo y forma correcta, el problema nunca se detendrá, sin importar cuanto medicamento se apliquen y acabaran por perder los dientes-

Es muy triste para mí, encontrar pacientes con hemofilia los cuales pierden sus órganos dentales sanos, a causa de la periodontitis, la cual es una evolución de una gingivitis no tratada adecuadamente. Esta enfermedad, puede ser encontrada en cualquier tipo de paciente, sin importar su nivel socioeconómico, ni su edad, ni su grado de gravedad de su coagulopatia. Finalmente, este es el tema principal y motivo por el cual siempre recomiendo arduamente la correcta técnica de cepillado y la visita constante con sus odontólogos, para que puedan prevenir y diagnosticar este problema, y así atenderlo a tiempo antes de que sea demasiado tarde. A pesar de que hoy en día los tratamientos para el paciente con hemofilia han avanzado bastante en su eficacia y en su disponibilidad, sigue siendo un riesgo importante la perdida de los órganos dentales, y sobre todo llevar a cabo un procedimiento de extracción en pacientes con estas coagulopatias.

Este y otros interesantes artículos, acompañados de reportajes, entrevistas y colaboraciones especiales con algunos de los más connotados especialistas, los podrás encontrar en nuestra Edición Especial Multimedia de LaSalud.mx“Hemofilia 2021”.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

El movimiento de las Batas Blancas

Por: Carlos Henze LaSalud.mx.- En esta interesante entrevista que tuvo LaSalud.mx con el reconocido Dr. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *